Sanimobel cabecera
FCC web

Artículos y reportajes


Nuevos servicios urbanos para un Burgos responsable y sostenible

La ciudad de Burgos experimenta una profunda actualización de sus servicios urbanos, centrada en la renovación y monitoreo de la flota de vehículos, el equipamiento y los contenedores, con un claro enfoque hacia la sostenibilidad

Nuevos servicios urbanos para un Burgos responsable y sostenible
253

Publicado en:

207. Primer Trimestre (2024)
NÚMERO 207


ARCHIVADO EN:

Medio Ambiente

07/06/2024

TEMAS

Medio ambiente

Sostenibilidad

“Burgos responsable y sostenible” es el lema municipal que describe de manera precisa la nueva etapa que encara la ciudad castellanoleonesa, que el pasado 26 de abril de 2022 inició un nuevo contrato para los servicios de limpieza viaria y recogida de residuos. El nuevo contrato da un paso firme hacia la sostenibilidad en el servicio, evidenciado por la reducción de emisiones de los equipos y el uso más racional del agua, y también, con mejoras notables en los servicios, que han impulsado significativamente la recogida selectiva con gran participación ciudadana. 

 

Con el inicio del nuevo contrato, se ha llevado a cabo una completa renovación de la flota, la maquinaria y los útiles del servicio, con la adquisición de más de 300 nuevos equipos.

 

 

Renovación de la flota

Con el inicio del nuevo contrato, se ha llevado a cabo una completa renovación de la flota, la maquinaria y los útiles del servicio, con la adquisición de un total de 301 nuevos elementos. Esta actualización ha traído consigo numerosas mejoras medioambientales respecto a la flota anterior:

 

Menos emisiones

De los 301 elementos renovados, 119 son vehículos destinados a la prestación del servicio: 82 utilizan como combustible GNC, 23 son eléctricos y únicamente 14 equipos son propulsados por gasoil o gasolina, cumpliendo siempre con la normativa vigente Euro VI. Dada la cantidad de vehículos que emplean GNC, se ha optado por la construcción de una estación de repostaje de gas natural comprimido en el Parque Central de Maquinaria del servicio de limpieza urbana de Burgos. Con el 88% de la flota bajo un enfoque eco-sostenible y un conjunto de medidas adoptadas para reducir el impacto ambiental del servicio, se ha logrado una disminución del 17% en las emisiones GEI a la atmósfera, superando los requisitos establecidos por la normativa aplicable.

 

 

Menos contaminación acústica

Además, el uso de equipos eléctricos y de GNC contribuye a reducir el ruido en la ciudad. Este aspecto se ha complementado con la incorporación de neumáticos de baja emisión acústica en todos los equipos, así como con la implementación de sistemas de insonorización en las barredoras y baldeadoras, con dispositivos colocados en las boquillas de aspiración, capaces de minimizar el sonido generado por el chorro de aire, junto con aislantes acústicos en los paneles interiores de la carrocería. En conjunto, estas medidas han logrado reducir las emisiones acústicas entre un 10% y un 15%.

 

Con el 88% de la flota bajo un enfoque eco-sostenible y un conjunto de medidas adoptadas para reducir el impacto ambiental del servicio, se ha logrado una disminución del 17% en las emisiones GEI a la atmósfera.

 

 

Eficiencia en el uso del agua

También cabe destacar la elección de equipos con un consumo de agua optimizado. Entre sus características destacadas se incluye la elección de equipos de baldeo con mayor presión, lo que permite reducir el caudal de agua y lograr ahorros de entre un 15% y un 20%; o el empleo de dispositivos automáticos de regulación de caudal y la instalación de boquillas orientables en los equipos de baldeo mecánico de calzadas, que dirigen el chorro de agua a altas presiones.

Asimismo, los equipos de baldeo están equipados con carretes porta-mangueras, pértigas y sistemas de humectación; y se han adoptado sistemas de reciclaje de agua -utilizada en la humectación- para reducir el consumo de agua sucia; así como rociadores de baja presión en los equipos de barrido y fregado, lo que permite un significativo ahorro de caudal. Por último, se han instalado contadores de agua en todos los equipos de barrido y baldeo.

