Sanimobel cabecera
FCC web

Smart Cities


Tecnología geoespacial e inteligencia artificial para mejorar las zonas verdes urbanas

Combinando Inteligencia Artificial y la tecnología geoespacial más avanzada, con fotografías satelitales de alta resolución, es posible hacer un inventario de la masa arbórea con una precisión estimada del 95%

Tecnología geoespacial e inteligencia artificial para mejorar las zonas verdes urbanas
1020

Vodafone


01/03/2023

La compaía tecnológica Vodafone ha presentado en el MWC 2023 una solución pionera para optimizar la gestión de las zonas verdes urbanas utilizando tecnología geoespacial e inteligencia artificial. El proyecto de Internet de las Cosas (IoT) ha sido impulsado por la empresa Ingesan con la colaboración de GeoAIT. La fotografía satelital la proporciona la empresa americana líder del sector Maxar, que posee y opera la constelación de imágenes de la Tierra más sofisticada en órbita, recopilando cada día más de 3,8 millones de kilómetros cuadrados de imágenes de satélite de alta resolución.

En concreto, la empresa Ingesan ha diseñado la plataforma VerSat, proyecto de I+D pionero en España que aplica imágenes satelitales de muy alta resolución para detectar zonas de mejora y optimizar la gestión de zonas verdes urbanas. La herramienta sirve de soporte a la decisión, diseño, ejecución y seguimiento de acciones de mitigación climática urbana e indicadores ecosistémicos; y es objeto de estudio y análisis en el marco de la Cátedra de Economía Circular de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, orientada a la formación especializada y divulgación en el ámbito de la economía circular.

 

Una solución para luchar contra el cambio climático

La conservación de las zonas verdes urbanas es esencial en la lucha contra el cambio climático y, siendo cada vez más conscientes de este reto, las administraciones locales se esfuerzan cada vez más por optimizar los trabajos de mantenimiento, maximizando el rendimiento de los equipos de trabajo y garantizando una correcta asignación de los recursos naturales, humanos y materiales necesarios para su adecuada conservación.

Combinando Inteligencia Artificial y la tecnología geoespacial más avanzada, con fotografías satelitales de alta resolución, la solución es capaz de hacer un inventario de la masa arbórea con una precisión estimada del 95%. Además, dichos satélites utilizan sensores infrarrojos para recopilar información más allá del espectro visible, lo que brinda una comprensión más profunda de todo lo que sucede en un área determinada, permitiendo clasificar tipos de cultivo, identificar el estado de salud de las plantas, detectar enfermedades y plagas, conocer su estrés hídrico para administrar los niveles de riego, etc. Se obtienen de esta forma más de 30 índices vegetativos bioquímicos y biofísicos, así como firmas espectrales que clasifican la salud de la vegetación, categorizan la materia natural, penetran el humo y detectan incendios o mapean minerales, entre otras funcionalidades.

Toda esta información analizada en el marco de una solución IoT facilita a los equipos de trabajo de parques y jardines adoptar las mejores decisiones a la hora de asignar recursos para el mantenimiento de las zonas verdes. Así se optimizan los recursos disponibles y se contribuye a una gestión más eficiente de los mismos.

 

La experiencia previa en el Ayuntamiento de Fuenlabrada

El Ayuntamiento de Fuenlabrada ha sido el primer organismo público de España en utilizar la solución para tal fin. El proyecto comprendió el desarrollo de una prueba de concepto con el objeto de realizar un análisis automatizado de la vegetación en los parques y jardines urbanos del municipio madrileño.

Los resultados que se entregaron en el marco de la prueba de concepto incluyeron: un inventario con información geoespacial de la vegetación, el cálculo de la extensión de las superficies verdes arbóreas y herbáceas, una clasificación por especies, una línea de referencia de la salud de las masas a partir del análisis de las características biofísicas de la vegetación (área foliar y actividad fotosintética) y la evaluación comparativa de la salud vegetal respecto al año anterior.

La ejecución del proyecto ha puesto de manifiesto la utilidad de los datos para la gestión de elementos verdes urbanos. Al digitalizarse el servicio, el inventariado de la masa arbórea y el control de sus parámetros de salud puede realizarse de forma más rápida y precisa, sin necesidad de ningún tipo de desplazamiento, lo que consigue ahorrar costes, reducir el tiempo de operación sobre el terreno y mejorar la calidad de la comunicación del servicio prestado, redundando además en la propia sostenibilidad de las ciudades. Además, se podrá acceder a los datos históricos del proyecto, facilitando el seguimiento de la evolución de todas las zonas controladas.


1020

Noticias relacionadas


EN PORTADA