Sanimobel cabecera
FCC web

Infraestructura verde


Estudian la efectividad de plantar árboles en las ciudades para reducir las temperaturas

La investigación revela que la eficacia varía según la región e informa las diferencias en las tendencias de eficiencia de enfriamiento entre las regiones europeas, destacando los problemas que afectan al enfriamiento.

Estudian la efectividad de plantar árboles en las ciudades para reducir las temperaturas
2512

Plantar árboles en áreas urbanas es una estrategia popular (tanto en Europa como en todo el mundo) para reducir las temperaturas en las ciudades debido al calentamiento global. Sin embargo, las condiciones específicas que determinan la eficacia relativa de esta estrategia en todos los contextos no se comprenden completamente. Este estudio tuvo como objetivo utilizar grandes datos para revelar algunos de los principales factores que podrían informar las decisiones sobre los programas de plantación de árboles urbanos.

Los investigadores utilizaron datos satelitales sobre la cubierta arbórea y la temperatura terrestre del programa Landsat de la NASA para modelar la 'eficiencia de enfriamiento de árboles' (Tree Cooling Efficiency, TCE) de 806 ciudades de todo el mundo entre 2000 y 2015. TCE se define como la reducción de la temperatura que se logra al aumentar la cubierta arbórea en un 1 %, medida en grados Celsius por porcentaje (°C/%). Utilizando datos meteorológicos del Centro Europeo de Pronósticos Meteorológicos a Medio Plazo, los investigadores ejecutaron un modelo de aprendizaje automático para determinar la importancia relativa de los posibles factores clave para determinar el TCE. También consideraron los cambios en varios factores y su relación con la ECT en diferentes regiones del mundo durante el período.

Los investigadores dicen que el factor más importante que se encontró que afecta el TCE fue el índice de área foliar, una medida de la densidad de las hojas en la copa de los árboles. Cuando este índice era más alto, lo que indica una gran superficie de hojas para un área determinada de cubierta arbórea, la eficiencia de enfriamiento era mayor. El segundo factor más importante, según los investigadores, fue el 'coeficiente de reflexión' o 'albedo' de la ciudad. Donde el albedo de la ciudad era bajo, con materiales oscuros como el asfalto que absorben mucho calor del sol, el TCE era más alto, ya que los árboles adicionales dan sombra a las superficies oscuras y limitan la cantidad de calor que absorben.

Los investigadores informan que el TCE aumentó a nivel mundial en un 45 % durante el período de estudio, de un promedio de 0,2 °C/% en 2000 a 0,29 °C/% en 2015, lo que indica que la eficacia de la plantación de árboles como forma de reducir las temperaturas de las ciudades es mayor. creciente. Sin embargo, dicen que hubo una diferencia notable en el grado de aumento entre las regiones globales. Las ciudades del centro-oeste de Europa, junto con las del noreste de Estados Unidos y Japón, experimentaron un mayor aumento de TCE durante el período, según los investigadores. Esto probablemente se correlacione con un resultado combinado del aumento en el índice de área foliar, la disminución del albedo de la ciudad y la disminución de la humedad relativa (en ambientes urbanos) que contribuye a que las plantas liberen más vapor de agua, que es uno de los principales mecanismos por los cuales las zonas urbanas los árboles refrescan las áreas a su alrededor. Mientras tanto,

Los investigadores señalan que en condiciones de suelo seco, los árboles liberan menos vapor de agua a través de sus hojas. Destacan la importancia del mantenimiento de los árboles (para aumentar el índice de área foliar) y el riego (para apoyar la generación de vapor de agua) para maximizar los beneficios de enfriamiento de los árboles urbanos.

Los investigadores también dicen que el TCE disminuye con el aumento de la cubierta de árboles, por lo que plantar árboles en un área urbana que tiene muy pocos árboles ya produce un mayor beneficio que plantar en un área con muchos árboles. Sugieren que los programas de plantación en ciudades con una cubierta arbórea significativa deberían, por lo tanto, centrarse en aquellas áreas de la ciudad con la cubierta más baja existente.

Los investigadores basaron sus resultados en toda la vegetación leñosa de más de cinco metros de altura, pero no incluyeron ninguna recomendación con respecto a la altura de los árboles. Los datos satelitales de la cubierta arbórea y la temperatura de la superficie no distinguen las especies de árboles.


2512

Noticias relacionadas


EN PORTADA