Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Una experiencia piloto en el poblado de Santa Bárbara de Gijón aumenta el reciclaje

Un proyecto piloto basado en el cierre de los contenedores de fracción no reciclable, el aumento de los mismos y campaña de sensibilización

Una experiencia piloto en el poblado de Santa Bárbara de Gijón aumenta el reciclaje
194

Los 700 habitantes del Poblado de Santa Bárbara han alcanzado el 49% de residuos separados para el reciclaje tras cinco meses de la experiencia piloto desarrollada por EMULSA.

La Empresa Municipal de Servicios de Medioambiente Urbano de Gijón (EMULSA Medioambiente) inició en Julio del presente año un proyecto piloto para testear un nuevo sistema de recogida de residuos en la zona del Poblado de Santa Bárbara, perteneciente al barrio de Nuevo Gijón que consistió en aumentar la contenerización unificada en islas dentro del barrio, incluida la recogida orgánica, realizar una campaña de información y sensibilización ciudadana, y cerrar el contenedor de fracción resto que sólo podía abrirse mediante Tarjeta Ciudadana sin restricciones horarios, al igual que el de orgánica, mientras el resto permanecían abiertos.

Se partió de una situación inicial donde el 90% de lo que se generaba se depositaba en el contenedor de residuos no reciclables (el tradicionalmente denominado de la basura), y por tanto con únicamente el 10% destinado a reciclaje (envases, papel/cartón y vidrio).

En términos globales, las medidas llevadas a cabo, junto con la, en general, buena participación de los vecinos, ha supuesto un aumento de 40 puntos porcentuales en materia de reciclaje.

Entrando en detalle, la materia orgánica pasó de 0kg (dado que no existían contenedores específicos) a casi 1.500 kg semanales. El papel/cartón de poco más de 275 kg. semanales a 430 k. Envases de 175 kg/sem a 280 kg/sem, lo que supone un 60% de mejora). Y por último el vidrio con un 33% de aumento, pasando de 75kg a 100 kg semanales.

Los resultados se acercan a los objetivos marcados, tanto por el propio Plan Municipalde Residuos de Gijón como por la Unión Europea, si bien no son todo lo satisfactorios como podrían esperarse inicialmente, sobre todo si lo comparamos con otros resultados obtenidos en otros municipios con experiencias similares.

Como aspectos negativos a resaltar de dicha experiencia piloto, cabe mencionar la aparición puntual de bolsas de basura fuera de los contenedores, el depósito de residuos mezclados no reciclables en el interior de contenedores de envases y la rotura y vandalismo en cerraduras.

 

Plan Piloto

Las medidas llevadas a cabo en dicho núcleo de población se centraron en mejorar la información de los vecinos, para lo cual se realizó una campaña de concienciación específica así como visitas puerta a puerta en las que se hizo entrega de dosieres informativos y del kit para la correcta separación de residuos orgánicos. Así mismo, con anterioridad a la puesta en marcha de las medidas, se realizó en el salón de actos de la Asociación una charla informativa con una gran afluencia de público, en la cual se expusieron tanto las medidas como las razones que existen detrás de las mismas.

Conjuntamente con la campaña informativa, se implantaron nuevas baterías de contenedores de selectiva, con el fin de facilitar a los ciudadanos el depósito de este tipo de residuos. Así mismo, se renovaron todos los contenedores por el nuevo modelo de plástico, no solo más ergonómico y accesible, sino también menos ruidoso y más estético.

Al igual que se viene realizando en el resto de barrios de la ciudad, se implantaron los contenedores específicos para la recogida separada de fracción orgánica, dado que se trata del tipo de residuo más frecuente (casi 40%) en la bolsa negra. Dichos residuos que hasta la fecha tenían destino el vertedero central de Asturias, ahora son recogidos de forma separada por EMULSA y trasladados hasta la planta de biometanización de COGERSA, en la cual se convierten en compost y Biogas para la producción de energía.

Por último, la medida diferenciadora de este proyecto piloto respecto de lo que se viene implantando en el resto de la ciudad, fue la instalaciones de cerraduras en los contenedores no reciclables, es decir en los contenedores de basura normal. Dicha instalación tiene como objetivo, dificultar la no separación de residuos y se basa en que únicamente el 5-10% de los residuos que se generan en los hogares deberían depositarse en dicho contenedor. De esta forma, separar correctamente debería resultar más sencillo y cómodo que mezclar todos los residuos, con lo que se pretende vencer al principal enemigo del reciclaje, la pereza.

Se puede resumir que la experiencia ha sido positiva, por lo que EMULSA planificará la implantación de dicho sistema a nuevos barrios de la ciudad.

Así mismo, existen otras medidas incluidas en el Plan de Residuos que no han podido ser puestas en marcha en Santa Bárbara, como son la actualización de la ordenanza de residuos y la implantación de un calendario de apertura, de forma que, por un lado, existan mecanismos de control para aquellos usuarios que sigan empeñados en hacer mal las cosas, y por otro, se dificulte aun más el depósito de residuos mezclados no permitiendo el uso de contenedores mezclados excepto en determinados días de la semana. Otra de las medidas innovadoras del Plan, pero que tardará unos años en hacerse efectiva, tiene por objetivo incentivar económicamente la separación de residuos mediante un sistema de tasas más justo en el que cada ciudadano pague por la cantidad y tipología de residuo que genera. Es decir, aquellos que menos generen y/o que separen correctamente, abonarían una tasa menor que aquellos que no separan adecuadamente sus residuos.


194

Noticias relacionadas


EN PORTADA


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.