Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


La recogida selectiva en el área metropolitana de Barcelona alcanza su máximo histórico

Por primera desde 2010, el aumento de la recogida selectiva va acompañado de un descenso en el tratamiento de residuos mezclados

La recogida selectiva en el área metropolitana de Barcelona alcanza su máximo histórico
294

Los resultados de recogida selectiva de residuos en el área metropolitana de Barcelona muestran, durante el 2019, una mejora en las cifras, después de que el año 2018 se revirtiera un estancamiento de casi una década en torno al 35%. Este aumento de la recogida selectiva en el último año se ha visto impulsado, sobre todo, por el impulso por parte del AMB de sistemas que individualizan la recogida, como los contenedores inteligentes, la recogida puerta a puerta y los circuitos de recogida comercial.

Hay una tendencia generalizada en todos los municipios a aumentar la recogida selectiva, especialmente la recogida selectiva de la fracción orgánica y del papel / cartón, que suponen más de la mitad del incremento. El aumento de recogida de materia orgánica es un hecho especialmente positivo, ya que cuando se deposita de manera errónea en el contenedor gris de resto no sirve para ser transformada en compost y metano para obtener energía. Además, la materia orgánica mal clasificada en origen supone un problema ambiental y su tratamiento se encarece sustancialmente.

La media metropolitana de recogida selectiva se sitúa cerca del 38%, en su máximo histórico. La cantidad de residuos recogidos que habrán sido separados correctamente supera las 550.000 toneladas en 2019, un 1% más que el año anterior. Asimismo, el volumen de fracción resto tratado pasa de casi 1.000.000 de toneladas en 2018 a menos de 960.000 en 2019, lo que supone una caída del 4%.

La cantidad total de residuos producidos ha bajado un 2,2% situándose en 1,5 millones de toneladas. Se trata la primera bajada desde el final de la anterior crisis económica, en el año 2013.

Según Eloi Badia, vicepresidente de Ecología del AMB, "seguimos demostrando que el cambio de modelo impulsado por la AMB, basado en una individualización más grande de la recogida, funciona. Sin embargo, aún tenemos que hacer un gran salto adelante en los niveles de recuperación. el ritmo del incremento de la recogida de todas las fracciones es insuficiente para cumplir objetivos europeos, y hay un cambio generalizado de modelo. Experiencias que ya son una realidad, como la implantación de los nuevos contenedores con chip el Papiol y Sant Just Desvern, son buenos ejemplos del esfuerzo que la AMB está haciendo para extender el nuevo modelo a toda la metrópolis. Además, unos mejores hábitos de reciclaje también conllevan un importante ahorro económico, y son un pilar fundamental para hacer frente a la emergencia climática que nos afecta a todos ".

Analizando el comportamiento de los municipios metropolitanos, aquellos que ya cumplen los objetivos marcados por la Unión Europea (50% de reciclaje de residuos en 2020) pasan de 6 a 9, con la incorporación de Corbera de Llobregat (51%), Molins de rey (51%) y Pallejà (57%). Estos se suman a los municipios de Begues, Castellbisbal, El Papiol, Sant Just Desvern, Torrelles de Llobregat y Tiana. A pesar de esta mejora, un 75% de los municipios aún están muy por debajo de estos objetivos de recogida. Esto representa un 96% de la población metropolitana.

El AMB calcula que si todos los municipios cumplieran, en este momento, objetivos europeos, este hecho permetria reducir en 15 millones de euros el coste actual de 140 millones anuales. Si los municipios no desarrollan sistemas de recogida selectiva más eficientes, el coste del tratamiento podría llegar a aumentar en 45 millones de euros de ahora hasta el año 2025.

 

 

Próximos pasos en planificación y despliegues de nuevos sistemas de recogida selectiva

El AMB articula sus políticas de residuos en torno al Programa metropolitano de prevención de residuos y gestión de recursos y residuos municipales 2017-2025 (PREMET25), que marca la estrategia metropolitana para seguir avanzando en la recogida selectiva, y que ya está dando sus frutos. La redacción de este plan fue una de las prioridades del AMB en el anterior mandato (2015-2019), para definir una estrategia que permita salir del estancamiento de la recogida selectiva metropolitana, que se mantenía desde el año 2011. Una pieza clave de esta estrategia es el Acuerdo metropolitano por residuo cero, firmado por los 36 ayuntamientos metropolitanos, que establece que en 2025 todos ellos deberán desarrollar nuevos sistemas de recogida puerta a puerta o mediante contenedores inteligente inteligentes para las fracciones de resto y orgánica, y disponer de una tasa para articular un pago por uso.

A lo largo de 2020 se redactarán planes de actuación para todos los municipios que lo necesiten, que incluirán una hoja de ruta para garantizar que el año 2025 estos sistemas estén en funcionamiento. A partir de un trabajo de análisis de las características sociales y urbanísticas, se harán recomendaciones a cada uno de los ayuntamientos sobre qué modelo de recogida es el más adecuado para su territorio, para que puedan presentar proyectos de cambio de sistema y mejora de la recogida selectiva.

Así, algunos municipios, como Cornellà de Llobregat y Esplugues de Llobregat, ya están preparando la implantación de tasas específicas de recogida. Durante el 2020 se realizará un estudio para armonizar las tasas de recogida de residuos entre los diferentes municipios, y permitir la inclusión de reducciones de tarifa cuando los sistemas individualizados así lo permitan. Otros ayuntamientos metropolitanos están dando pasos para poder implementar sistemas de recogida puerta a puerta.

El Papiol, pionero entre los municipios metropolitanos en la implantación de contenedores inteligentes

El primer municipio del territorio metropolitano en implantar un sistema de recogida basado en contenedores inteligentes gracias al apoyo técnico y económico del AMB ha sido El Papiol, uno de los municipios que ya cuentan con uno de los índices de recogida más altos (60% ), cumpliendo con los objetivos de la UE.

Este tipo de contenedores tienen como finalidad identificar el comportamiento reciclador individual de la ciudadanía, y se espera que aporten resultados comparables a otros sistemas, como la recogida puerta a puerta, que ha elevado los índices de recogida de los municipios que la han aplicado a cifras mínimas del 70%.

La primera prueba piloto se inició el pasado 8 de enero en los barrios del Trull y del Puigmadrona del municipio. En estas dos zonas, los contenedores de fracción orgánica (FORM) e inorgánica (FIRM), que recibe los envases y demás, se han sustituido por contenedores que necesitan ser abiertos con una tarjeta. En cada vivienda de estos dos barrios se le han asignado dos tarjetas.

Aunque es pronto para tener datos del impacto del nuevo modelo en los niveles de recogida, los datos de uso indican que el100% de las viviendas ya han utilizado los nuevos contenedores en el barrio del Puigmadrona, y un 70% en el caso del barrio del Trull.

Este tipo de contenedores se implantarán progresivamente en todo el municipio, así como, pronto, a otras poblaciones, como Sant Just Desvern. Con la introducción de este nuevo sistema, se espera que El Papiol mejore aún más sus niveles de recogida selectiva.


294

Noticias relacionadas


EN PORTADA


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.