Sanimobel cabecera
FCC web

Smart Cities


Envac pasa a formar parte del ambicioso proyecto londinense Barking Riverside

La empresa pondrá a disposición su tecnología para proporcionar 460 puntos de vertido, entre buzones y compuertas, que sustituirán a más de 19.000 contenedores tradicionales

Envac pasa a formar parte del ambicioso proyecto londinense Barking Riverside
240

Envac, la empresa que coopera con un desarrollo urbano más sostenible mediante sistemas de gestión de residuos altamente eficientes, ha logrado introducir su tecnología neumática de recogida de residuos en cinco de las diez ciudades más sostenibles y tecnológicas del planeta, tras la entrada en operación del que será su mayor sistema en Europa, el correspondiente al proyecto Barking Riverside, en Londres, uno de los desarrollos urbanísticos más innovadores que se están llevando a cabo orillas del río Támesis y que se completará en 2031.

Precisamente, uno de los elementos que constituyen este proyecto de recogida neumática, el edificio que alberga la central de recogida, denominado de The Wilds, acaba de ser distinguido con dos de los premios RICS UK Awards, que concede la Royal Institution of Chartered Surveyors. 

 

Proyectos pioneros

Contando con este megaproyecto de recogida neumática en Londres, con 460 puntos de vertido, entre buzones y compuertas, que sustituirán a más de 19.000 contenedores tradicionales, Envac ha introducido ya su tecnología en las ciudades de Nueva York, París, Singapur y Estocolmo, consideradas como las más sostenibles y tecnológicas del mundo. 

En Nueva York, Envac realizó en 1975 el proyecto de Roosevelt Island, recientemente modernizado por la compañía, tras más de cuatro décadas de operación ininterrumpida, que da servicio a 14.000 habitantes. Se da la circunstancia de que fue el único sistema de recogida de basuras en funcionamiento en la ciudad durante el Huracán Sandy en 2016, dando ejemplo así de la robustez y resiliencia de la tecnológica neumática. 

La presencia de la recogida neumática en París data de 2013, cuando Envac introdujo su tecnología en el Proyecto Clichy-Batignoles para ofrecer cobertura de transporte de residuos a 1.500 apartamentos. 

En Singapur, donde los sistemas neumáticos son ya un estándar obligatorio para proyectos con más de 500 viviendas, Envac acometió uno de sus proyectos más innovadores y de mayor envergadura en el mundo, el correspondiente a la ciudad de Tianjin Eco-City. Su diseño se realizó bajo un prisma visionario, con el objetivo de crear un entorno urbano socialmente armonioso, respetuoso con el medio ambiente y eficiente en el uso de los recursos. El sistema diseñado por Envac, que se convertirá en un legado para las generaciones futuras, dará servicio a una población local de 350.000 personas cuando sea completado. 

También singular por sus grandes dimensiones es el proyecto desarrollado por Envac para el Royal SeaPort de Estocolmo, conocido como Norra Djurgårdsstaden (NDS). Con una extensión de 236 hectáreas, la antigua zona industrial es innovadora no solo por sus objetivos de sostenibilidad, sino también por su enfoque colaborativo entre el municipio y las empresas para lograr objetivos ambientales comunes. Se espera que en 2030 NDS incluya al menos 12.000 nuevas unidades de vivienda y 35.000 espacios de trabajo conectados por sistema neumático de recogida de residuos. 

 

Palancas de transformación

“Que una ciudad esté encuadrada entre las más sostenibles del planeta significa que en ellas existe un equilibrio medioambiental, social y económico como fórmula de sostenibilidad, y que además han sabido sacar el mayor partido a las nuevas tecnologías en beneficio de los ciudadanos. Ello hace que sus procesos, tanto en materia de movilidad como de gestión y tratamiento de los residuos, así como su aprovechamiento, sean mucho más eficientes”, declara Carlo Bernad, presidente de Envac Iberia. 

“El hecho, además, de que la toma de decisiones y la ejecución de los proyectos sea por lo general mucho más fácil en las ciudades que en los propios Estados, hace de ellas, y en concreto de este conjunto de urbes emblemáticas en el mundo, un ejemplo y un instrumento de cambio hacia unos modelos de gestión mucho más sostenibles”, añade. 

 

Madrid y Barcelona, bien posicionadas

Carlos Bernad asegura que tanto en Madrid como en Barcelona concurren múltiples factores para que, a medio plazo, pasen a formar parte del grupo de ciudades más sostenibles y tecnológicas del mundo. “En términos medioambientales, ambas ciudades presentan interesantes cualidades desde el punto de vista medioambiental, con políticas de bajas emisiones y reducción del consumo energético e incentivos a la movilidad sostenible. A estos objetivos contribuye también la existencia en ambas urbes de unas amplias infraestructuras de transporte público, y especialmente de metro”, señala. 

Hay que recordar también que Barcelona es la primera ciudad de España que cuenta con un Plan Director de Recogida Neumática de Residuos desde el año 2002. Precisamente, la ciudad catalana y Hong Kong fueron las primeras urbes en el mundo en disponer de un marco estable y definido para el desarrollo de esta infraestructura. Actualmente, en Barcelona están en operación ocho sistemas de recogida neumática a las que muy pronto se sumará una más en el distrito 22@. 

Por lo que respecta a la ciudad Madrid, este mismo año se dio el primer paso hacia una gestión automatizada y eficiente de los residuos urbanos con la puesta en marcha del primer sistema de recogida neumática en el Ecobarrio de Vallecas, y además está prevista su incorporación a nuevos enclaves urbanos actualmente en proyecto. 


240

Noticias relacionadas


EN PORTADA