Email Contraseña Olvidé mi contraseña
20/01/2015 | Eficiencia | Nacional

El programa de implantación de calderas de biomasa en edificios públicos de CyL alcanzará ahorros de hasta el 30 %

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, está desarrollando un Programa de ahorro y eficiencia energética cuyo presupuesto asciende a 58 millones de euros, financiados en gran parte por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que se irá amortizando mediante los ahorros que generan las propias instalaciones que se lleven a cabo.

 

Los campos de actuación del programa son la instalación de calderas de biomasa en edificios públicos, la promoción de redes de calefacción centralizadas con biomasa y actuaciones de eficiencia energética en alumbrado público.

 

Todas estas actuaciones conllevan múltiples ventajas: favorece la racionalización de su uso a las necesidades reales, reduce los efectos del cambio climático y contribuye con ello a reducir el consumo energético, lo que supone un ahorro en la factura energética y genera actividad y empleo especialmente en el medio rural.

 

 

Eficiencia energética en alumbrado público

 

En el caso del alumbrado se reduce el consumo eléctrico, las emisiones de CO2, los costes del servicio de alumbrado, se dota de mayor estabilidad frente a subidas de la tarifa al establecerse una tarifa constante en el servicio y se mejora el control y la gestión del servicio. El sistema es más ágil pues los ayuntamientos no tienen que realizar la inversión inicial ya que esta se reparte en la facturación del gasto energético mensual y por lo tanto se convierte en un gasto corriente -similar al que tienen actualmente por gasoil, u otros combustibles y por energía eléctrica-. Con estas medidas se mejoran los sistemas térmicos y de alumbrado mediante la renovación de las instalaciones utilizando equipos más eficientes con la ventaja de que el ayuntamiento no tiene que realizar desembolsos iniciales y al final de la explotación se entregan los equipos sin coste alguno. También mejoran las condiciones de seguridad, el control de encendidos y apagados y el ahorro energético mediante este sistema se puede situar, de media, en el 15 %, además, el gasto de consumo sólo representaría el 24 %.

 

En este sentido, se ha llevado a cabo una experiencia en el Ayuntamiento de Ponferrada que supone un ahorro del 40 % en el consumo energético anual -pasando de 11,5 millones de kilowatios/hora por 6,9 millones de kilowatios/hora- y un ahorro de 700.000 euros anuales. Se ha sustituido el 100 % de puntos de luz y el 86 % de las lámparas. La inversión global asciende a 5 millones de euros. También se ha actuado en Trespaderne, en Burgos, y está en ejecución en Las Navas del Marqués, en la provincia de Ávila.

 

 

Calefacción por biomasa

 

En el caso de las calderas de biomasa, el programa pretende mejorar la eficiencia energética con un ahorro entre un 20 y un 30 % en costes de combustible, además de implantar energías renovables, fomentar una acción ejemplarizante para el desarrollo de la biomasa con fines térmicos en la Comunidad y favorecer la actividad, crear empleo en el mundo rural y mejorar nuestras masas forestales. Esta actuación contempla actuaciones en edificios públicos que consiste en la sustitución de calderas de gasoil por calderas de biomasa en centros públicos sanitarios, educativos y de servicios sociales en el mundo rural.

 

Actualmente, están en funcionamiento el Instituto Ribera del Duero de Roa, en Burgos; el Centro de Salud de Medina de Rioseco y el Instituto Santo Tomás de Aquino de Íscar, ambos en la provincia de Valladolid, el Centro de Salud de El Barco de Ávila y la red de calefacción del Itacyl, dependientes de la Junta de Castilla y León.

 

En el caso de edificios municipales, están en funcionamiento el colegio y polideportivo de El Barco de Ávila, la piscina climatizada de Arévalo, tres edificios del Ayuntamiento de Baltanás y el colegio Pedro I de Tordesillas.

 

En fase de ejecución se encuentra en estos momentos la Residencia de Personas Mayores Fuentes Blancas de Burgos, el Centro de Formación Agraria Viñalta en Palencia, el Centro de Formación Agraria de Segovia y el de Almazán, en Soria, dependientes de la Junta de Castilla y León.

 

En colaboración con los municipios, están en ejecución la Residencia y Colegio de Olmedo, en Valladolid, la Residencia Municipal de Santa Colomba de Somoza, en León, y el Ayuntamiento de Viana de Cega, en Valladolid.