 

 

Optimización de los recursos

Como parte de las mejoras en términos de sostenibilidad, se ha instalado un novedoso sistema de lectura automática de la presión de los neumáticos en el parque central de maquinaria. Esta tecnología se centra especialmente en los equipos de mayor tonelaje. La incorporación de este sistema no solo mejora la seguridad operativa, sino que también contribuye significativamente a la reducción de residuos al prolongar la vida útil de los neumáticos.

 

Las novedades implementadas en la ciudad se han traducido en un aumento del 20% en la recogida selectiva en 2023 en comparación con 2021.

 

 

Renovación del parque de contenedores y papeleras

Por otro lado, se ha llevado a cabo una renovación integral del parque de contenedores, representando uno de los cambios más significativos experimentados en la ciudad tanto en términos de imagen como de utilidad para los ciudadanos. Este proceso ha implicado la completa sustitución de todos los contenedores de residuos domiciliarios de la ciudad, con la instalación de un total de 3.527 contenedores de carga lateral en las calles.

 

La totalidad de la flota de contenedores está fabricada con materiales 100% reciclables y certificados.

 

Esta renovación va más allá de la mejora estética del municipio, puesto que facilita el adecuado reciclaje de los residuos domésticos. Cada una de las 665 islas de contenerización del municipio ahora cuenta con contenedores para las cinco fracciones de residuos: resto, orgánica, papel, envases y vidrio, lo que garantiza que toda la población tenga acceso a una zona de aportación con todas las opciones de recogida a menos de 100 metros de distancia.

 

 

Más recogida selectiva

La incorporación de nuevos equipos ha incentivado a la población a separar sus residuos de manera adecuada, tal y como lo demuestran los datos de recogida registrados en el segundo semestre de 2022 y en 2023. Destaca el incremento del 14,56% en la recogida de envases ligeros y del 13, 64% en el caso del vidrio. Por el contrario, la fracción resto ha experimentado una reducción del 9.67%. Asimismo, las nuevas recogidas separativas (orgánica y textil) han traído consigo un incremento del 20% en la recogida selectiva en 2023 en comparación con 2021.

Contenedores accesibles, seguros y sin ruido

También la accesibilidad de los contenedores es una característica a destacar en esta renovación. Todos los contenedores están adaptados para personas con movilidad reducida y además, se ha equipado al 5% de los contenedores de cada fracción con características para facilitar su uso, como compuertas especiales e o palancas sobre pedal. Asimismo, los contenedores están claramente identificados con carteles y etiquetas en braille para indicar los tipos de residuos que pueden recibir.

Por otro lado, se han implementado medidas de seguridad, como sistemas antihurto para los contenedores de papel y cartón, y sistemas de atenuantes de ruido para los contenedores de vidrio.

 

Para abordar el problema de acumulación de residuos en el casco histórico de la ciudad se ha introducido un servicio de recogida puerta a puerta en zonas de actividad comercial y hostelera.

 

Otra novedad es que los contenedores de recogida de materia orgánica ahora cuentan con un sistema electrónico de acceso controlado, con cerraduras autónomas en los contenedores y acceso mediante tarjeta para los usuarios. El objetivo es garantizar que solo los usuarios acreditados puedan depositar sus residuos. Además, todos los contenedores están equipados con elementos de identificación (TAG), que son leídos por los equipos de recogida en cada levantamiento; y centradores, que permiten una correcta alineación de los contenedores en la calle.

Por último, cabe reseñar que la totalidad de la flota de contenedores está fabricada con materiales 100% reciclables y certificados, con tapas que se mantienen cerradas mientras están en la calle y se desbloquean automáticamente durante la maniobra de vaciado.

