Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Sin árboles no hay ciudades del futuro

Sin árboles no hay ciudades del futuro
878

Acciona Web

CREAF


30/06/2022

Las imágenes del programa de observación satélite Copernicus que se publicaron hace unos días son estremecedoras. Podemos ver cómo la temperatura de la superficie del suelo de algunas partes de España supera los 53 grados , en un momento en que todavía acaba de empezar el verano. Estas oleadas de calor son palpables especialmente en las ciudades, donde se concentra la mayor parte de la población, pero podrían ser más llevaderas si hubiera más árboles. El primer beneficio de tener árboles en las calles es evidente: nos dan más sombra en la que refugiarnos cuando suben las temperaturas. Pero hay más.

Por culpa de la urbanización, en las ciudades se crea un clima mucho más caluroso que su entorno . Este fenómeno es conocido como efecto “ isla de calor ” y depende de la cantidad y altura de los edificios, si existen fábricas o no, espacios abiertos, puntos de agua, etc. Una de las principales causas es que el cemento almacena muchísimas veces más el calor que el aire en un mismo volumen , así que cuanto más “gris” sea una ciudad, más probabilidad tendremos de pasar días de calor desmedido.

 

Sombra, humedad y frescura

Sin embargo, tenemos una aliada para combatir las islas de calor: la vegetación. Las plantas ayudan a refrescar el ambiente aunque no proporcionen sombra porque a través de la transpiración van enviando agua a la atmósfera que las rodea . La transpiración es un proceso fisiológico que varía en función de la fisonomía del árbol, el tipo de copa, la superficie que tienen las hojas, etc., por eso es importante una buena planificación del verde urbano, para que se escoja las especies de árboles y arbustos más favorables .

Según un reciente estudio publicado en Nature Reviews la vegetación en el suelo reduce la temperatura máxima de la superficie en unos 2-9 °C, mientras que en los techos y las paredes verdes reduce la temperatura de la superficie unos 17 °C!!

 

Ahorro energético y de sanidad

¡Y aún más! Tener árboles nos ayuda a ahorrar también en nuestro país. Está demostrado que las calles con árboles cerca de los edificios mantienen las temperaturas más a raya y, por tanto, ponemos menos el aire acondicionado. Esto no sólo nos supone menos gasto en la factura del mes, sino que también acaba siendo un ahorro energético para la ciudad.

Por otro lado, también el riesgo de golpes de calor en la población es menor si hay buenos bosques urbanos, ya que nos servirán para refugiarnos y evitar que acaben desencadenándose estos problemas de salud y otros asociados. Un reciente estudio de la Universidad de Harvard ponía este aspecto de relieve para luchar contra el calentamiento global, porque la plantación generalizada de árboles en la ciudad podría compensar, así, los aumentos de las muertes que se atribuyen al calor a medida que avanza el cambio climático.

 

Refugios climáticos

Estas zonas donde escondernos del calor tienen incluso nombre propio en ciencia. Son los refugios climáticos y se definen como aquellos que nos ofrecen condiciones ambientales favorables (también para animales y plantas) con las que paliar los efectos del cambio climático. Sin embargo, no sólo las arboledas son refugios climáticos, también lo son las fuentes con agua potable (para las personas), los embalses y lagos (para animales) y las zonas con mayor superficie natural.

Como es evidente, no todos los árboles tienen la misma capacidad de refugiarnos. Los de hoja caduca son ideales porque ofrecen sol en invierno y sombra en verano. Y si son de hojas anchas, que hacen sombras más densas, mejor que mejor. Además, que existan refugios también es útil para alojar la fauna y la flora, así que se potenciará la biodiversidad de esta ciudad .

 

Adaptación en tiempos de crisis climática

Por último, cabe destacar que el arbolado urbano nos ayuda a mitigar otros efectos del cambio climático aparte del calor. Tener árboles en las ciudades purifica el aire, facilita la retención de las partículas en suspensión del tráfico, ayuda a secuestrar más carbono de la atmósfera, que los suelos se erosionen menos (para que las raíces de los árboles los sustenten) y que disminuyan los efectos de las inundaciones, entre otros muchos servicios ambientales.

Recordemos que estamos ante un calentamiento global que no se detiene y que, por tanto, cada vez será más necesario tener soluciones como éstas para combatirlo. Si hacemos un recopilatorio de los beneficios que nos dan los árboles en las ciudades: más sombra, más humedad, ahorro energético, menor riesgo de golpes de calor y adaptación a la crisis climática , ¿hay alguna duda sobre cómo debería ser el urbanismo?


878

Noticias relacionadas


EN PORTADA