Sanimobel cabecera
FCC web

Movilidad


Valencia estudia incrementar el uso de hidrógeno verde como carburante para los autobuses urbanos

El alcalde se reúne con los responsables de BP España

Valencia estudia incrementar el uso de hidrógeno verde como carburante para los autobuses urbanos
430

Valencia quiere aumentar el uso de gas metano e hidrógeno verde en los autobuses urbanos de la ciudad. Así lo ha confirmado el alcalde, Joan Ribó, quien se ha reunido en alcaldía con el nuevo presidente de BP España, Andrés Guevara, y de otros representantes de la refinería para analizar futuros proyectos de colaboración. Ribó ha confirmado que la iniciativa se enmarca dentro de "la voluntad de introducir en Valencia mecanismos de descarbonización y de aprovechamiento de la economía circular".

El alcalde ha señalado que "hemos tenido una reunión con directivos de la refinería de BP Castelló con la voluntad de introducir en Valencia mecanismos de descarbonización basados ​​en dos aspectos fundamentales". Según Ribó, por un lado, "se ha planteado la posibilidad de utilizar los residuos orgánicos que en estos momentos estamos recogiendo en la ciudad para su aprovechamiento en la economía circular para producir gas metano e hidrógeno". El alcalde confía en que la medida permita tener un "depósito de hidrógeno para probar su utilización en el puerto o en autobuses urbanos".

El hidrógeno verde puede utilizarse como carburante en los autobuses urbanos con vistas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes nocivos para la salud humana. Valencia es, de hecho, la ciudad española que más ha reducido sus índices de contaminación en los últimos años.

Por otro lado, el Ayuntamiento analiza ya también cómo producir gas metano e hidrógeno verde a partir de los residuos orgánicos depositados en los contenedores marrones de basura. Valencia ha finalizado hace sólo unas semanas el proceso de introducción del contenedor marrón de residuos orgánicos en todos los barrios y distritos de la ciudad. En el contenedor se pueden depositar restos de alimentos, plantas y celulosa, que con un tratamiento adecuado se pueden reconvertir en compost orgánico o en biogases como hidrógeno o metano, con usos en la industria y el transporte. El conocido como hidrógeno verde generado a partir del estiércol orgánico reduce la emisión de CO2 y avanza hacia un modelo de economía circular que reutiliza los residuos, no genera desechos y crea energías limpias.

Valencia quiere ser una ciudad climáticamente neutra en 2030, un objetivo en el que participan 70 entidades adheridas, que se han declarado embajadoras de la misión y se encuentran activamente comprometidas con su desarrollo. El proyecto de BP está orientado a garantizar la producción de hidrógeno verde de forma masiva mediante su colaboración con el Ayuntamiento de Valencia.


430

Noticias relacionadas


EN PORTADA