Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Una segunda vida para más de 40.000 toneladas de botellas de plástico

Desde TorrePET, en Veolia gestionamos más de 40.000 toneladas de residuos plásticos de las que logramos producir 20.000 toneladas de granza de PET y 5.000 toneladas de materia prima secundaria

Una segunda vida para más de 40.000 toneladas de botellas de plástico
831

Acciona Web

Veolia

Twitter EYS Municipales
LinkedIn EYS Municipales

15/12/2021

ARCHIVADO EN:

Medio Ambiente

TEMAS

Medio ambiente
Veolia

Por Alba Segura, Directora Técnica de Residuos de Veolia

El constante aumento en la producción y uso de plásticos tiene unos problemas asociados para el medio ambiente que desde Veolia nos esforzamos por afrontar. De hecho, según el informe global de tendencias de Euromonitor International, se estima que en 2021 la venta de botellas de plástico aumentará a 583.000 millones, lo que supone casi un 22 % más que las cifras de los últimos años; de las cuales, en España, menos del 50 % es reciclado. Con el objetivo de frenar este impacto, en Veolia, a través de nuestra marca TorrePET, logramos gestionar un total de 40.683 toneladas de botellas de plástico durante el año 2020.    

TorrePET by Veolia, ubicada en el municipio de Torremejía (Badajoz), se encarga de la gestión de residuos plásticos con el objetivo de obtener granza de tereftalato de polietileno (plástico PET) reciclado con calidad alimentaria para botellas. De esta forma, se permite hacer un uso racional de los recursos y se fomenta el desarrollo de la economía circular. Desde su fundación en 2005, es la primera compañía en España capaz de realizar el ciclo de vida completo de una botella, por lo que se trata de un referente en el ámbito de reciclados de plástico PET.

El plástico PET, por sus características, es uno de los materiales reciclables más utilizados a nivel global, especialmente por la industria alimentaria y de bebidas. Este tipo de plástico -resistente, ligero y económico- está presente, por ejemplo, en botellas para bebidas, agua, lácteos o aceite y también en envases para cosméticos o productos de higiene. Esta versatilidad hace que el plástico PET se encuentre en multitud de envases que, tras su uso, pueden reciclarse y utilizarse nuevamente.

Con las más de 40.000 toneladas de plástico que gestionamos al año desde TorrePET by Veolia, producimos 20.000 toneladas de granza de PET y 5.000 toneladas de materia prima secundaria. 

 

¿Cómo lo conseguimos? 

El proceso comienza realizando la separación de los envases PET recibidos de los Ecoparques mediante selectores ópticos para obtener fracciones de PET transparente, PET Color y tapones de HDPE. Cada una de estas tres variedades se procesa en una línea diferente, y los materiales separados sufren el mismo tratamiento de reciclado, molienda, lavado y extrusión para conseguir pequeñas piezas de plástico de aproximadamente 2 milímetros. De esta forma, se da una segunda vida a los residuos al convertirlos de nuevo en materia prima para fabricar nuevos envases.

Y es que en Veolia contamos con una amplia experiencia desarrollando soluciones en todas las etapas de la gestión de los residuos. En 2020 logramos tratar alrededor de 310 mil toneladas de residuos en España, valorizando, asimismo, 247 mil toneladas de residuos en materia o energía.  Todas estas cifras, que mejoran año tras año, no serían posibles sin nuestra apuesta por la innovación, la seguridad y la eficiencia, que son los ejes de nuestro servicio. Hoy, TorrePET by Veolia es referente nacional gracias a la avanzada tecnología de sus instalaciones, el saber hacer de un equipo de profesionales perfectamente cualificado y un saber hacer específico.paña esta cifra asciende hasta el 51 %. Las medidas imprescindibles para lograr los objetivos de reciclaje y depósito en vertedero son la inversión en construcción de nuevas plantas de reciclaje y la mejora de eficiencia y eficacia de las actuales, la investigación de tecnologías innovadoras para desarrollar infraestructuras industriales de reciclaje y valoración que permitan producir más y mejores materias primas secundarias (MPS), y por último, la mejora de la recogida selectiva, incrementando su eficiencia y añadiendo nuevos flujos, como los aceites de cocina, los residuos peligrosos del hogar y las fracciones orgánica y textil.  

 

 

Por otro lado, las políticas de desarrollo que adopte el Gobierno de España deben tener como eje principal la sostenibilidad y alinearse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU. Un factor determinante para ello es la inversión en movilidad eléctrica en las flotas de vehículos de servicio urbano. Cualquier avance en la introducción de movilidad limpia en este sector tendrá una influencia decisiva para mejorar la calidad del aire, el ruido y la huella de carbono de la ciudad. Es alarmante observar que en la actualidad las tecnologías limpias apenas se han abierto paso en el parque móvil metropolitano, incluyendo los vehículos que prestan servicios urbanos, como la recogida de residuos, la limpieza viaria o el mantenimiento de la red de alcantarillado. 

Electrificar una flota de alrededor de 20.000 vehículos medios y pesados diésel supondría la reducción anual de la huella de carbono de cerca de 520.000 toneladas de CO2, equivalente a plantar cada año cerca de 1,6 millones de árboles, y un ahorro de consumo energético de 4.400 GWh al año, semejante al de una ciudad de 1,2 millones de habitantes. Además, para poder alcanzar los objetivos de reciclaje de la Unión Europea es imprescindible aumentar la recogida selectiva de los residuos, lo que provocará un aumento de la flota necesaria para la prestación del servicio. 

Haría falta una inversión de 10.000 millones de euros para poder transformar nuestra economía lineal en una circular a través del adecuado tratamiento de los residuos y electrificando las flotas de los vehículos que prestan servicios urbanos. No obstante, resulta alarmante la distribución y preferencias de los fondos europeos Next Generation en el Plan de Recuperación y Resiliencia presentado por el Gobierno, España Puede, considerada la limitada inversión en las actividades que se orientan al cumplimiento de estos objetivos. 

Únicamente 13.000 millones de euros, de los 140.000 pertenecientes a los Fondos Next Generation, se destinarán a la Estrategia de Movilidad Sostenible, Segura y Conectada, y 3.782 millones de euros, a la Estrategia de Economía Circular. Además, se desconocen las cantidades en partidas destinadas a desarrollar las infraestructuras de reciclaje, valorización o electrificación de las flotas de vehículos pesados que prestan servicios urbanos. 

España debería aprovechar la oportunidad ofrecida por el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para invertir en infraestructuras de reciclaje, valorización de residuos y movilidad eléctrica de servicios urbanos. De esta forma aparte de fomentar la economía circular, también se crearía empleo altamente cualificado durante la construcción y explotación de las nuevas instalaciones. 


831

Noticias relacionadas


EN PORTADA