 

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente está desarrollando, en colaboración con la Universidad de Valladolid, la implantación de calderas de biomasa mediante una red de distribución de energía térmica -calor-, alimentada con biomasa, que transcurre por las vías urbanas y proporciona agua caliente sanitaria y calefacción inicialmente a 23 edificios de la Universidad de Valladolid, tres edificios del Ayuntamiento de la capital y cuatro de la Junta de Castilla y León. Desde la central de producción de calor -sala de calderas-, se distribuirá agua caliente a través de redes de conductos aislados térmicamente hacia los diferentes edificios. La inversión asciende a 5 millones de euros. Esta iniciativa supondrá un ahorro en la factura energética del 35 % en los 15 años del proyecto, más de 12 millones de euros en ese período y 6.000 toneladas de CO2 al año que se dejan de emitir a la atmósfera.

 

Además, se está redactando el proyecto de la red de calor de la Feria de Muestras de Valladolid y en fase de estudio se encuentra la red de calor del Campus Universitario de la Yutera, en Palencia.

 

En la localidad de Belorado, en Burgos, también se ha desarrollado un sistema centralizado de calor de biomasa. Se trata de una planta de biomasa que alimenta a cuatro edificios municipales: el colegio público Raimundo de Miguel, el edificio de los comedores escolares, el centro ocupacional y el Museo de Radio Transmisiones Inocencio Bocanegra, instalado en el antiguo silo de cereales.

 

 

 

La red de calor del Itacyl generará un ahorro energético superior al 30 %

 

Las instalaciones de Zamadueñas, en Valladolid, en las que desarrollan su actividad 230 trabajadores de la Dirección General de Producción Agropecuaria y del Instituto Tecnológico Agrario, han venido usando como sistemas de calefacción calderas de gasoil y bombas de calor.

 

La Junta de Castilla y León ha realizado diversos estudios y auditorías energéticas para determinar el estado energético de estas instalaciones llegando a la conclusión que una de las mejoras más significativas es la utilización de calderas de biomasa, centralizando, en la medida de lo posible, las instalaciones de generación de calor para mejorar la eficiencia de las instalaciones.

 

Ante esta recomendación, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y la Consejería de Agricultura y Ganadería han instalado, con una inversión de 529.990 euros, una caldera de biomasa en estas instalaciones. Los principales detalles técnicos son: la superficie calefactada alcanzará a seis edificios de la Consejería de Agricultura y Ganadería con una extensión total de 10.000 metros cuadrados y potencia térmica. La central de producción de calor cuenta con una potencia térmica de 1.000 KW, mediante una única caldera de biomasa con tecnología de parrilla móvil. El combustible utilizado para la producción de calor es astilla de origen forestal, la cual se almacena en un silo enterrado de 144 metros cúbicos desde el que se traslada la biomasa a la caldera.

 

La instalación cuenta con depósitos de acumulación inercial con una capacidad total de 24.000 litros, lo cual permite un funcionamiento más eficiente de la caldera, así como el aseguramiento de la cobertura de posibles puntas de demanda.

 

Por otra parte, desde los depósitos de acumulación parte la red de calor, cuya función es distribuir la energía térmica desde el lugar de generación hasta los puntos de consumo. Dicha red está compuesta por 1.800 metros de tubería preaislada y dispone de tres circuitos independientes.

 

Dentro de cada edificio se han instalado subestaciones de intercambio térmico que permiten desacoplar hidráulicamente la red de distribución de los circuitos interiores de los edificios.

 

El sistema de calefacción usado hasta el momento en Zamadueñas tenía un coste anual de 100.000 litros de combustible y 800.000 KWh, lo que venía a representar un coste medio anual de 80.000 euros. La red de calor centralizada con biomasa que se ha instalado supondrá un ahorro en el coste energético de un 30 %.

 

 

Biomasa en los centros de formación agraria

 

En esta línea de impulsar el uso de la biomasa en Castilla y León y, en especial en los edificios públicos, las Consejerías de Fomento y Medio Ambiente y de Agricultura y Ganadería están trabajando en la instalación de calderas de biomasa en los Centros de Formación Agraria de Palencia -Viñalta-, de Valladolid -La Santa Espina-, de Segovia y de Soria -Almazán-. La puesta en marcha de estas instalaciones, prevista para el primer trimestre de este año, contará con una inversión total de 899.601 euros. Este nuevo sistema de calefacción permitirá reducir, excluyendo la amortización de la inversión, el coste energético entre un 28-30 % en estos centros de formación agraria.

