Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Llegar al corazón y a la mente de los ciudadanos en la transformación de ciudades

Aunque en un principio eran reticentes, ahora los habitantes de una ciudad española disfrutan de soluciones de rehabilitación en materia de eficiencia energética, gracias a la regeneración urbana sostenible

Llegar al corazón y a la mente de los ciudadanos en la transformación de ciudades
174

A pesar de que los beneficios de brindar soluciones para ciudades inteligentes con el fin de mejorar la calidad de vida cada vez gozan de más reconocimiento, implicar a los ciudadanos a veces puede ser todo un desafío. Incluso en aquellas decisiones en que las personas son las principales partes interesadas y los principales beneficiarios, la resistencia al cambio puede ser importante. Por lo tanto, la participación de la comunidad es esencial para hacer que las ciudades inteligentes sean una realidad en un mundo donde la rápida urbanización plantea diversos problemas. Tras recalcar esta necesidad, el proyecto financiado con fondos europeos REMOURBAN ha estado preparando varias ciudades de cara a un futuro sostenible.

El modelo de regeneración urbana del proyecto se ha validado en tres ciudades faro: Valladolid (España), Nottingham (el Reino Unido) y Tepebasi/Eskisehir (Turquía). En un folleto del proyecto se explica el modelo: «El modelo de regeneración urbana (URM, por sus siglas en inglés) es una guía metodológica fruto de las innovaciones técnicas desarrolladas e implementadas durante el proyecto. Combina la energía, la movilidad y las TIC para mejorar la calidad de vida en ciudades europeas. La estrategia de renovación urbana se basa en la participación de los ciudadanos para garantizar la aceptación social y convertirlos en la piedra angular de la ciudad inteligente del futuro». Seraing en Bélgica y Miskolc en Hungría, las ciudades seguidoras, están probando el URM para elaborar sus propios planes.

Aunque las ciudades faro empiezan a beneficiarse de las soluciones del proyecto en distritos de bajo consumo energético, movilidad sostenible y zonas con infraestructuras integradas, el camino hacia la ejecución no ha sido para nada sencillo. En el caso del distrito de Fasa, en la ciudad española de Valladolid, al principio algunos habitantes se opusieron a la rehabilitación de sus pisos. Sin embargo, «ahora disfrutan de un mayor confort y una menor factura energética», tal y como se indica en una nota de prensa publicada en el sitio web del proyecto. «El deficiente aislamiento en los pisos, la falta de control de la temperatura y las elevadas facturas de la calefacción asolaban a los habitantes del distrito de Fasa, en la ciudad española de Valladolid. Para paliar esta situación, el municipio de Valladolid junto con el Centro tecnológico CARTIF decidieron aplicar una serie de medidas de rehabilitación», según se señala en la nota de prensa.

 

Acercarse

En una declaración de la nota de prensa, Miguel Ángel García Fuentes, coordinador del proyecto REMOURBAN de CARTIF afirma: «Al principio fue muy difícil interactuar con los vecinos y hablar sobre las soluciones. Muchos de ellos eran personas mayores, que desconocían los métodos de comunicación que usábamos y confiaban muy poco en los beneficios que se obtendrían de las medidas que proponíamos. Además, tenían que pagar una parte de las obras».

Cuando el equipo del proyecto cambió su estrategia y contactó directamente con los vecinos para lograr que participaran más en la toma de decisiones, las iniciativas de REMOURBAN obtuvieron su aprobación. Tal y como se indica en la nota de prensa: «Los mensajes clave y el plan de divulgación del proyecto se revisaron en consecuencia para llegar mejor al corazón y la mente de los ciudadanos. Se trata de ganarse la confianza con mensajes claros y lograr que unos vecinos convenzan a otros. Los ciudadanos no quieren escuchar a expertos ni a grandes empresas. Confían más en sus propios vecinos», añade García Fuentes.

De acuerdo con la nota de prensa, se rehabilitaron diecinueve edificios de viviendas y una torre en el marco de una exhaustiva renovación energética. El consumo energético de la calefacción y el alumbrado disminuyó mediante el despliegue de un sistema urbano de calefacción basado en biomasa y una mejora del aislamiento térmico. En total, los cambios repercutieron en 1 000 vecinos. Como consecuencia, se logró un ahorro energético que oscila entre el 40 % y el 50 %, además de evitar cerca del 88 % de las emisiones de CO2. El proyecto REMOURBAN (REgeneration MOdel for accelerating the smart URBAN transformation) termina en diciembre de 2019.


174

Noticias relacionadas


EN PORTADA


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.