Sanimobel cabecera
FCC web

Movilidad


El uso de la bicicleta podría evitar hasta 205.000 muertes prematuras al año

Un artículo publicado en Environmental Health Perspectives calcula el impacto en la salud de un cambio global hacia el ciclismo urbano en 2050

El uso de la bicicleta podría evitar hasta 205.000 muertes prematuras al año
773

Un nuevo estudio ha estimado por primera vez los beneficios para la salud de un cambio generalizado hacia el uso de la bicicleta para el transporte urbano en 17 países de los cinco continentes . El estudio, publicado en Environmental Health Perspectives , ha sido dirigido por un equipo de la Universidad Estatal de Colorado y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación "la Caixa". Los resultados muestran que podrían evitarse hasta 205.424 muertes prematuras al año si los 17 países incluidos en el estudio alcanzasen niveles elevados de uso urbano de la bicicleta para el año 2050.

El estudio comparó las tendencias actuales de uso de la bicicleta en cada país con un escenario hipotético para 2050 en el que la ciudad media alcanzase los mismos niveles de uso urbano de la bicicleta que la mejor ciudad de cada país en este aspectoLos escenarios de altos niveles de uso de la bicicleta implicarían la introducción de políticas que han demostrado aportar un rápido aumento de los niveles de uso de la bicicleta: añadir infraestructura ciclista a las carreteras existentes para crear redes troncales en calles arteriales, pequeñas calles residenciales y carreteras interurbanas; implantación de sistemas de bicicletas compartidas en las grandes ciudades; creación y aplicación de leyes para proteger mejor el transporte activo; inversión en instalaciones para caminar y en transporte público para ofrecer opciones de movilidad que puedan combinarse con los viajes en bicicleta; eliminación de las políticas que apoyen el uso adicional de vehículos motorizados, como el aparcamiento gratuito y las subvenciones al combustible; y establecimiento de tarifas por congestión, tasas para vehículos por kilómetros recorridos y tasas de impacto que graven la conducción.

"Es bien sabido que pasar del transporte pasivo al activo tiene muchos beneficios asociados para la salud y también contribuye a reducir las emisiones de CO2. Nuestro estudio se centró en los impactos en la mortalidad prematura de un cambio de uso del coche a la bicicleta", explica Julen Egiguren, investigador de ISGlobal y primer autor del estudio.

"Sabemos que la gente sólo irá en bicicleta cuando sea seguro y, por tanto, necesitamos urgentemente una red ciclista segura y segregada que permita a la gente llegar a todos sus destinos. Además, reducir los límites de velocidad a 30 km/h en todas las calles dentro de los límites de la ciudad crearía un entorno mucho más seguro para ciclistas y peatones", afirma Mark Nieuwenhuijsen, director de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal .

Los 17 países incluidos fueron Alemania, Brasil, Canadá, China, Dinamarca, Egipto, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Países Bajos, Reino Unido, Rusia y Sudáfrica . La investigación siguió una metodología de evaluación cuantitativa del impacto en la salud, que consideraba los beneficios asociados a la actividad física y los riesgos asociados a las muertes por accidentes de tráfico y a la inhalación de contaminación atmosférica durante el viaje en bicicleta. El estudio se centró en la población adulta (entre 20 y 64 años) de los 17 países e incluyó el impacto tanto de bicicletas mecánicas como de eléctricas.

Los resultados muestran que en el mejor de los casos, suponiendo que se alcanzasen los niveles más altos de uso urbano de la bicicleta y que el 100% de los nuevos viajes en bicicleta sustituyesen a viajes en coche, se podrían evitar 205.424 muertes prematuras anuales. En un escenario más conservador, en el que sólo el 8% de los nuevos desplazamientos en bicicleta sustituyeran a los viajes en coche, el número de muertes anuales evitables podría ser de 18.589 .

"Este es el primer estudio que estima los cobeneficios del ciclismo urbano para la salud a escala global, y además, modela el impacto futuro que tendrían las medidas adicionales para promover este modo de transporte activo", comenta David Rojas-Rueda, autor principal del trabajo. "Nuestro estudio muestra que las políticas globales sobre el uso de la bicicleta pueden proporcionar importantes beneficios en cuanto a la mortalidad en 2050 y debe considerarse como un llamamiento para aplicar políticas que apoyen la movilidad sostenible y un diseño urbano saludable. Las políticas actuales afectarán a nuestro futuro y a la salud de las próximas generaciones", añade.


773

Noticias relacionadas


EN PORTADA