Sanimobel cabecera
FCC web

Artículos y reportajes


Superillas Barcelona, crecen los oasis de la Ciudad Condal

Barcelona está cambiando el paradigma respecto a cómo se había concebido hasta ahora la urbanización del espacio público

Superillas Barcelona, crecen los oasis de la Ciudad Condal
187

Publicado en:

199. Primer Trimestre (2022)
NÚMERO 199


ARCHIVADO EN:

Urbanismo

10/06/2022

TEMAS

Urbanismo

Sostenibilidad

El Plan Superilla Barcelona responde a un deseo de transformación radical de la ciudad. Se pretende conseguir una ciudad más amable con los peatones y la ciudadanía.  Se busca “una ciudad que genere espacios sociales y sea mejor para la infancia y otros usuarios que normalmente no se tienen en cuenta. Y por supuesto, menos contaminada”. Así lo cuenta Daniel Alsina, el coordinador de la Oficina Técnica Superilla Barcelona.

El objetivo es adaptar Barcelona a los retos del siglo XXI y convertirla en una ciudad más justa, saludable, inclusiva y diversa. Un lugar en el que vivir, trabajar y disfrutar. Esta nueva perspectiva se está impulsando desde hace tiempo con proyectos clave como las transformaciones de la avenida Meridiana, la Via Laietana y Pi i Margall, la nueva avenida Diagonal por donde pasará el tranvía, el nuevo 22@, la supermanzana ya ejecutada en torno al Mercado de Sant Antoni y muchos otros.

Uno de los ámbitos destacados donde muy pronto se vivirá de lleno esta nueva forma de construir ciudad es la trama Cerdà. La voluntad es mantener el espíritu inicial de Cerdà y sus valores vinculados a la salud, la naturaleza y la democratización del espacio público, adaptándolos a las necesidades actuales.

 

 

Las obras que están a punto de comenzar se centrarán en la zona de L’Eixample, una línea particularmente urgente, ya que es el distrito con mayor presencia del vehículo privado, menos espacios de estancia y verde y con una mayor contaminación. Para empezar a hacer posible el cambio, el Gobierno municipal convocó dos concursos: uno para definir el nuevo modelo de calle del s. XXI y diseñar los primeros cuatro nuevos ejes verdes, y otro para las cuatro nuevas plazas en L’Eixample.

El documento elaborado sobre el nuevo modelo de calle del s. XXI, será publicado dentro de poco y esperan que pueda servir como base para proyectos similares alrededor del mundo. Generar este documento fue la manera de que los 4 equipos seleccionados para diseñar cada una de las calles a concurso, tuvieran una idea común y homogénea, de manera que quedase integrado como si formase parte de un solo proyecto.

Por otro lado, el concurso de plazas, para la que cada proyecto es singular, cada estudio ganador ha diseñado su plaza en base a las necesidades específicas: hay menos homogeneidad para adaptarse a las demandas del barrio y sus habitantes. La plaza de Comte Borell y la de Girona, son núcleos cívicos del barrio, con lo cual en esas plazas se ha incluido mucho verde pero dejando espacio para realizar actividades, y en las otras dos que no tienen tanta demanda social, se han creado espacios muy verdes en las que la infancia pueda jugar con zonas estanciales a la sombra.

Una vez aprobados los proyectos, se licitarán las obras para poder empezarlas en junio de 2022, y la previsión es terminarlas en el primer trimestre de 2023. Los trabajos contarán con un presupuesto de 52,7 millones de euros –48,2 para los ejes y 4,5 para las plazas–, permitiendo ganar 58.000 m2 de espacio público recuperados en el asfalto.

 


Dónde, qué y quién 

Ejes verdes: El eje verde de Consell de Cent Elaborado por la UTE b67 Palomeras Arquitectes, SLP + Cierto Estudio, SCCLP. El eje verde de Girona La UTE Esteyco-Caceres Arquitectura + Estudio Martí Franch Arquitectura del Paisaje + Nablabcn Studio ha sido el equipo encargado de este proyecto. El eje verde de Rocafort La UTE González Cavia y Cabrera Arquitectura Urbanismo y Paisaje, SL + Fabric Office, SCCLP. El eje verde de Comte Borrell Realizado por la UTE GPO Ingeniería y Arquitectura, S.L.U. + AGENCE TER, SARL + Ana Coello de Llobet, S.L.P.

