Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


"Un reto clave es la concepción del residuo como recurso para incorporarlo al sistema productivo"

Entrevista a Rafael Apraiz, presidente de ATEGRUS


311

Acciona Web

Ategrus


03/10/2022

ATEGRUS es la Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medio Ambiente, la única asociación española que abarca todos los sistemas de gestión de residuos, aseo urbano y medio ambiente y reúne a los municipios, empresas y técnicos del sector con el fin de compartir sus experiencias e intercambiar criterios. En Equipamiento y Servicios Municipales hemos tenido la oportunidad de entrevista a Rafael Apraiz, presidente de la entidad y profesional de amplia trayectoria y gran conocedor del sector, para conocer sus perspectivas y previsiones de futuro.

 

¿Qué es ATEGRUS?

ATEGRUS, Asociación Técnica para la Gestión de Residuos y Medioambiente, es una organización sin ánimo de lucro constituida en 1965 y Miembro Nacional de ISWA desde 1974.

La ISWA es la International Solid Waste Association, asociación de gestión de residuos líder en el mundo, una red global de profesionales y expertos con miembros en los 5 continentes en más de 100 países, cuya misión es promover y desarrollar una gestión de residuos sostenible y la transición a una economía circular.

ATEGRUS nace con el propósito de ser un punto de encuentro y referencia para instituciones, empresas y técnicos, con el fin de facilitar un desarrollo sostenible de tecnologías y procesos de limpieza, aseo urbano y tratamiento de residuos a través del conocimiento del sector, dando así la mejor respuesta a las necesidades de la sociedad actual, siempre con el máximo respeto al medioambiente.

Centramos la actividad en la protección del medioambiente, de los recursos y del desarrollo sostenible. Trabajamos desde la permanente atención a los últimos procesos, tecnologías, legislaciones y necesidades ya que solo la Economía Circular nos permitirá afrontar los problemas ambientales actuales y alcanzar un entorno más sostenible. Facilitamos a todos nuestros asociados una evolución basada en la mejora continua, caminando hacia la excelencia.

En cuanto a la cooperación internacional se han fomentado iniciativas de cooperación con instituciones y organizaciones internacionales escalando el beneficio de nuestra actividad a un espacio de interrelación natural para nuestra comunidad.

Por último, señalar que ATEGRUS coordina y desempeña las labores de la Secretaría del Comité Técnico de Normalización 134, “Gestión de Residuos Sólidos y Asimilables Urbanos, Industriales y Especiales”, que se reúne para elaborar, estudiar y comentar los documentos del Comité Europeo de Normalización, encargado de la estandarización en España de todos los equipos que intervienen en la gestión de los residuos.

En el ámbito europeo, participamos en la normalización de esta materia correspondiente al Comité técnico 183 “Waste management”, así como en el al Comité técnico 397 que se encarga de la normalización de prensas de balas y compactadores, y a nivel internacional en el comité ISO/TC 297- Waste collection and transportation management.

 

Lleváis muchos años ya en el sector y contáis con una dilatada trayectoria en el mundo de la gestión de residuos urbanos, ¿cuál es vuestro diagnóstico de la situación actual en España en esta materia?

Así es, llevamos en este campo desde 1965. El modelo económico lineal ha sido el que ha venido imperado durante años y esto ha dado lugar a un alto coste ambiental. Un reto clave es la concepción del residuo como recurso para incorporarlo al sistema productivo, debemos convertirnos en una sociedad eficiente en el uso de los recursos, que avance hacia una economía circular en la que se reincorporen al proceso productivo una y otra vez los materiales que contienen los residuos para producir nuevos productos o materias primas.

La esencia de este modelo es la de mantener el valor de los recursos que se introducen en los ciclos productivos durante el mayor tiempo posible, lo que significa la reducción de la necesidad de materias primas, así como la disminución de la generación de residuos. Ya no hay marcha atrás, uno de los importantes retos que tenemos por delante es transformar los residuos en recursos, siendo esta una oportunidad global que debemos aprovechar las soluciones circulares. Con ello se garantizará a parte de un crecimiento económico, un mayor bienestar para nuestras sociedades y la preservación del entorno natural.

 

"Nuestra prioridad debe ser la prevención: el mejor residuo es el que no se genera".

