Sanimobel cabecera
FCC web

Urbanismo


El parque de la Gavia: la ecología también se siente en el sur de Madrid

La zona urbana quedará separada del área forestal por una ría que serpentea colinas

El parque de la Gavia: la ecología también se siente en el sur de Madrid
1124

Pulmón verde del sur, parque singular y zona verde referencial son atributos del futuro parque del Ensanche de Vallecas que estará listo previsiblemente a finales de este año y será muestra de que el reequilibrio de ciudad también se escribe en verde. Colinas desde las que tener una mejor perspectiva sobre el medio ambiente y una ría que separa la zona forestal de la más urbana son los grandes rasgos de un parque para Vallecas y Madrid.

Rocódromo, cine al aire libre, espacios multiaventura, parkour y diversidad funcional, zona canina, instrumentos musicales en un espacio para el relax y hasta un mirador estelar irán recibiendo a paseantes, jóvenes y familias ofreciendo un hito a cada paso.

Un paso que la actual situación sanitaria no ha trastocado, sino más bien lo ha puesto en el centro de debate. Lo subrayó el alcalde, José Luis Martínez Almeida, cuando hace algo más de una semana visitó el parque y subrayó “la importancia de actuar buscando la igualdad, trabajar en la dotación de los distritos del sur y del este y que la brecha originada como consecuencia de la pandemia no ahonde en nuestra ciudad”.

 

Un pulmón singular de la ciudad

El parque de La Gavia es una apuesta del Ayuntamiento de Madrid por garantizar la sostenibilidad, los espacios verdes y la calidad de vida. Sigue en marcha la tramitación de la declaración de singularidad para este pulmón, que incluiría también la zona verde contigua de La Atalayuela. Entre los dos espacios sumarán un total aproximado de 48,6 hectáreas verdes.

En enero de 2018 finalizaba la primera fase de rehabilitación y consistió en la plantación de 441 árboles y 1.000 arbustos, la conexión a la red de agua regenerada, la instalación de riego por telegestión y su cerramiento para evitar actos vandálicos. Estas obras, que se centraron en 12,5 hectáreas, duraron cuatro meses y contaron con un presupuesto de 845.000 euros.

La mayor cifra inversora llega con la segunda fase, en octubre de 2019 y ahora en curso: 17 millones de euros, con los que ya se han ejecutado las principales infraestructuras como las canalizaciones de la red de alumbrado, saneamiento o riego y se ha completado también el trabajo en las estructuras clave: rocódromo, arquetones de la plaza del agua y de la ría, entre otras actuaciones.

 

Arbolado adaptado a cada zona

Este parque recibirá 2.322 nuevos árboles de más de 50 especies distintas. Ya se han plantado el 50% de ejemplares, a los que hay que sumar seis hectáreas de arbustos y 7.500 metros cuadrados de pradera. Las variedades escogidas se distinguen en función de la ubicación para adaptarse a las características de cada zona.

Así, junto a la ría se van a plantar especies como alisos o sauces; en la zona del Bosque de los Sentidos, cedros y fresnos; en las alineaciones, especies como almez y gleditsias; y en la zona forestal, quercus o cornicabras.

 

El agua: estética y eficiencia

El arroyo de la Gavia, afluente del Manzanares, no solo da nombre al parque, sino que también nutre la ría que separa la zona urbana de la forestal. Su recorrido aparece jalonado por láminas de agua con géiseres y desembocará en un lago. Alrededor se extenderá un paseo con árboles de ribera y se aprovecharán dos puentes peatonales ya construidos para unir la zona urbana con la forestal.

Agua, y más agua, siempre presente en el parque. En la plaza del Agua, diseñada con criterios de drenaje urbano sostenible, será la única zona pavimentada y constituirá un punto de reunión para diversas actividades o proyección de cine al aire libre.  El Árbol de Agua será también un espacio acuático naturalizado, de formas geométricas, semejante a un lago que albergará seis plazas, de las cuáles tres recrearán un jardín japonés y las otras tres se destinarán a diferentes usos con mesas de picnic para comidas y meriendas, e instalaciones de aparatos de ejercicios para personas mayores. Todas ellas tendrán vistas al estanque.

 

Nueva vida para los neumáticos hallados en el parque

La zona forestal quedará distribuida en cinco colinasruedas para podrá practicar ciclismo, patines o skatesmerendero, con mesas de picnic y arbolado de sombra; viento para amantes de cometas y circundada por un carril bici que conecta con el de avenida del Mayorazgo; mirador estelar, un punto de encuentro y observatorio del cielo vallecano, situado en el extremo más meridional y, por último, el hito del parque: la colina del reciclaje.

Reducir, reutilizar, reciclar. Los neumáticos que se encontraron arrojados en el parque se han usado para construir elementos de mobiliario y objetos de juego siguiendo las normas de tratamiento de residuos. Será el lugar para fomentar el aprendizaje y la práctica de valores medioambientales, promoviendo acciones como el cuidado del entorno, la limpieza de zonas verdes, el desarrollo del reciclado y la reutilización de materiales.

 

El bosque donde todo se podrá tocar

El Bosque de los Sentidos recrea un monte con colinas a diferentes alturas y estará dividido en tres partes: integración, aventura y sentidos. La primera está pensada para favorecer la inclusión plena y la diversidad funcional de la infancia, sin importar sus capacidades físicas o intelectuales, con actividades para fomentar el ejercicio físico, la creatividad, la fantasía, la motricidad y la coordinación.

La zona de aventuras, aprovechando el desnivel del terreno, va a recrear un espacio de juego multiaventura que permitirá disfrutar y ejercitarse con toboganes y tirolinas.

Por último, en el área de los sentidos los instrumentos musicales, juegos de tacto y sensoriales compondrán una experiencia relajante para los vecinos que acudan al parque de forma segura y cuando la pandemia lo permita.

 

Rocódromo, área deportiva y mascotas

Si el mirador estelar no es suficiente y hay quién prefiere estar más cerca del cielo a costa de crampones, se alza el rocódromo adosado a la colina del reciclaje. Una pared vertical, ya construida, que cuenta con distintas alturas adaptadas a diferentes edades.

El área deportiva estará provista de pistas de fútbol sala, baloncesto y parkour. ¡Y las mascotas! También tendrán una gran área canina exclusiva en la que podrán retozar a sus anchas, con elementos de entrenamiento y una fuente mixta. El parque de la Gavia, ecología en todos los sentidos.


1124

Noticias relacionadas


EN PORTADA