Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Contenedores Molok, soluciones para alcanzar los objetivos de reciclaje

Molok da un paso más en optimización de espacio y en adaptabilidad con el sistema semisoterrado MolokDomino: un contenedor modular que puede dividirse en secciones con distintas capacidades

Contenedores Molok, soluciones para alcanzar los objetivos de reciclaje
396

Acciona Web

Molok

Facebook EYS Municipales
Twitter EYS Municipales
LinkedIn EYS Municipales

21/10/2020

Hace tres décadas que la empresa Molok revolucionó el sector de la gestión de residuos, a nivel global, al fabricar el primer contenedor soterrado del mundo. La idea original se basó en un contenedor cilíndrico pensado para aprovechar las condiciones del subsuelo y así conseguir un almacenamiento higiénico, de gran capacidad, reduciendo considerablemente el espacio de superficie ocupado. Desde entonces, Molok es el líder mundial en contenedores semisoterrados y su producto está presente en más de 40 países en los 5 continentes.

Molok da un paso más en optimización de espacio y en adaptabilidad con el sistema semisoterrado MolokDomino: un contenedor modular que puede dividirse en secciones con distintas capacidades.

En definitiva, un conjunto de soluciones pensadas para fomentar la separación en origen que crean espacios más limpios y ordenados, sin renunciar a una gran capacidad de almacenamiento y al ahorro en la gestión.

Molok España propone una revolución en las infraestructuras para el reciclaje que aportan mejoras en cuanto a:

  • Optimización del espacio público. Al permanecer un 60% del contenedor bajo tierra, se consigue reducir considerablemente el espacio ocupado. La recogida por carga superior ofrece mayor flexibilidad para le elección de su ubicación, permitiendo liberar bordes de calzada para espacio de aparcamiento.
  • Ahorro en la gestión y menos emisiones. El almacenamiento higiénico de gran capacidad permite optimizar las rutas y reducir las frecuencias de recogida. Como resultado, menor tráfico de camiones y, por lo tanto, menos emisiones de CO2.  Asimismo, el uso de materiales de gran calidad y el diseño práctico, sin mecanismos complejos, garantizan una gran durabilidad con un mínimo mantenimiento.
  • Implantación del Biorresiduo. Molok cuenta con más de 10 años de experiencia fabricando contenedores específicos para biorresiduos, para países como Finlandia y Noruega, donde la recogida separada de esta fracción está implantada desde hace mucho tiempo. Gracias a todo este conocimiento acumulado durante años, pueden ofrecer al mercado una solución realmente apropiada para esta fracción: el contenedor BioSystem®, para restos orgánicos, que se integra con la estética del resto de contenedores Molok.
  • Integración de las 5 fracciones en un único espacio de reciclaje. La posibilidad de desechar todas las fracciones cómodamente en un mismo lugar permite aumentar considerablemente las ratios de reciclaje y mejorar la calidad del residuo separado. A lo anterior, se suma la facilidad para poder reorganizar las capacidades e incluso añadir nuevas divisiones para albergar nuevos tipos de residuo según vayan evolucionando los hábitos de generación o surjan nuevas normativas.

 

 

  • Facilidad de uso y accesibilidad universal. Con una boca de llenado a la altura perfecta para cualquier persona y un acceso al contenedor diáfano, sin bordillos o desniveles a su alrededor, los contenedores Molok se pueden instalar en cualquier ubicación, incluso en calles con pendiente pronunciada.
  • Compromiso medioambiental. Molok se suma a la filosofía de las tres R’s, en su primera y más importante consideración: Reducir. Un contenedor de altísima calidad dará servicio durante décadas. Todos los productos Molok garantizan la estanqueidad para evitar filtraciones al subsuelo o derrames por las aceras. Además, los recipientes interiores incorporan un depósito, con un filtro de separación, para retener los lixiviados. Gracias al efecto fresquera, el residuo permanece a una temperatura mucho menor que en el caso de los contenedores de superficie. Todo ello promueve un sistema de limpieza que reduce el uso de agua necesaria, las emisiones contaminantes y los costes totales del proceso.
  • El criterio paisajístico. Los contenedores Molok permiten total libertad a la hora de diseñar el recubrimiento exterior. Una libertad que lo convierte en el contenedor de residuos más camaleónico del mercado. Además de los acabados estándar: aluminio, composite, madera o plástico reciclado; es posible utilizar otros materiales, como la piedra natural o revestimientos cerámicos, para crear entornos únicos. Existe también la opción de acabado impreso, en calidad fotográfica, pensado para campañas publicitarias, turísticas, culturales, institucionales o educativas.
  • Integración de tecnología. Existe la posibilidad de incorporar las últimas tecnologías para una gestión aún más eficiente. Entre las más demandadas: el control de acceso mediante tag o tarjetas inteligentes, sensores volumétricos o los sistemas de rutas dinámicas.

 

 

 

Aprovechamiento del foso de soterrados inoperativos

Otra de las soluciones que aporta Molok es aprovechar los fosos de antiguas islas soterradas problemáticas o fuera de servicio para alojar contenedores Molok. El cambio se realiza sin necesidad de obra civil consiguiendo incrementar la capacidad hasta un 300% y añadir más fracciones en el mismo hueco disponible.

 

Ejemplo de aprovechamiento de una isla soterrada de 4 buzones (4.400 litros de capacidad y una única fracción) pasando a 13.000 litros y 5 fracciones, incluyendo el biorresiduo, en el hueco ya existente.


396

Noticias relacionadas


EN PORTADA