Sanimobel cabecera
FCC web

Artículos y reportajes


Go Green: la estrategia de transición energética y cambio climático de Pamplona

Go Green: la estrategia de transición energética y cambio climático de Pamplona
244

Publicado en:

197. Tercer Trimestre (2021)
NÚMERO 197


ARCHIVADO EN:

Medio Ambiente

10/12/2021

TEMAS

Sostenibilidad

📥 Puedes descargar el artículo completo en PDF aquí.

La Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático 2030 se enmarca en el Plan Go Green de la ciudad de Pamplona, desarrollo que tiene en cuenta la sostenibilidad como una característica transversal de la ciudad promovida desde el ámbito municipal. Una propuesta transformadora hacía una ciudad mucho más saludable y comprometida con el Cambio Climático.

El Ayuntamiento de Pamplona tiene la meta de conseguir un modelo de ciudad adaptada, innovadora, moderna y descarbonizada en las próximas décadas para lo que se destinarán más de 860 millones de euros de aquí a 2030.

La Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático 2030 para el municipio de Pamplona define los objetivos, líneas y acciones a realizar para dar respuesta a nivel local a la amenaza del cambio climático en un contexto del desarrollo sostenible. 

 

Pamplona apunta hacia un modelo de ciudad adaptada, innovadora, moderna y descarbonizada.

 

Han querido realizar una estrategia que promueva la transición justa y la soberanía energética por medio del desarrollo de las energías renovables, las nuevas tecnologías y los nuevos roles que tanto ciudadanía y asociaciones, como empresas, industrias y agentes de la ciudad deben asumir.

Fermín Javier Alonso, concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Pamplona cuenta que “desde el primer momento hemos querido que sea una estrategia concreta y realista” para lo que se ha realizado un estudio previo de diagnóstico. 

 

Balance energético, evaluación de riesgos y vulnerabilidades climáticas

Continua Fermín explicando que comenzaron hace dos años “los trabajos para el diagnóstico energético de la ciudad, lo que ha marcado en gran medida las acciones de mitigación del cambio climático. El análisis de vulnerabilidad de los barrios, según la edad de sus habitantes, la de sus edificios, superficie verde o cercanía del río, por ejemplo, nos ha servido para poner en marcha todas las medidas vinculadas a la adaptabilidad de la ciudad a la realidad que viene”.

Con ese análisis han conseguido una foto fija en detalle de la situación de Pamplona, en el que destacan el modelo energético, basado mayoritariamente en la utilización de combustibles fósiles. Si bien es cierto que tanto el consumo energético como las emisiones de CO2 se han reducido desde 2005, cabe destacar que en los últimos años analizados (2016- 2018), la tendencia es creciente, por lo que deben hacerse esfuerzos importantes para desacoplar actividad económica, consumo energético y emisiones de gases de efecto invernadero. 

Tan solo el 9,5 % del consumo energético final en Pamplona procede de fuentes de energía renovable. Este porcentaje es inferior a las medias nacionales y de Navarra respectivamente. Además, solo un 18% de esta energía de origen renovable es producida de forma local, lo cual representa un 2% del consumo energético final del municipio. Este indicador muestra que deben tomarse medidas para aumentar el consumo de fuentes de energía renovable en todos los sectores a nivel municipal e incrementar la producción local.

 

 

Otro aspecto que se ha estudiado a fondo ha sido la rehabilitación y la eficiencia energética, dirigidas tanto al parque de edificios de la ciudad como a los propios equipamientos e instalaciones del Ayuntamiento. Las conclusiones son que deben marcarse unos objetivos ambiciosos que permitan reducir sustancialmente los consumos energéticos del sector residencial (segundo consumidor energético después del transporte) y de las instalaciones municipales como sector ejemplarizante en materia energética.

Las proyecciones climáticas no son halagüeñas, ni en Pamplona ni en ningún sitio, pero allí tienen datos concretos. Las estimaciones auguran un incremento de noches tropicales (por encima de los 20 grados centígrados) a casi el triple de las actuales, el número de olas de calor se multiplicará por cuatro y su duración será de más del doble en el periodo 2050-2080, así como una reducción de más del 50% de las precipitaciones en los meses estivales. 

Ante este escenario, se plantea conseguir una descarbonización del modelo energético local actual mediante la reducción de la demanda, electrificación y el impulso a la generación renovable, tanto en el ámbito municipal como en el residencial e industrial, promoviendo las comunidades energéticas renovables. En cuanto a la demanda térmica del sector residencial, también deben hacerse esfuerzos por electrificar una parte de esta, disminuyendo así su factor de emisión y contribuyendo por tanto a la descarbonización del municipio.