 

 

Nuevas papeleras

En paralelo a la renovación de los contenedores, se ha realizado una sustitución de las papeleras de la ciudad, adecuando su número y unificando los modelos existentes en tres únicos modelos en función de su ubicación: en el centro histórico, en parques y en el resto de la ciudad. En total, la ciudad cuenta ahora con 2.948 papeleras, todas ellas equipadas con tecnología de identificación (TAG) y registro por unidad y localización, que recopila datos sobre el tipo de papelera, rotura, mantenimiento, sustitución, lavado, etc.

 

Monitorización y control del servicio

Otra de las novedades es la instalación de un sistema de control de flota del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos urbanos, consistente en un sistema de geo-posicionamiento integrado en cada uno de los equipos de la flota, proporcionando datos precisos de localización en tiempo real. Entre la información obtenida se incluyen detalles como la identificación y ubicación de cada vehículo, contenedor o papelera; así como la fecha y hora de inicio y finalización de las rutas, la hora del volcado de cada contenedor, el kilometraje y recorrido en cada ruta, las desviaciones de ruta, incidencias en las rutas y posición de las mismas, alarmas de paradas y tiempo invertido, registros de elevación con el peso, exceso de velocidad, entre otros.

Además, estos sistemas permiten conectarse al CAN Bus del vehículo para obtener información de consumos y velocidad (velocidad mínima, máxima y media, aceleración, deceleración, tiempo de parada-conducción), revoluciones del motor, horas de trabajo, etc. Los registros de esta información se almacenan en series históricas que permiten comparar diferentes periodos y realizar consultas específicas, como el consumo anual por meses o la comparativa entre el año actual y el anterior.

 En los vehículos de limpieza viaria, como barredoras, fregadoras o baldeadoras, se han instalado sensores de actividad que proporcionan información en tiempo real sobre su localización y funcionamiento. Los sensores son capaces de detectar, por ejemplo, cuándo las baldeadoras están expulsando agua o cuándo los cepillos de las barredoras están en activo.

Además, cada equipo de trabajo del servicio está equipado con un terminal móvil que permite recibir avisos de los supervisores y reportar incidencias en tiempo real, lo que agiliza y flexibiliza la operativa del servicio. Por supuesto, toda la cadena de mando, dispone también de un terminal de servicio, con acceso a SIGEUS, pudiendo visualizar la posición real de cada equipo de trabajo, cualquier incidencia recibida en el servicio o cualquier alarma comunicada por el sistema, para resolverla con la máxima inmediatez.

 

 

 

Nuevos servicios y actualizaciones 

Fracción orgánica

Entre las innovaciones más destacadas, cabe resaltar la recogida de la fracción orgánica en toda la ciudad de Burgos, con contenedores de carga lateral de 2.400 litros equipados con cierres de apertura automática mediante tarjeta. En el reparto de tarjetas a los residentes interesados, se entregaron además los denominados “kits de orgánica” (cubo domiciliario, bolsas compostables y tríptico informativo), generando una gran acogida ciudadana de este servicio desde su puesta en marcha, muestra del interés, concienciación y participación por parte de la población burgalesa, que ha aumentado considerablemente la recogida de esta fracción de residuos, sin apenas impropios detectados. Este cambio ha impulsado además la actualización de la planta de recogida neumática existente en la zona sur de la ciudad para la recogida fracción orgánica. Se ha instalado un nuevo contenedor para el acopio y posterior traslado de los residuos de esta fracción, actualizando el sistema de control de la planta, sustituyendo la válvula diversora existente por una nueva válvula triversora y adaptando las tuberías de aire y basura a un nuevo contenedor.

Comerciales y hosteleros

Por otro lado, para abordar el grave problema de acumulación de residuos en el casco histórico de la ciudad, se ha introducido un servicio de recogida puerta a puerta en zonas de actividad comercial y hostelera, con recogida de varias fracciones: materia orgánica, vidrio, plástico film y papel-cartón, mediante un sistema de recogida de carga trasera, con rutas específicas para cada fracción. Los cubos y contenedores para esta recogida han sido entregados de forma gratuita a los establecimientos. A lo largo de estos meses, se han adherido un total de 325 establecimientos hosteleros y 1.174 establecimientos comerciales. 

