Sanimobel cabecera
FCC web

Artículos y reportajes


De circunvalación a paseo: La transformación de la Ronda de Dalt de Barcelona

De circunvalación a paseo: La transformación de la Ronda de Dalt de Barcelona
259

Publicado en:

192. Segundo Trimestre (2020)
NÚMERO 192


ARCHIVADO EN:

Urbanismo

28/06/2019

TEMAS

Urbanismo

Barcelona

📥 Puedes descargar el artículo completo en PDF aquí.


 

La vía rápida B-20 o también conocida como Ronda de Dalt, es una vía de circunvalación que recorre el Norte de la ciudad de Barcelona por su lado de montaña, sobre la falda de la Sierra de Collserola entre el Nudo de la Trinidad y el Nudo del Llobregat.

La idea del primer cinturón de ronda de Barcelona (Ronda de Dalt y Ronda Litoral) nace a finales de los años 60 para descongestionar el tráfico en el interior de la ciudad, pero no se ejecutaría hasta la llegada de los Juegos Olímpicos en la ciudad cuando se proyecta esta obra, englobada dentro del Plan Territorial Metropolitano de Barcelona, ​​dirigido por el ingeniero de Caminos Albert Serratosa. En 1992 se inaugura la Ronda de Dalt (o B-20) con 3 carriles por sentido de circulación en todo su recorrido. Tiene una longitud de 26 km, que va desde el nudo de la Trinidad hasta el cruce con la A-2.

Se trata de la vía que más tráfico capta de toda la ciudad de Barcelona, ​​con una IMD en torno a los 165.000 vehículos.

La infraestructura discurre actualmente entre muchos barrios de la ciudad y otras zonas urbanizadas. Los planificadores del territorio han visto como la obra, tal y como estaba, era un obstáculo para la gente que vive a su alrededor, siendo una barrera entre sus lados.

 

 

La solución que se ha llevado acabo es la cobertura de la vía y la posterior urbanización. Una propuesta que mantiene la capacidad y la capilaridad de la vía pero a la vez implica salvar los obstáculos y los inconvenientes que tiene actualmente. La urbanización tiene el objetivo de hacer de la zona un área que facilite la movilidad de los peatones y los vecinos.

El objetivo de este proyecto era la urbanización y reconversión de la cobertura de la Ronda de Dalt.

Para lograrlo se han ponderado las diferentes soluciones a adoptar para maximizar las prestaciones y responder a las características y necesidades propias del entorno. La propuesta fomenta un nuevo entorno urbano saludable para las personas.

El objetivo principal de la actuación es dar respuesta a todas las variables, como son la permeabilidad entre diferentes barrios, los recorridos peatonales, la movilidad rodada, la renaturalización y la relación entre equipamientos existentes y nuevos usos.

Atendiendo a todas estas cuestiones se propone un paseo central encima de la estructura de cobertura que permite la disposición de usos abiertos y espacios de ocio, como un área polivalente de gran formato que sea lugar de relación de los vecinos de los diferentes barrios y se convierta en un polo de atracción Metropolitano aprovechando las sinergias con el Mercado municipal de Vall d'Hebron a la vez que mejore la conectividad transversal entre ambos lados de la ciudad a lo largo de la Ronda.

 

 

A nivel de permeabilidad se debe tener en cuenta que la ciudad se ha desarrollado en los márgenes de la Ronda atienden a una topografía muy marcada, quedando la ciudad hundida en el margen sureste y elevada respecto a la cota del paseo de la Vall d'Hebron en el margen Noroeste donde la ciudad va a encontrarse con el Parque Natural de Collserola.

Se propone mejorar la conectividad entre los barrios aumentando los pasos de peatones y los cruces a lo largo del ámbito en los puntos más intensivos para dar continuidad a los recorridos.

Esta mejora, junto con la ampliación de las aceras existentes y la creación de nuevas zonas de paseo y ocio, complementa y favorece los espacios públicos de alrededor.

A nivel de movilidad rodada se quieren potenciar los sistemas de movilidad sostenible. Por ello se mantiene la misma distribución de carriles que hay en la actualidad, quedando tres carriles de circulación.

 

 

La renaturalización del entorno es igualmente un tema importante en el proyecto, ya que se entiende el nuevo paseo como un entorno amplificador de la biodiversidad en la ciudad. Por lo tanto para conseguirlo, se definen nuevas zonas ajardinadas con plantación de nuevo arbolado, además de la conservación del arbolado existente.

De esta manera se consigue también relacionar los espacios verdes existentes a ambos lados de la Ronda de Dalt, antes aislados.

En la primera fase del proyecto se creó un nuevo paseo central generado por la cobertura de la Ronda de Dalt. Un paseo que tiene una franja de vegetación que varía su anchura en el lado montaña del paseo y un espacio de pavimento duro junto mar que da respuesta a los espacios libres existentes del barrio de la Teixonera y de Vallcarca y los Penitentes.

La segunda fase, es el proyecto de cobertura de la Ronda de Dalt, que da respuesta a la necesaria reconversión de una importante infraestructura urbana.

El nuevo paseo sobre la Ronda de Dalt es el eje de intercambio entre las identidades de muchos barrios diferentes y la franja que permite coser las tramas urbanas existentes. Así se crea un nuevo espacio para la ciudad, un eje vertebrador, pensado como eje cívico y equipado que relacione los usos públicos y equipamientos existentes.

A la hora de realizar el proyecto se ha tenido en cuenta la topografía original de las calles que van a encontrarse con el nuevo paseo, así como las cotas de rasante de la estructura de cobertura ejecutada previamente.

El nuevo paseo de 13.6m de ancho mantiene en los puntos más estrechos una anchura mínima de 4.80 m y acoge usos diferentes (juegos infantiles, circuito de fitness, circuito de la salud, plaza polivalente...).

 

 

En cuanto a la vegetación, uno de los objetivos del proyecto es que colabore a aumentar la conectividad ecológica, entre el Parque de Collserola y los diferentes espacios verdes existentes por debajo de la Ronda, en el tramo objeto de estudio. Se han seleccionado especies autóctonas o adaptadas, con un marcado carácter mediterráneo para el paseo central. En las aceras se plantaron árboles caducos y especies trepadoras y conservó el arbolado existente que se encontraba en buen estado, protegiendo las raíces.

El proyecto comprende la instalación de 3 pérgolas de cubierta para el tramo de la Ronda de Dalt situado entre la Avenida del Jordán y la Avenida Vallcarca, en el distrito de Horta-Guirnardó en Barcelona.

La pérgola grande presenta un área aproximada de unos 1600 metros cuadrados mientras que las dos pequeñas ocupan un área de unos 100 metros cuadrados cada una de madera laminada encolada con poliuretano, una madera con muy poca humedad y, por tanto, con una estabilidad muy grande. Encima de la pérgola grande se prevé colocar placas solares en la vertiente sur en un área de unos 600 metros cuadrados.

La pérgola grande consta de 10 pórticos situados cada 9 m de tamaños y alturas variables: Las distancias entre pilares distan de entre 7 a 18 m aproximadamente mientras que las alturas van 6,7 a 11,5. Todos los pórticos presentan voladizos a ambos lados de entre 3,5-4 m.

Esta urbanización se ha hecho siguiendo un proceso de participación ciudadana, y ha permitido mejorar la conexión entre barrios con recorridos nuevos para ir a pie en unos entornos más saludables , ya que se ha reducido la contaminación acústica y atmosférica gracias a un proyecto de 17,2 millones de euros.


259

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.