 

 

¿Hacia dónde se dirige el sector?

El mundo está cambiando a un ritmo que las generaciones anteriores nunca imaginaron y el avance tecnológico está difuminando las fronteras entre el mundo físico, biológico y digital. Es lo que se conoce como la cuarta revolución industrial, que avanza a una velocidad sin precedentes.

El aumento de la demanda de recursos a nivel global en las últimas décadas, ha provocado una notable aceleración en el consumo de recursos naturales, esto ha dado lugar interrupciones en el suministro y precios volátiles de materias primas, materiales y recursos. Además, desde un punto de vista medioambiental, la degradación del ecosistema y el impacto generado por el ser humano en la naturaleza ha aumentado.

La economía española generó en 2021 alrededor de 138 millones de toneladas de residuos, cerca de los 490 kilos por persona al año, de los que, a día de hoy, más del 48% acaba en vertedero.

Con el fin de impulsar la transición hacia una economía circular en España han entrado en vigor estrategias y disposiciones en materia de residuos que convergen en este concepto, y que hay que tener en cuenta a la hora de analizar la situación del sector. Sin duda, la publicación de estas nuevas normativas constituye un importante hito en la transición hacia patrones de consumo y de producción sostenibles, favoreciendo que la economía circular se consolide como el motor del cambio que la sociedad necesita.

La principal problemática en cuanto a la gestión de los residuos la encontramos en los residuos municipales ya que tienen una naturaleza muy compleja, debido a su composición, múltiples fuentes y vínculo con patrones de consumo. Se calcula que el 80% de la basura generada en nuestras casas es reciclable.

 

"Debemos pasar del “extraer, producir, usar y tirar” al “reducir, reutilizar y reciclar”. Solo la Economía Circular nos permitirá afrontar los problemas medioambientales y alcanzar un mundo sostenible".

 

 

Como entidad referente del sector, entregáis los premios Escobas. ¿Qué valoráis para su designación? ¿Cuántos años tienen estos premios y por qué surgieron?

La primera edición del certamen, que viene desarrollándose desde 1987, fue convocada por la Unión Europea dentro del Año Europeo de Medioambiente y su organización en España fue encargada al Miembro Nacional de la ISWA, ATEGRUS®. Las ediciones siguientes han tenido lugar desde 1990 con una periodicidad bienal.

Este concurso se celebra dentro de la iniciativa de ATEGRUS® por apoyar, premiar y difundir el buen hacer de la gestión de los residuos y el aseo urbano, así como la elaboración de proyectos y el desarrollo de tecnologías que permitan una gestión sostenible de nuestro entorno.

En esta competición se premian trabajos realizados para mejorar o defender la gestión de los residuos, la limpieza y el aseo urbano de las ciudades y de las industrias. Acciones que permitan estimular los avances tecnológicos y de concienciación e innovación social, que sirvan para ir mejorando la calidad de vida y la sostenibilidad de nuestro entorno.

A todos los galardonados se les reconocen los méritos conseguidos en el desarrollo de prácticas medioambientales encaminadas hacia el desarrollo sostenible. A lo largo de su historia se han otorgado más de un millar de galardones a entidades de España, México, Chile, Argentina, Perú, El Salvador y Portugal.

En esta última edición, en la que los premios cumplían 35 años, se ha reconocido con una mención especial a varios municipios que destacan por su buen hacer y su compromiso con la excelencia. Estas entidades han sido:

  • Con 10 Escobas de Platino: AYUNTAMIENTO DE OVIEDO y AYUNTAMIENTO DE SAN SEBASTIÁN
  • Con 8 Escobas de Platino: AYUNTAMIENTO DE A CORUÑA, AYUNTAMIENTO DE VIGO y LIPASAM – AYUNTAMIENTO DE SEVILLA
  • Con 6 Escobas de Platino: MUNICIPIO DE QUERÉRATO (México)

 

¿Cuáles son las tendencias en España?

Nuestra generación, en las últimas décadas, ha tenido la fortuna de ser protagonista, no de una gran evolución, sino de una auténtica revolución en la mayoría de los ámbitos sociales y tecnológicos en nuestra sociedad. Y el sector de la gestión de los residuos no es ajeno de este cambio radical de paradigma.