Para ello, la promoción de una movilidad sostenible que permita tanto el cambio a medios de transporte más sostenibles como bicicleta, peatonalización y/o transporte público es indispensable; además de la electrificación del sector y la renovación eficiente de la flota.

 

 

 

5 objetivos estratégicos

Han dividido en cinco las áreas a tratar, pero dentro de cada línea, ya han planificado y realizado acciones. 

El concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad aclara que “cada línea estratégica tiene sus líneas de acción y cada línea de acción sus acciones (hasta casi 80). Luego cada acción tiene un responsable, un cronograma y un presupuesto, así que no hay excusas”. Los objetivos principales son:

• Rehabilitar y renaturalizar el entorno urbano

• Descarbonizar el modelo energético local

• Implementar un modelo de movilidad saludable, eficiente y sostenible

• Disponer de unos servicios municipales sostenible, preparados, activos y responsables

• Instaurar una cultura climática en la sociedad de Pamplona

Y ya está en marcha. Recientemente se ha renovado el alumbrado del Casco Antiguo, se han puesto en funcionamiento 34 nuevas plazas de recarga para vehículos eléctricos, han comenzado obras de conexión de carriles bici y el curso pasado casi 1.500 escolares de centros de Pamplona han recibido formación teórico-práctica sobre el uso de la bicicleta como medio de transporte cotidiano.

“Además, estamos colaborando con otros Ayuntamientos, explicándoles nuestra experiencia en distintos asuntos como en la implantación de redes de recarga de vehículos eléctricos, generación fotovoltaica o infraestructura ciclista, carriles, aparcamientos, etc.”, aclara Fermín Javier Alonso.

 

 

 

Resultados esperados 

Alonso destaca que “las mayores dificultades vendrán ahora, cuando toca transformar la ciudad, sobre todo en materia de movilidad. Lo importante es sumar a los ciudadanos en este camino, que no se sienta una imposición de la administración, y emprender una transformación moderada, ordenada y justa, sin ocurrencias”.

Con la implementación de las medidas y la puesta en marcha de las políticas energéticas a nivel estatal y autonómico, la reducción del consumo energético de Pamplona será de 4.186.486 MWh/año y  el consumo energético en pamplona en 2030 de 2.570.348 MWh/año. Eso supondrá una bajada del 39 % de consumo respecto a las proyecciones de futuro.

 

"Pamplona va a ser un faro europeo en materia de transición energética y lucha contra el cambio climático", afirma Fermín Javier Alonso, Concejal del Ayuntamiento de Pamplona.

 

Cabe destacar que, de la electricidad consumida por la ciudad de Pamplona, un 24 % será generada localmente mediante instalaciones de energías renovables. Con ello, el 37% del consumo energético final de Pamplona provendrá de fuentes de energía renovable, dejando las emisiones de CO2 en 859.605 t CO2 eq/año en 2030, un descenso del 64 % respecto al año 2005.

 

"Cada línea estratégica de Go Green tiene sus líneas de acción y cada línea de acción sus acciones, hasta casi 80. Luego cada acción tiene un responsable, un cronograma y un presupuesto, así que no hay excusas", afirman desde el Ayuntamiento de Pamplona.

 

Por supuesto cuentan con un estricto sistema de seguimiento y de autoevaluación que analizará la ejecución de las acciones propuestas, y el logro de los objetivos y metas asociadas, así como la identificación y adopción de las medidas correctivas que sean necesarias. El componente de medición permite realizar los procesos de recopilación, análisis y seguimiento de la información relevante para los informes de seguimiento de la ejecución de la estrategia, para ello se recomienda utilizar dos tipos de indicadores:

• Indicadores de ejecución

• Indicadores de seguimiento y resultados

El componente de reporte está dirigido a comunicar de manera regular información sobre las acciones definidas en la Estrategia. Un aspecto fundamental en el diseño de los reportes es definir la audiencia a quien van dirigidos, ya que la información relevante puede ser diferente. La elaboración de estos reportes estará a cargo la Comisión municipal de trabajo.

Fermín Javier Alonso está convencido de que “con todo este esfuerzo Pamplona va a ser un faro europeo en materia de transición energética y contra el cambio climático. Y eso significa menos emisiones, más salud y también más innovación, oportunidades de negocio y empleo de calidad”.


244