 

Además, ambas Consejerías han acordado plantar chopos para su posterior venta y aprovechamiento para sistemas de calefacción en una parcela de 9,33 hectáreas ubicada en Zamadueñas.

 

 

Apoyo al aprovechamiento de la biomasa

 

El Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020 establece medidas de apoyo, dotadas con 4 millones de euros, para el aprovechamiento de la biomasa forestal de la Comunidad. Este programa establece ayudas a las siguientes actuaciones: a las inversiones para la movilización y/o transformación de productos forestales maderables, incluyendo la producción de material para la generación de energía; al procesamiento de la biomasa forestal para producir energía renovable y a las inversiones relativas a astillado de madera, procesamiento de virutas y producción de pellets.

 

También los Programas como Leader o Proder tienen previsto incorporar ayudas para la mejora de la eficiencia energética en el medio rural, en los que se podrá incluir reposición de sistemas tradicionales de calefacción por sistemas de calderas.

 

 

Castilla y León es líder en producción de biomasa

 

Castilla y León es un referente nacional en la generación de energía a partir de biomasa; es la primera comunidad autónoma con mayores recursos de biomasa y la mayor comunidad en superficie forestal -el 51 % del territorio autonómico-. Ocupa la segunda posición en el conjunto de España en producción de biomasa térmica -sólo superada por Andalucía- y muy por delante del resto de comunidades produciendo el triple que la siguiente que es Cataluña.

 

La Comunidad ocupa la séptima posición en el conjunto de España en cuanto a generación eléctrica con 12 instalaciones que producen 25 MWe de potencia. Destacan las 10 plantas de biogás, con una potencia acumulada de 5 MWe, asociadas a los centros de tratamiento de residuos sólidos urbanos en los que hay instalado un digestor que genera biogás con el que se genera la electricidad y calor utilizado en el proceso. Destaca un equipo experimental de generación eléctrica mediante gasificación -100Kw- ubicado en una planta en la localidad de Mojados, en Valladolid, y dependiente de CIDAUT, y dos plantas que utilizan biomasa sólida y acumulan 20 MWe de potencia. Se trata de la planta de TALOSA en Soria con subproducto forestal en régimen de cogeneración y otra planta en Briviesca (en Burgos) que utiliza paja como biocombustible. Además, esta actividad se verá incrementada con la puesta en marcha de la planta de GESTAMP de 15 MWe en Soria. Castilla y León es líder nacional en la fabricación de pellets aportando el 20 % de la producción nacional con siete plantas que pueden alcanzar 200.000 toneladas y otras tres plantas de fabricación de briquetas.

 

Las siete instalaciones de pellets están en Huerta del Rey, Villazopeque y Doña Santos en la provincia de Burgos, El Sahúgo en Salamanca, Cabrejas del Pinar en Soria, el vivero forestal central de la Junta y una instalación en Pedrajas de San Esteban, estas dos últimas en la provincia de Valladolid, y la ubicada en Sanchonuño en Segovia.

 

Las tres instalaciones de fabricación de briquetas son el vivero forestal central de la Junta y una instalación en Íscar, en la provincia de Valladolid, y en Duruelo de la Sierra, en Soria.

 

El Gobierno autonómico considera que la eficiencia energética es un aspecto crucial no solo para mejorar la competitividad de cualquier organización, dado que la optimización del consumo energético permite una reducción significativa de costes y un aumento del tiempo de vida útil de los equipos, sino que además, y como consecuencia de un consumo menor de energía, se reducen las emisiones de CO2 con lo que esto se traduce en una contribución a la mejora del calentamiento global y, en definitiva, a una contribución al bienestar social.

¿Quiere recibir noticias como esta en su correo?



Buscador

Diciembre 2018

< >
L
M
X
J
V
S
D
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario y realizar análisis estadísticos sobre su utilización. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del Aviso Legal y Política de Privacidad, incluida la Política de Cookies. Pulse Aceptar para dejar de visualizar este mensaje.