Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Maya Green Solutions presenta su nueva unidad de compostaje

Una solución que une prácticas eficientes de gestión de residuos y uso sostenible de la tierra

Maya Green Solutions presenta su nueva unidad de compostaje
798

Acciona Web

En la actualidad, cada ciudadano genera alrededor de 400kg de basura cada año. De esta basura, casi la mitad (el 44%) corresponde únicamente a materia orgánica que, bien tratada puede tener beneficios para el medio ambiente, además de reducir la huella de carbono, los gases de efecto invernadero y el impacto del transporte del residuo a los vertederos.

 

Solución a la problemática

Por este motivo, Maya apuesta por un sistema innovador que valoriza el residuo orgánico en origen y lo convierte en compost.

Este sistema de compostaje modular contribuye a solucionar el problema de los residuos orgánicos, y ayuda a que las administraciones locales se adapten a los objetivos marcados por la directiva europea (UE/2018/843) y la Ley de Residuo y suelos contaminados para una economía circular (7/2022).

Pero lo más importante es que podemos reducir los residuos que llevamos al vertedero en el mismo origen, generando a su vez, un subproducto que es beneficioso para nuestra tierra, el compost. Es decir, en este proyecto de economía circular le devolvemos al suelo en forma de nutrientes los residuos orgánicos que sobran en el hogar.

 

 

 

Funcionamiento

Pero, ¿como funciona el sistema RHEA? El primer paso consiste en obtener un residuo orgánico sin impropios para garantizar un compost de calidad, y para ello es necesaria una correcta separación y gestión de la fracción orgánica, que puede ser mediante recogida puerta a puerta o contenerización con control de acceso. Una vez los operarios recogen toda la materia orgánica, la depositan en la instalación.

El proceso se lleva a cabo gracias a la fermentación aeróbica como proceso exotérmico, siendo el propio calor producido por el material el que garantiza su higienización. Este proceso está controlado en todo momento gracias a la monitorización de las temperaturas de cada etapa y el estado del equipo.

La unidad RHEA funciona siguiendo cuatro procesos básicos: aireación, regulación de la temperatura, reducción de la humedad y estabilización del PH.

 

El sistema de compostaje RHEA es capaz de valorizar entre 25 y 18000 toneladas de biorresiduo al año.

 

El sistema permite la entrada de oxígeno para airear la materia orgánica y a su vez permite la salida de dióxido de carbono a través de un bio-filtro que reduce los malos olores.

La temperatura del interior de la unidad se regula mediante la ventilación y el volteo. Controlando de forma automática que la temperatura supere los 70º eliminamos gérmenes patógenos, de forma que la calidad del compost será óptima.

Debido a las altas temperaturas, la alta evaporación que se produce hace que se reduzca la humedad en el producto hasta conseguir niveles óptimos entre el 40% y el 70%

Finalmente, los valores de PH que durante la fase termófila han podido ser próximos a 8,5, en la fase final se estabilizan a valores cercanos a la neutralidad.

 

 

Se trata de una instalación con bajo coste de operación y mantenimiento, sin lixiviados, sin olores. Además, se puede ampliar progresivamente con módulos adaptándose a las cantidades necesarias. Este sistema de compostaje RHEA es capaz de valorizar entre 25 y 18000 toneladas de biorresiduo al año.

Gracias a este modelo de economía circular, el sistema RHEA nos permite ser más sostenibles con el medio ambiente, cumplir con las nuevas normativas y devolverle a la tierra lo que una vez salió de ella.


798

Noticias relacionadas


EN PORTADA