Sanimobel cabecera
FCC web

Smart Cities


Hacia las ciudades del futuro

Las zonas urbanas son el motor del crecimiento mundial, pero también son las más vulnerables a los nuevos impactos y presiones crónicas como el cambio climático y la creciente urbanización

Hacia las ciudades del futuro
162

Veolia


03/12/2019

Por Ángel Andreu, Global Key Offer Manager ECO-DHCN de Veolia


 

La globalización, la urbanización creciente y el cambio climático son algunos de los nuevos retos a los que deben enfrentarse las ciudades del siglo XXI. Las zonas urbanas, que alojan al 55% de la población mundial y contribuyen al 80% del PIB del mundo, son el motor del crecimiento mundial, pero también son las más vulnerables a estos nuevos impactos y presiones crónicas. Por esta razón, deben trabajar en un enfoque estratégico que refuerce el atractivo socioeconómico de su ecosistema urbano, garantizando su crecimiento sostenible. Es decir, convertirse en ciudades resilientes. En Veolia hemos sido siempre socios históricos de los ayuntamientos, acompañándolos en el desarrollo de nuevos modelos de economía circular, un aspecto determinante para su dinamismo y atractivo. Por ello, trabajamos y nos esforzamos cada día por ofrecer soluciones tecnológicas que faciliten a los municipios llevar una gestión inteligente e innovadora de sus servicios de agua, residuos y energía, permitiendo no solo mejorar el rendimiento operativo de las ciudades, sino ofrecer una mayor transparencia e interacción con los ciudadanos, al mismo tiempo que se reduce el impacto medioambiental.

La medición, la recolección de residuos y las redes inteligentes son algunas de las soluciones que hemos desarrollado a lo largo de estos años para facilitar la gestión de los administradores de los municipios. Y es que utilizando los datos procedentes de los objetos conectados -sensores, sondas, contadores, Internet de las cosas…- podemos medir la calidad del agua, reducir las pérdidas de la red, gestionar la recolección y el tratamiento de los residuos y mejorar la eficiencia energética de los servicios urbanos, todo ello, en tiempo real y preservando los recursos.

Ejemplos de la aplicación de este tipo de soluciones los encontramos en la depuradora de La Cartuja (Zaragoza), donde la instalación del software de control y optimización OCEAN -una solución específica para el tratamiento de aguas residuales urbanas- han permitido reducir la cantidad de hongos en más de un 90% o el consumo energético en un 20%. Y también en el Centro Integral de Valorización de Residuos del Maresme, que da servicio a casi un millón de habitantes y donde se están aplicando mejoras continuas, como la valorización alternativa de biogás que se genera en la biometanización.

Por otra parte, las redes urbanas de calor y frío, además de cubrir la gran demanda en energía térmica, ofrecen muchas ventajas como el control de la factura energética, la reducción de la contaminación atmosférica y una mayor seguridad para los usuarios. Además, son compatibles con fuentes renovables como la biomasa o la fotovoltaica, contribuyendo así al desarrollo sostenible, tal y como ocurre con Móstoles Ecoenergía o Ecoenergies Barcelona.

Y es que nuevas ideas y modelos de desarrollo son ahora más necesarios que nunca. Iniciativas basadas en la innovación tecnológica son las que demuestran que otra forma de gestión es posible, favoreciendo no solo el bienestar de la población, sino también el desarrollo de las ciudades y consiguiendo un equilibrio entre sostenibilidad y progreso. Una meta que todas las grandes urbes deberían plantearse.


162

Noticias relacionadas


EN PORTADA


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.