Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Contenedores Molok para un Desarrollo Urbano Sostenible

Contenedores para la recogida de residuos con un enfoque integrador y sostenible, soluciones sencillas que resuelven eficientemente problemas complejos

Contenedores Molok para un Desarrollo Urbano Sostenible
823

Acciona Web

Molok


05/11/2021

Más de dos tercios de la población en Europa vive en entornos urbanos o semiurbanos. Hablar de mejoras en las condiciones sociales, económicas y medioambientales de nuestro continente es en gran medida hablar de desarrollo urbano sostenible. Las ciudades son motores fundamentales no sólo para la economía, sino para la cultura, la conectividad y la innovación. La empresa Molok, consciente de los retos evidentes a los que se enfrentan las zonas urbanas con respecto a la gestión de residuos, aporta con sus contenedores semisoterrados un enfoque integrador y sostenible, con soluciones sencillas que resuelven eficientemente problemas complejos.

 

Reducción del tráfico y de las emisiones

Los contenedores Molok, al instalarse semisoterrados con dos tercios del contenedor bajo tierra, son capaces de almacenar grandes cantidades de residuo y mantenerlo fresco y seco permitiendo reducir la frecuencia de recogida y sus costes asociados. Un menor tráfico de camiones mejora la seguridad vial y reduce el ruido de la zona. La reducción de la frecuencia de recogida tiene un impacto directo con la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Accesibilidad universal y uso cómodo

Los contenedores semisoterrados Molok eliminan la necesidad de una plataforma a nivel de acera. Al prescindir de este elemento se consigue un acceso totalmente diáfano al contenedor, sin bordillos o desniveles que dificulten el paso del usuario. Sumado a esto, la altura de la boca de entrada del residuo de estos contenedores semisoterrados queda por debajo de la altura de los contenedores de superficie actuales, favoreciendo aún más un uso cómodo y sencillo.

 

 

 

Mejora de las tasas de reciclaje

Los contenedores Molok permiten la instalación de islas compactas y completas. En cada isla se agrupan, en el mínimo espacio, todas las fracciones – incluso incorporando el biorresiduo, el textil o el aceite usado. De esta forma, los vecinos y visitantes del municipio pueden acercarse a cualquiera de las islas y depositar fácilmente en un mismo punto todos y cada uno de los tipos de residuos que son gestionadas por separado. Este planteamiento fomenta la separación en origen permitiendo alcanzar importantes mejoras en el nivel de reciclaje y en la calidad del residuo, reduciendo la cantidad de impropios.

 

Estructura y mecanismos sostenibles. Renovación frente a reposición

Desde su creación, hace más de 30 años, la empresa Molok siempre ha tenido como objetivo conseguir soluciones duraderas y sencillas. Esta filosofía se ve materializada en contenedores con una vida útil que se prolonga durante décadas – prueba de ello son los primeros contenedores instalados en Finlandia en 1991 y que aún siguen en funcionamiento - y dado que no requirieren de mecanismos eléctricos o hidráulicos, el mantenimiento necesario es mínimo. Como no podría ser de otra manera, estos contenedores están fabricados con materiales 100% reciclables pero desde Molok se busca, siempre que sea posible, la actualización y reutilización del contenedor frente al reciclaje del mismo. Renovación frente a reposición para reducir el coste energético y la contaminación generada.

 

 

 

Espacios verdes y calidad del agua

Una gran ventaja del uso de contenedores Molok es la libertad para diseñar espacios integrados con el entorno urbano y las zonas verdes. Es posible configurar la isla de reciclaje de la forma más acorde con las necesidades de cada ubicación, pudiendo elegir el color y material del acabado, la configuración y forma de la isla, así como el número de fracciones y la capacidad de almacenamiento para cada una de ellas. Al ser además contenedores de recogida mediante carga superior, su emplazamiento no se limita a arcenes o bordes de calzada, sino que es posible ubicar la isla en zonas de menor valor urbanístico y aprovechar mejor el espacio.

Otro aspecto fundamental de los semisoterrados Molok es que son totalmente estancos con el subsuelo, garantizando que el residuo nunca entre en contacto con las aguas subterráneas y asegurando que los lixiviados no se filtren al terreno. No requieren de bombas de achique ni otros elementos intermedios que puedan suponer un riesgo de derrame de agua contaminada al terreno.


823

Noticias relacionadas


EN PORTADA