Polígonos industriales

Otro de los problemas detectados en años anteriores fue la acumulación de residuos improcedentes en el entorno de los contenedores ubicados en los polígonos industriales. Para acabar con esta práctica, se ha iniciado un servicio de recogida de residuos en los polígonos industriales, que incluye la recogida puerta a puerta de envases, papel, cartón, vidrio, materia orgánica y residuos generales, siempre que sean asimilables a los domésticos. Tras una extensa campaña de comunicación y sensibilización, dirigida a las industrias en los polígonos industriales de la ciudad, se han distribuido cubos y contenedores solicitados por cada empresa participante. Hasta la fecha, más de mil empresas se han unido a esta iniciativa.

Grandes productores

También se ha implementado un sistema de recogida puerta a puerta para grandes productores de residuos, que no dispongan de un sistema de pre-recogida. Este sistema permite la recolección de residuos, asimilables a los domiciliarios, utilizando camiones de carga trasera, con rutas específicas para cada tipo de residuo: materia orgánica, envases ligeros, papel cartón y vidrio. El servicio ha sido ofertado a colegios, hospitales, residencias y supermercados, logrando la participación de 14 centros, con la distribución de 30 contenedores. Destaca especialmente la recolección separada de materia orgánica, enfocada en centros con comedores que generan regularmente restos de comida, lo que reafirma el compromiso con la gestión adecuada de esta fracción.

 

 

Residuos textiles

La recogida de ropa usada a nivel municipal es un servicio recientemente de nueva implementación. Se ha pasado de servicios de recogida privados, con aproximadamente 45 ubicaciones mayormente en parcelas privadas, a agregar a estas ubicaciones existentes otros 60 contenedores para residuos textiles en espacios públicos, ubicados en las islas de contenerización y distribuidos por toda la ciudad. El servicio ha sido muy bien recibido, con la recolección de 184 toneladas de residuos textiles en 2023, superando ampliamente las expectativas iniciales y duplicando la frecuencia de recolección prevista en un inicio. Es importante resaltar el aspecto social de esta iniciativa, ya que los residuos textiles son depositados en la Fundación Lesmes a través de su empresa GRM Empresa de Inserción, como gestor de residuos de ropa y tejidos.

Poda

Igualmente, durante el transcurso de 2023, se ha introducido un servicio de recogida de poda puerta a puerta. Este servicio permite a los ciudadanos solicitar la recolección de residuos de poda de sus jardines a través del correo electrónico, aplicación móvil o llamando al número 010. Una vez solicitado el servicio, se entrega al ciudadano una saca big-bag, en la cual depositará los residuos de poda de su jardín y posteriormente, los residuos son recolectados, lo que contribuye a mejorar la imagen de la ciudad y brinda un acceso más cercano del servicio al ciudadano. 

Muebles y enseres

Destaca también el incremento de la frecuencia del servicio de recogida de muebles y enseres, pasando de una recolección semanal a una diaria de lunes a viernes, con una capacidad de atender hasta 30 solicitudes por día. Todos los residuos recogidos en este servicio son clasificados cuidadosamente, prestando especial atención a aquellos que pueden ser reutilizados. Los residuos son transportados a las instalaciones de GRM, donde se le da prioridad a la preparación para la reutilización siempre que sea posible. En caso contrario, se gestionan de acuerdo con la jerarquía de residuos establecida. Es importante resaltar el aspecto social de este servicio, al igual que en el caso de la fracción textil, al tratarse de una colaboración con una empresa de inserción como GRM.

Aceites

Finalmente, cabe mencionar que desde el año 2011, en la ciudad se lleva a cabo la recogida de aceite vegetal usado; además de la recogida separada de muebles y enseres, o restos de poda de jardines privados, anteriormente mencionadas. Gracias a estas acciones, Burgos ya cumple con la disposición de la ley 7/22 sobre residuos y suelos contaminados, incluso antes del plazo establecido en la misma, al recolectar todas las fracciones por separado como se requiere.  


253