Email Contraseña Olvidé mi contraseña
24/05/2018 | Urbanismo | Nacional

El papel de un parque de agua sin profundidad en una "smart city"

El concepto de “smart city” (ciudad inteligente) surge como una evolución de la “ciudad digitalizada” que se acuñó en la primera década de este siglo.

 

Como se trata de un concepto nuevo, su significado está en permanente estado de evolución. Si originalmente se asociaba al uso de la tecnologías de la información, hoy en día esta asociación inicial exclusivamente relacionada con las TIC es insuficiente.

 

El urbanismo es una ciencia siempre permeable al resto de disciplinas artísticas, culturales y sociales por la incidencia que tiene en la calidad de vida de las personas.

 

Consecuencia de esta capacidad de absorber, metabolizar y aplicar al diseño urbanístico lo que otras ciencias y avances aportan a los arquitectos es la asimilación de la evolución del propio concepto de “inteligencia” en el ámbito de la psicología.

 

Hace unos años ser inteligente era –simplificando– sinónimo de poseer una gran capacidad de aprendizaje y un talento especial para poner en práctica los conocimientos adquiridos con brillantez. Se hablaba de inteligencia matemática, artística, musical, lingüística…

 

Pero ya no es suficiente. Ahora también se engloban dentro de la definición de inteligencia otras características como la empatía o la gestión de emociones.

 

Algo que los arquitectos urbanistas han sabido recoger y adaptar al significado de “ciudad inteligente”, que es un concepto holístico (como las personas) y no exclusivamente tecnológico.

 

Así, entendemos por “smart cities” aquellos espacios habitables por un número de personas significativo que disfrutan de unas instalaciones tecnológicas de primera calidad, una organización política participativa, cohesión social, opciones de ocio educativo y saludable y, por supuesto, sostenible medioambientalmente. De cada uno de estos vastos conceptos colgarían otros muchos que se traducen, por ejemplo, en servicios públicos y privados. Creemos que no es necesario ser exhaustivos en este punto, pues hemos de fijarnos en los conceptos principales.

 

Evidentemente estamos hablando de una supraestructura muy compleja –la ciudad inteligente– formada por subestructuras que, a su vez, se dividen hasta donde es necesario para llegar al ciudadano.

 

Pero hay algo muy importante: cada una de estas estructuras debe compartir con la supraestructura ciudad inteligente los mismos valores o exigencias que hemos mencionado: tecnología, participación, socialización, educación, ocio, salud y sostenibilidad.

 

 

La aportación de VORTEX a la ciudad inteligente

 

Desde su modesta aportación a mejorar el entorno urbano con la fabricación de parques de agua sin profundidad, en VORTEX están muy comprometidos con el objetivo de alcanzar la materialización de ciudades inteligentes.

 

Y aportan su granito de arena respondiendo a los valores de las “smart cities”:

  • Tecnología. Es la que gobierna nuestras instalaciones acuáticas. A través del programa MAESTRO es fácil gestionar todo el funcionamiento del parque de forma remota.
  • Participación. Colaboramos con los responsables políticos para ofrecerles la solución idónea adaptada al espacio disponible en su municipio. Nos implicamos en el proyecto y ayudamos a que éste culmine con éxito.
  • Socialización. Poca explicación requiere este punto. El parque urbano siempre ha sido un punto de encuentro para personas de todas las edades. Cuanto mayor es su atractivo, y nuestros parque de agua gustan mucho, mayor es su capacidad de reunir a muchas personas y facilitar el establecimiento de lazos afectivos. Y todo ello sin importar la edad o capacidad física de estas personas.
  • Educación. El agua es nuestra alma. Un alma que genera movimiento, que tiene fuerza, y que puede comportarse de miles de formas diferentes. Nuestros juegos ayudan a entender qué es el agua, especialmente entre los más pequeños con instalaciones tan educativas como nuestro Water JourneyTM.
  • Ocio. Disponer de una oferta de ocio interesante que fomente los buenos hábitos de la población es fundamental para cualquier ciudad que aspire a convertirse en inteligente. En nuestro caso nos centramos en un ocio deportivo que complementamos con un ocio visual cuando, gracias al sistema de iluminación, nuestros parques se transforman en preciosas fuentes nocturnas.
  • Salud. Moverse, estar al aire libre, despegarse de las pantallas de móviles y consolas, jugar, hacer deporte… tiene un poderoso efecto sobre la salud de las personas. Personas saludables crean ciudades saludables.
  • Sostenibilidad. Uno de nuestros mayores compromisos desde la fundación de nuestra empresa fue el dotar a nuestras instalaciones de sistemas de gestión del agua y la energía que aprovecharan al máximo la primera, mediante sistemas de recirculación, y consumieran lo mínimo de la segunda. Lo hemos conseguido y es un campo en el que siempre estaremos intentando mejorar.

 

En definitiva, a VORTEX le gustan las “smart cities” o ciudades inteligentes y trabajan para formar parte de ellas desde su modesto, pero creemos que importante, papel.

¿Quiere recibir noticias como esta en su correo?



Buscador

Diciembre 2018

< >
L
M
X
J
V
S
D
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario y realizar análisis estadísticos sobre su utilización. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del Aviso Legal y Política de Privacidad, incluida la Política de Cookies. Pulse Aceptar para dejar de visualizar este mensaje.