Plazas: La plaza de Comte Borrell En el ámbito de Consell de Cent con Comte Borrell, la UTE CLARA SOLA-MORALES + ALBERT CASAS ALVAREZ + FREDERIC VILLAGRASA ALVAREZ ha ideado una nueva plaza arbolada para el barrio. La plaza de Girona La plaza del ámbito de Consell de Cent con Girona prevé un nuevo espacio pensado para promover las actividades sociales y el juego infantil. El proyecto lo ha elaborado la UTE UNDER PROJECT LAB, S.C.P. + BOPBA AQUITECTURA, S.L.P. La plaza de Enric Granados En este caso, se crea un gran jardín y se potencia la vida del barrio con zonas de estancia y de juego y, sobre todo, con mucho más verde que da continuidad al jardín del seminario ubicado en una de las fachadas de la plaza. El proyecto lo ha redactado la UTE GPO Ingeniería y Arquitectura, S.L.U. + LAND LAB, laboratorio de paisajes, S.L. La plaza de Rocafort El proyecto, elaborado por Estudi08014. Arquitectura, Ciudad, Territorio, S.C.P.P., crea un nuevo espacio verde para disfrutar de la naturaleza.


 

Estos cuatro ejes verdes y cuatro plazas son el primer paso de la gran transformación que vivirá L’Eixample en los próximos años. El horizonte de cara a 2030 fija la creación de 21 ejes verdes (33 km) y 21 plazas que generarán 33,4 hectáreas de espacio para peatones y 6,6 de verde urbano. Una de cada tres calles del distrito será un eje verde y cada vecino y vecina tendrá uno de esos ejes o una plaza a 200 metros de su casa, por lo que los beneficios de la transformación irradiarán todo L’Eixample.

Daniel Alsina, el coordinador de la Oficina Técnica Superilla Barcelona espera que este proyecto a largo plazo de pueda llevar a cabo “independientemente de quien gobierne, porque se trata de iniciativas positivas para la ciudad”. Desde la Oficina, trabajan para mejorar la ciudad y ser flexibles de cara a los nuevos proyectos aplicando en ellos lo aprendido en los ya realizados.

 

 

 

La vida en el centro, de la calle

La prioridad peatonal es una máxima y absoluta en cualquiera de los recorridos posibles, tanto de paseo como de estancia. La calle será 100% accesible para favorecer el paso de cualquier colectivo mediante el modelo de plataforma única y utilizando elementos como routers, botonaduras, semáforos, indicadores de paso, etc.

En estos ejes verdes se crean plazoletas que suponen nuevos lugares de estancia y espacios de juego infantil para favorecer el uso social de la calle y generar un recorrido continuo. En concreto, a lo largo de los cruces de los cuatro primeros ejes con cada calle se crearán 31 plazoletas nuevas de 1.450 m2, cada una dividida en dos ámbitos de 725 m2 a cada lado del cruce.

También habrá más mobiliario urbano: más bancos, fuentes, zonas de juego y mesas que sumarán hasta 1.000 nuevos elementos. La iluminación también se adaptará: se pasará de un alumbrado pensado para la circulación de vehículos a uno a escala humana, con farolas más bajas situadas en el centro de la calle.

También, se agruparán las islas de contenedores y se están estudiando los recorridos de recogida para que sean más eficientes, confirman desde la Oficina Superilla Barcelona.

 

 

 

Árboles por todas partes

Las calles actuales dedican tan sólo un 1% de la superficie al verde. Los nuevos ejes de la trama Cerdà, L’Eixample, le dedicarán al menos el 12%, con mucho más protagonismo del arbolado en el paisaje. Sólo en los cuatro primeros ejes verdes se plantarán 438 y habrá 7.930 m2 de especies arbustivas y vivaces. Los árboles serán de hasta 54 especies diferentes, y además del espacio habitual ocuparán la parte central de la calle para poder crecer más y conseguir mayor frondosidad.

El subsuelo será rico y permeable, pasando de un modelo que actualmente no infiltra el agua de lluvia en el terreno a un modelo que prevé infiltrar el 30%. Actuarán como dispositivos SUDS (sistema urbano de drenaje sostenible), y se ubicarán mayoritariamente en los cruces y plazas, donde hay más espacio.

 

 

 

Adiós al asfalto

Se elimina el asfalto y la actual división de alturas entre la acera y la calzada, creando una plataforma única que favorece el uso social de la calle. Para los pavimentos se utilizará el panot y el granito, materiales ya utilizados en zonas de pasos de peatones de L’Eixample. El panot se colocará cerca de las fachadas y en los cruces, y el granito, en el resto del espacio más central, coincidente con las zonas de estancia y en las plazoletas.

Sólo se admitirá la circulación a baja velocidad –10 km/h– de los habitantes de la zona y de los servicios y emergencias.

