Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Tecnología, Covid-19, desescalada y reutilización

Tecnología de visión térmica como solución a la gestión de personas en municipios

Tecnología, Covid-19, desescalada y reutilización
1215

Acciona Web

Vida IP


07/05/2020

ARCHIVADO EN:

Medio Ambiente

TEMAS

Vida IP
Covid19

Debido a la situación que vivimos actualmente, y la que acontecerá próximamente y durante un tiempo, estamos destinados a cambiar el funcionamiento de nuestra sociedad, sus hábitos y forma de actuar frente al trabajo y  las relaciones interpersonales.

En nuestra compañía, Vida IP, hemos adaptado nuestro porfolio de tecnologías de alta calidad y sofisticación para combatir esta crisis y ayudar a la desescalada y vuelta a la futura “normalidad” de la que todo el mundo habla.

Pero, ¿cómo podemos ayudar a nuestros municipios? Hemos elaborado algunas preguntas y respuestas que pueden ayudar a comprender hasta dónde llegan nuestras capacidades y de qué manera favorecerán la extinción de nuevos focos de contagio en nuestras ciudades.

 

¿Qué puede aportar Vida IP para ayudar a los municipios frente al Covid-19 y su futuro?

En primer lugar, contamos con dispositivos muy avanzados, tanto en calidad de fabricación como en calibración por parte de nuestros especialistas, en medición de temperatura en humanos. Su calidad y precisión dista bastante de lo que se está vendiendo o “nos están vendiendo” de forma habitual procedente del mercado asiático, que nos quiere imponer una tecnología mal calibrada y de muy baja calidad a través de publicidades engañosas y acaparando todos los medios. Nuestros dispositivos, en este caso cámaras con sensores termográficos, son duraderos, fiables, precisos, de fabricación alemana y con una capacidad de ser calibrados muy superior al resto de los que se pueden encontrar en el mercado.

También contamos con potentes analíticas de vídeo embebidas en estos dispositivos ya mencionados y desarrolladas en Italia y Estados Unidos. Estas analíticas ayudarán a controlar aforos, control de personas en zonas prohibidas durante un tiempo prolongado, formación de colas, control de zonas masificadas y aglomeraciones, distanciamiento social,  detección de posibles caídas de personas enfermas, identificación de personas o trabajadores con o sin mascarilla o guantes, y un largo etcétera de posibilidades. Todo esto reforzado por Inteligencia Artificial integrada y que enriquece nuestros sistemas aprendiendo de patrones y conductas que ayudarán a un mejor funcionamiento de estas analíticas.

Finalmente, cabe destacar que cada uno de estos dispositivos se puede integrar con cualquier control de acceso ya existente, arcos de ozono, sistemas de videovigilancia, etc. convirtiendo el equipamiento que ya había instalado en un sistema mucho más inteligente y capaz, aportando también la capacidad de mediciones o aperturas de puertas sin contacto físico.

 

¿Dónde podemos aplicar esta tecnología en la ciudad?

Nuestros sistemas pueden aplicarse en cualquier zona, lugar o edificio público que requiera de dichos recursos como pueden ser ayuntamientos, edificios de patrimonio cultural, residencias de ancianos, colegios, edificios públicos, edificios sociales, ubicaciones importantes, hospitales, centros de salud, polígonos, etc. 

 

¿Es rentable invertir en dichas soluciones?

Estos dispositivos son rentables por varios motivos: 

  • Su durabilidad. Como ya hemos mencionado, la calidad de los dispositivos y su fabricación nos hace alcanzar períodos de garantía de hasta 8 años. 
  • Su consumo.  Son dispositivos que consumen muy pocos recursos energéticos beneficiando a la economía y el medio ambiente. Contribuyen de forma activa a la protección del clima y preservan los recursos como energía y materiales.
  • Reutilización. Una vez pasada la situación actual pueden ser reutilizados para cualquier otra función que requiera la ciudad o municipio como puede ser el control de vertederos o la gestión del tráfico, construyendo así una ciudad inteligente.
  • Ciberseguridad. Las cámaras y dispositivos utilizados normalmente son la principal puerta de acceso a ciberdelincuentes. Nuestros dispositivos con un concepto descentralizado cuentan con una alta invulnerabilidad de extremo a extremo, que ayudará a ahorrar, por ejemplo a un ayuntamiento, con posibles robos de datos.

 

¿Quién o de qué manera se controla esta tecnología?

Esta pregunta es de las más interesantes, ya que sus posibilidades son muchas.

El dispositivo, al detectar por ejemplo alta temperatura, en este caso fiebre en un trabajador del ayuntamiento, enviaría una señal, alarma o notificación que podría ser gestionada o recepcionada por el guarda de seguridad, un/a bedel o alguien encargado/a específicamente de gestionar esta tarea.

Si hablamos de gestión de espacios públicos, en los cuales queremos controlar el aforo, las colas o la distancia social, estas alarmas pueden ser gestionadas por la policía local.

En el caso de incendios u otro tipo de sucesos pueden ser gestionadas por los bomberos.

También pueden ser gestionados por centrales de recepción de alarmas.

En definitiva, ponemos a disposición de las ciudades y municipios una tecnología de alta calidad, muy precisa, inteligente y fácilmente gestionable por los cuerpos de seguridad, que puede ser integrada con otros sistemas y que es una gran ayuda para evitar nuevos contagios o focos de contagio, y, que en un futuro, puede ser reutilizada gracias a su durabilidad para otra funciones, avalada por una gran invulnerabilidad cibernética.


Artículo de Jorge Sánchez y Javier Alba de Vida IP


1215

Noticias relacionadas


EN PORTADA