Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Valencia redimensionará el servicio de mantenimiento de zonas verdes

El nuevo contrato se ha incrementado en cerca de un 50 % respecto al de 2015, pasando de 14,5 a 21,7 millones de euros

Valencia redimensionará el servicio de mantenimiento de zonas verdes
372

Acciona Web

El nuevo contrato de mantenimiento y limpieza de los espacios ajardinados, de sus instalaciones y equipamientos, así como del arbolado viario de la ciudad se ha incrementado en cerca de un 50 % respecto al de 2015, pasando de 14,5 a 21,7 millones de euros. Abarca tres millones de metros cuadrados de superficie verde y supondrá la contratación de al menos un 20 % más de personal: de los 274 puestos de trabajo actuales a un mínimo de 328. El alcalde, Joan Ribó, acompañado del vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha presentado las novedades en el mantenimiento de la infraestructura verde municipal, que buscan “reforzar los servicios públicos”, con “especial cuidado y atención a los jardines y zonas verdes de todos los barrios y pueblos de la ciudad”, dentro del “compromiso con el Pacto de Reconstrucción Postcovid”. La Junta de Gobierno Local aprobará este viernes la licitación del contrato, que tiene una duración de cuatro años prorrogables un año más.

El objetivo, ha explicado el primer edil, es recuperar los niveles de inversión previos a la crisis económica de 2018. En ese sentido, ha subrayado que “heredamos del anterior gobierno una contrata muy menguada, fue el último contrato que firmaron y que, por ejemplo, eliminó la contrata específica de poda, que ahora recuperamos”. El alcalde ha destacado el aumento en casi un 50 % de la dotación económica para mantener y tener limpios los espacios ajardinados de la ciudad, lo que implicará la ampliación de la plantilla en un 20 % como mínimo —a falta de las ofertas de las empresas licitadoras—. Además, se requiere que al menos el 50 % de las nuevas contrataciones correspondan a mujeres. Joan Ribó ha señalado que la renaturalización, la sostenibilidad y la creación de empleo “es un compromiso del Pacto de Reconstrucción Postcovid que firmamos 31 de los 33 concejales y concejalas”, y la aplicación de políticas de género es “un compromiso con la igualdad entre mujeres y hombres”.

Para el alcalde, “el crecimiento significativo de las zonas ajardinadas en la ciudad desde 2015 hacía imprescindible más recursos”, en referencia al Parque Lineal de Benimàmet, el Parque de Malilla, el Parque Central, “y muchos jardines, áreas para niños y zonas para perros que se han creado en los distritos y pueblos de la ciudad”, entre otros. El nuevo contrato alcanza tres millones de metros cuadrados de espacios verdes, de los cuales la mayor parte corresponden a jardines de barrios y plazas —1.324.554 metros cuadrados—. Esta cifra afecta a la infraestructura gestionada por el servicio municipal de Jardinería Sostenible. Aparte, el Organismo Autónomo Municipal (OAM) de Parques y Jardines Singulares se hace cargo de otros dos millones de metros cuadrados.

Por otro lado, el nuevo contrato “se encuentra en coherencia” con la Agenda Urbana 2030. “Es sostenible con un componente ecológico”, ha resaltado el alcalde, quien ha asegurado que se rehúsan los herbicidas y plaguicidas de síntesis química y se apuesta por la descarbonización. Los vehículos de nueva adscripción dispondrán de etiqueta ECO y el 50 % de la maquinaria de jardinería será eléctrica, como requerimiento. Junto con la utilización de tratamientos biológicos para hacer frente a las plagas, se introducen otras medidas, como la reutilización de restos vegetales para su reincorporación en el ciclo biológico de los jardines, el control mecánico de raíces adventicias o la protección de la nidificación en época de cría a la hora de planificar los trabajos de poda.

Por su parte, el vicealcalde y regidor de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha puesto de relieve que este contrato se enmarca en la adaptación de la ciudad al cambio climático, el Plan Verde y de la Biodiversidad de València que está en proceso de elaboración, la candidatura para ser Capital Verde Europea y las demandas vecinales. Está previsto que esté resuelto en el primer trimestre de 2022. El edil ha indicado igualmente que se recuperan servicios como el cuidado de los árboles monumentales y singulares, la poda o la apertura y cierre de jardines, y que el contrato se divide en cuatro lotes, teniendo en cuenta que se diferencia por primera vez la conservación integral del arbolado viario del arbolado de los jardines, “porque tienen necesidades de poda diferentes”, y que se reservan dos espacios singulares, el Parque de la Rambleta y el Parque del Campus de Tarongers, para que sean gestionados por centros especiales de empleo o empresas de inserción social, dentro de “la apuesta por la inclusividad”.

El presupuesto destinado a la gestión de los espacios ajardinados sube alrededor del 38 % —de los 3,52 a los 4,74 euros por metro cuadrado de jardín—, mientras que el importe dedicado al arbolado viario se eleva un 89 % —unos 100 euros por árbol al año—. Por lotes, la cuantía para los jardines de la zona norte crece de 6,1 a 8,5 millones de euros; para los jardines de la zona sur, de 4,9 a 6,8 millones de euros; para el arbolado viario, de 3,1 a 5,9 millones de euros, y para los jardines de la Rambleta y el Campus de Tarongers, de 262.500 a 431.919 euros.

Respecto a los criterios de licitación, Campillo ha detallado que “se quiere premiar la oferta de más calidad, no la oferta más barata”. Por eso, se establece en un 57 % la valoración por criterios de adjudicación cuantificables en cifras o porcentajes, como el precio, y un 43 % por criterios de valoración por juicio de valor. En esa línea, “destaca el relativo poco peso específico” que se le da a la baja económica —hasta 10 puntos—, frente a otros aspectos que fomentan mejoras en cuanto a personal, vehículos y maquinaria, y suministros.


372

Noticias relacionadas


EN PORTADA