 

 

 

Más peatones, más comercio

Estudios recientes y la experiencia de la supermanzana de Sant Antoni demuestran que la pacificación de las calles favorece el paseo de la ciudadanía y las compras en los comercios de proximidad. En Sant Antoni, donde se encuentra la supermanzana en torno al mercado, el comercio se ha recuperado más rápido que el resto de la ciudad de los efectos de la pandemia, y el gasto en los establecimientos del barrio se ha situado alrededor de los niveles de antes de la Covid-19 –unos 3 millones de euros mensuales–.

En los ejes verdes, la plataforma única facilitará la vida comercial y el paseo de fachada a fachada. Además, se permitirá la carga y descarga a lo largo de la calle.

 


Entrevista. Daniel Alsina, coordinador de la Oficina Técnica Superilla Barcelona

 

"Me imagino una calle muy pacificada, con mucha gente, muchas zonas estanciales y con una infraestructura ambiental"

 

¿Cómo se organizan las Superillas?

Se trata de cambiar todas las calles de la ciudad y que cada una de ellas tenga su propio uso. Por ello hay algunas que se destinarán a contener las redes de transporte público, bicicletas y transporte privado; otras serán una nueva red de peatones, los llamados los ejes verdes, que es con lo que generamos el gran cambio de una red de peatones que une toda la ciudad y otras que son de servicio, tienen parte de circulación pero también aparcamientos y contenedores. Cada calle tiene una función, tratamos de ordenar el uso.   

 

¿Cuáles son los cambios más grandes que se van a realizar con esta ampliación?

Ahora mismo sobre todo estamos avanzando los ejes verdes, lo que marcará la gran diferencia. Nuestro plan es que una de cada tres calles de Barcelona sea eje verde. Se hicieron dos pruebas piloto en L’Eixample: en Sant Antoni y en Poble Nou. En este mandato estamos preparando la remodelación de toda la parte central del ensanche, el núcleo de Barcelona. En breve vamos a empezar obras de 3 meses que generarán 4,5 de calle nueva de eje verde en una zona que normalmente es de tráfico, con lo cual, la ganancia para los vecinos es muy importante.

 

¿Cuál ha sido el papel de la colaboración ciudadana?

La palabra es: fundamental. Somos conscientes de que estamos haciendo una cosa muy importante para la ciudadanía, transformando el centro de la ciudad, el primer paso para luego expandirlo por toda la ciudad de Barcelona. Consideramos que estamos en un punto clave de consolidación de este modelo y siempre hemos querido contar con los vecinos y vecinas.

En la oficina técnica Superilla tenemos un equipo de personas que se dedican a la participación que trabajan a dos escalas: la de ciudad, reuniéndonos con especialistas y una escala más de barrio, hablando con el vecindario.

 

Los espacios verdes son clave para esta conversión ¿y el mobiliario urbano qué papel juega?

Lo hemos incrementado muchísimo. Aparte del verde, estamos generando unas zonas estanciales continuas. El mobiliario es muy importante, lo que hemos hecho es, de acuerdo con los vecinos, poner muchos distintos. Nos han pedido bancos, no solo sillas, algunos con reposabrazos, otros tipo banqueta, algunos al sol y otros en zona de sombra. Hay muchos y un poco de todo muy repartido. De ese modo disminuimos las situaciones de mal uso al no concentrar las zonas estanciales.

 

¿Cómo es para ti la calle del sXXI?

Me imagino una calle muy pacificada, con mucha gente, muchas zonas estanciales y con una infraestructura ambiental. Son calles verdes, donde generamos las condiciones técnicas para que ese verde pueda crecer perfectamente, lo que multiplica el nivel de intercambio de CO2: la capacidad foliar de intercambio aumenta cuanto más fuertes estén los árboles y las plantas, además atenúan el efecto invernadero local y recuperan agua para el terreno. Todo esto con materiales sostenibles y adecuados para cada zona.

 

¿Cómo va a continuar este proyecto a futuro?

Dentro de la oficina técnica que ha creado el ayuntamiento de Barcelona para las supermanzanas, tenemos una parte que es la de proyectos y obras y hay otra parte que es la parte de estrategia, quienes desde el principio han estado estudiando todos los temas de movilidad, sociales, comercio, económico, ambiental… lo analizan todo y desde estrategia generaremos un plano de toda la ciudad teniendo en cuenta lo aprendido.

A partir de aquí, en breve seguramente sacaremos la segunda fase de los proyectos de L’Eixample. La intención es llegar a 21 calles y 21 plazas entre ahora y 2030. Los siguientes proyectos se van a anunciar en breve, así que tenemos unos años muy interesante por delante para generar esos proyectos.

 


Fotos: Ayuntamiento de Barcelona (Autores: Curro Palacios, Laura Guerrero, Clara Soler, Mariona Gil)


187