Sanimobel cabecera
FCC web

Urbanismo


La madrileña avenida de la Ilustración comienza la renovación de su flanco norte con estanciales más accesibles

Para acercar este espacio a un concepto de plaza pública de encuentro y relación de los vecinos, la remodelación consistirá en la renovación y mejora de los pavimentos actuales, entre otras acciones

La madrileña avenida de la Ilustración comienza la renovación de su flanco norte con estanciales más accesibles
350

La avenida de la Ilustración, una de las principales arterias madrileñas, inicia un proceso de renovación en su flanco norte, en el tramo de mayor proporción residencial. El resultado se traducirá en un espacio urbano de mayor calidad con renovados itinerarios peatonales y zonas estanciales más accesibles y agradables para el usuario, así como la puesta en valor del arbolado y el regreso del agua al lugar por donde antes discurría el arroyo de La Veguilla, ahora, en forma de fuentes ornamentales.

La avenida de la Ilustración fue diseñada en la década de los años 80 del pasado siglo. A principios de enero de 1984 se publicaba la noticia de su construcción en el antiguo eje de La Vaguada y con una longitud de cinco kilómetros que abarcaban desde el río Manzanares a la autovía de Colmenar. El 14 de abril de 1992 la nueva vía fue inaugurada y supuso el cierre norte de la M-30 con un concepto a medio camino entre una autopista de gran capacidad y los bulevares tradicionales de Madrid. A partir de ese día, los conductores habituales de la M-30 pudieron transitar por el nuevo eje y completar el círculo a la ciudad de Madrid.

 

Itinerarios peatonales actualizados y nuevas zonas estanciales

Desde su origen, en el diseño de la avenida de la Ilustración se vio la necesidad de la implantación de vías de servicio y bulevares que sirviesen de transición entre la zona residencial y la calzada de varios carriles por dirección, especialmente en la zona de mayor densidad de edificaciones.

Ahora, tres décadas después y debido a la necesidad de actualización que precisa la franja de espacio público más próxima a las edificaciones y, por tanto, con mayor presencia de tránsito vecinal, el Ayuntamiento de Madrid inicia un proceso de renovación en el tramo comprendido entre la avenida de Betanzos y la calle Alfredo Marquerie y, que, además, también incluye a la calle Santiago de Compostela. Más adelante, la remodelación se completará con una segunda fase que conllevará la intervención en el lateral sur.

 

 

Mejoras

Para acercar este espacio a un concepto de plaza pública de encuentro y relación de los vecinos, la remodelación consistirá en la renovación y mejora de los pavimentos actuales, así como la actualización de los itinerarios peatonales a los vigentes criterios y normativa en materia de accesibilidad universal. Otros elementos como parterres y zonas ajardinadas se adecuarán a las necesidades del espacio urbano y se mejorarán y complementarán las zonas de juego infantiles y de mayores, así como el resto de los elementos del mobiliario y que forman parte de la urbanización del entorno, entre ellos las luminarias que serán sustituidas por otras más eficientes energéticamente.

Además, los vecinos podrán disfrutar del espacio con nuevas zonas estanciales de diferentes configuraciones y situadas al margen del flujo principal de peatones, pero conectadas visualmente.

Uno de los aspectos relevantes del proyecto es la puesta en valor de los árboles del bulevar. Una gran bóveda de árboles, compuesta por una línea de plátanos a cada lado separadas por unos seis metros, delimitará la zona del paseo y estará situada junto al emblemático monumento de acero de Andreu Alfaro compuesto por 26 arcos de medio punto y llamado Puerta de la Ilustración.

 

Recreación de la zona

Esta solución, además del beneficio medioambiental y el confort climático que supone, incrementa la belleza visual del paseo y contribuye a conseguir el aislamiento del tráfico rodado de la vía.

Junto con los árboles, otro de los elementos que tendrán gran protagonismo en la zona de paseo será el agua, que volverá a este lugar. En su origen, por este recorrido discurría el arroyo de La Veguilla y formaba una vaguada en la actual plaza homónima. Ahora, el agua vuelve a la avenida de la Ilustración, pero en forma de fuentes ornamentales y como elemento de continuidad que acompañará al arbolado.


350

Noticias relacionadas


EN PORTADA