En este país, en los últimos 50 años, todos los sectores industriales estaban basados en un contexto de prioridades que ahora consideramos inimaginables. Se fundamentaban en la mano de obra no cualificada y no incluía términos que actualmente son indisociables al desarrollo de la sociedad en su conjunto.

En mi opinión, las consecuencias directas e indirectas, del conjunto de sectores productivos derivados de una industrialización basada en las energías fósiles son la contaminación ambiental, las emisiones CO2 y el cambio climático, que afectan a la salud y bienestar de las personas.

Los mayores logros de cualquier actividad empresarial de nuestro entorno, incluyendo la gestión de residuos, son priorizar la salud individual y colectiva pareja al desarrollo.

España se encuentra a la cabeza del ranking europeo en tasas de reciclaje de muchas líneas de materiales, como los vehículos fuera de uso, que se encuentra en niveles del 87%, frente al 75% que exige la normativa comunitaria. A nivel global, España cumple los objetivos específicos de reciclaje de envases establecidos en la Directiva de Envases y Residuos de Envases para el papel y cartón, plástico, metal, vidrio y madera, pero son muy dispares a nivel provincial y es ahí donde se debe hacer un gran esfuerzo con el fin de alcanzar los objetivos.

 

¿Qué regiones despuntan en este ámbito?

Según estimaciones de la Unión Europea en España se crearían más de 50.000 empleos si se aplicase toda la normativa vigente en materia de residuos. Si en la UE se reciclase el 70% de los residuos se podrían generar medio millón de puestos de trabajo, por lo que aún hay mucho trabajo por hacer. A día de hoy, el sector del reciclaje aporta cerca del 2% del PIB español, factura más de 5.000 millones de euros anuales y genera más de 30.000 empleos directos y unos 100.000 indirectos, lo que corrobora el potencial del sector.

En general desde todas las comunidades autónomas están trabajando mucho en este campo, están elaborando sus propias estrategias o agendas para el desarrollo de la economía circular, con proyectos innovadores y diferentes iniciativas, se está siguiendo el camino para alcanzar el objetivo, el desarrollo sostenible y la correcta gestión de residuos.

 

"La economía española generó en 2021 alrededor de 138 millones de toneladas de residuos, de los que, a día de hoy, más del 48% acaba en vertedero"

 

 

¿Cómo es la situación en el resto de Europa? ¿Qué podríamos copiar y qué exportar?

En los últimos años, la cantidad de residuos reciclados en Europa se ha triplicado, pasando de 37 millones de toneladas en 1995 a 107 millones en 2019.

A pesar de que se están generando una cantidad estable de residuos en la UE, la cantidad de residuos municipales enviados a vertederos ha disminuido en más de un 40% en el periodo 2005-2019.

Un referente mundial en economía Circular es Ámsterdam, otras ciudades como Londres, París o Milán son también punteras apostando por el zerowaste.

Alemania tiene unas tasas de reciclaje del 62%, Bélgica del 58%, Países Bajos del 51% mientras que la tasa de reciclaje y compostaje en España está en el 35%.

 

"España cumple los objetivos específicos de reciclaje de envases para el papel y cartón, plástico, metal, vidrio y madera, pero son muy dispares a nivel provincial y es ahí donde se debe hacer un gran esfuerzo con el fin de alcanzar los objetivos"

 

Se ha avanzado mucho en la gestión de residuos desde la prevención, incluyendo el diseño de producto, hasta la valorización del residuo; en consecuencia, esa aspiración de vertido cero implica a todos los sectores de la sociedad, desde los fabricantes a los consumidores por lo cual esos objetivos están hoy más alejados de lo que sería deseable. Debemos mejorar mucho para alcanzar los objetivos del 2050, aún nos queda mucho camino por recorrer.

Hasta que no tengamos conciencia plena de que el futuro será una sociedad sin residuos y por ende no cuidemos y respetemos nuestro entorno, nuestra salud y la de nuestros hijos estarán permanentemente amenazadas. Todo lo que hagamos a corto plazo decidirá nuestro futuro. Un dato, en Europa fallecen anualmente 700.000 personas por consecuencia directa o indirecta de la contaminación generada por la actividad humana y esas son muchas vidas.


311

Noticias relacionadas


EN PORTADA