Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Andalucía lanza una línea de ayudas de 61 millones de euros para la recogida de residuos orgánicos

Las ayudas se dividen en dos bloques, uno de 37,1 millones para implantar el contenedor orgánico y otro de 23,8 para plantas específicas de reciclaje en municipios de más de 5.000 personas

Andalucía lanza una línea de ayudas de 61 millones de euros para la recogida de residuos orgánicos
886

Acciona Web

El Consejo de Gobierno ha tomado conocimiento de la inminente convocatoria de ayudas por parte de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible para el tratamiento de biorresiduos, dotada con un presupuesto de cerca de 61 millones de euros. El objetivo de estas ayudas es acelerar las inversiones necesarias para mejorar la gestión de los residuos y garantizar el cumplimiento de los nuevos objetivos comunitarios en esta materia a nivel municipal.

La dirección general de Calidad Ambiental y Cambio Climático de la Consejería dirigida por Carmen Crespo ha articulado la convocatoria, que saldrá publicada en breve en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), a través de dos líneas diferenciadas de ayudas que están financiadas con los fondos europeos de recuperación Next Generation.

La primera cuenta con una dotación presupuestaria de 37,1 millones de euros y está dirigida a los municipios, mancomunidades o consorcios constituidos por dichas entidades locales, en el ámbito territorial de la Comunidad Autónoma de Andalucía,  que tengan asumida la competencia de prestar los servicios de recogida a una población superior a 5.000 habitantes a fecha 1 de enero de 2020, para proyectos de implantación y/o mejora de la recogida separada de biorresiduos destinados a instalaciones específicas de tratamiento biológico (compostaje, digestión anaerobia o ambas). Es decir, a la implantación del denominado contenedor marrón u orgánico que será obligatorio en 2024 y que ya se ha empezado a instaurar en algunas ciudades andaluzas.

En el caso de la línea 2, que cuenta con 23,8 millones de euros de presupuesto, las subvenciones se destinarán a proyectos de construcción, adaptación y mejora de instalaciones específicas para el tratamiento de los biorresiduos recogidos de forma separada por parte de municipios, mancomunidades o consorcios constituidos por dichas entidades locales con la competencia de prestar dichos servicios.

El plazo para la presentación de solicitudes de estas ayudas será de dos meses a contar a partir del día siguiente al de la publicación en el BOJA. Ambas líneas se convocan en régimen de concurrencia competitiva y en base al principio del compromiso con el resultado, bajo el respeto de hitos y objetivos; la prevención, detección y corrección del fraude, la corrupción y los conflictos de intereses; la compatibilidad con el régimen de ayudas de Estado y la prevención de doble financiación; y la ausencia de impactos negativos significativos sobre el medioambiente.

En breves fechas está previsto la celebración de una jornada de formación a la que serán convocadas las entidades locales, que contará con una primera parte a nivel divulgativa en la que se explicarán las bases reguladoras de la convocatoria y los objetivos que se pretenden alcanzar; posteriormente, en una segunda fase, a nivel técnico se explicará el procedimiento y las normativas a las que estarán sometidas las solicitudes con el deseo de que puedan optar a las subvenciones en mayor número de ayuntamientos.

 

Apuesta firme por la economía circular

El Gobierno andaluz hace propio uno de los objetivos marcado por la directiva europea, incluido dentro de su estrategia de economía circular. Además de incorporar proyectos de recogida separada de residuos al Next Generation para ayudar a los ayuntamientos, esta medida se incluye en el Plan Integral de Residuos de Andalucía (Pirec 2030). De hecho, más de un 90% de los 470 millones del presupuesto del Pirec está destinado a la mejora de la gestión de los residuos municipales.

Así, se puede resumir que la Consejería trabaja en la economía circular a través de tres frentes: la vía normativa, que incluye una ley propiamente andaluza; la ejecución de infraestructuras; y, por último, la dotación de herramientas económicas a las entidades locales para que puedan materializar sus propios proyectos de economía circular y contribuir al cumplimiento de objetivos. 

De hecho, Andalucía ya está desarrollando un proyecto piloto en la Sierra de Cádiz sobre una de las grandes apuestas de la Consejería de Desarrollo Sostenible en esta legislatura como es la Ley de Economía Circular de Andalucía (LECA), pilar de la Revolución Verde. Los primeros resultados aprecian una crecimiento de la recogida separada del 70% en los 19 municipios que participan, con una población de unas 120.000 personas, lo que supone un paso firme hacia el objetivo de residuo cero. El reciclaje es una puerta a la lucha contra el cambio climático, pero también va a abrir nuevos nichos de mercado y va a generar buena parte de los nuevos empleos que se creen en el futuro.


886

Noticias relacionadas


EN PORTADA