Sanimobel cabecera
FCC web

Urbanismo


Comienza la redacción de la Agenda Urbana de Cataluña tras el proceso participativo

Será un acuerdo estratégico de país para afrontar los retos tecnológicos, ambientales, energéticos y de cohesión social propios de las áreas urbanas del siglo XXI

Comienza la redacción de la Agenda Urbana de Cataluña tras el proceso participativo
127

El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, ha abierto hoy la segunda Asamblea Urbana de Cataluña, que ha dado el disparo de inicio a la elaboración de la Agenda Urbana de Cataluña.

La Asamblea es un órgano colegiado integrado por las administraciones y representantes del tejido ciudadano y económico. Tiene 60 miembros: 15 en representación de todos los departamentos del Gobierno de Cataluña; 25 más procedentes de ayuntamientos, diputaciones y entidades municipalistas, con criterios de representación territorial y de peso demográfico, y otros 20 miembros del tejido asociativo ciudadano y del sector productivo (universidades, sindicatos, tercer sector, fundaciones).

Es el órgano que se encargará de redactar y validar la Agenda Urbana de Cataluña antes de que el Gobierno lo apruebe. Esta Agenda, impulsada por la Secretaría de la Agenda Urbana y Territorio, será la guía para el desarrollo sostenible de las ciudades en las próximas décadas y para superar los problemas endémicos que dejó la explosión urbana del siglo pasado. Deriva de la Nueva Agenda Urbana (NAU) aprobada por la ONU en 2016, donde se constataba que el mundo vive un proceso de urbanización irreversible y las poblaciones, las actividades económicas, las interacciones entre sociedad y cultura, así como las repercusiones ambientales y humanitarias se concentran cada vez más en las ciudades.

También será una herramienta para acelerar el desarrollo de la Agenda 2030 en las ciudades catalanas y un instrumento para redefinir cómo deben ser y cómo se deben planificar nuestras áreas urbanas. De la Agenda Urbana, pues, se derivarán actuaciones con efectos tangibles para la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos.

Tal como ha explicado el consejero Calvet "el urbanismo democrático ya puso las personas en el centro de las políticas urbanas, fue una herramienta para dar calidad de vida a las personas ya su entorno". Ahora, sin embargo, "tenemos que hacer un salto de escala para que no nos podemos mover siguiendo los mismos parámetros". Así, "hemos ido dando importancia al vector ambiental, que se ha enriquecido con el eje paisajístico y climático", y "hemos incorporado el vector planetario", en el sentido de tomar conciencia de que "lo que pasa en Cataluña tiene repercusión en el resto del planeta "ha señalado el consejero de TES.

"Todos estos vectores configuran como debe ser nuestra relación con el territorio", ha añadido, que "debe entenderse como un todo. Hablar de Agenda Urbana es hablar de agenda rural, hábitats urbanos y territorio ".

Para abordar estos retos, la Agenda Urbana de Cataluña necesita del compromiso y la participación de todos los actores que influyen en el territorio. Para garantizar su éxito, el Gobierno apostó por un proceso de elaboración basado en un amplio consenso, estratégico en sus conclusiones y vinculante para todas las administraciones. "Con la Agenda Urbana dispondremos de herramientas, a través de la planificación territorial y del urbanismo, que nos permitirán disponer de un mejor país", concluyó el consejero Calvet.

 

Más de 500 asistentes al proceso participativo

Como primera aproximación a los retos y objetivos que debe tratar la Agenda, se impulsó un proceso participativo los meses de junio y julio de 2019, con 6 jornadas de debate, del que se ha dado cuenta a la Asamblea de hoy. Tomaron parte 98 ponentes especializados y 514 asistentes de 137 entidades, que trataron 77 temáticas en 105 grupos de deliberación. Fruto de las aportaciones recogidas durante este proceso, la Agenda estructurará en 6 ejes temáticos y 12 objetivos. Algunas de las aportaciones son:

Eje de la salud:

Calidad del aire: Definir zonas de protección atmosférica en todos los territorios expuestos y reducir las emisiones contaminantes.
Energía sostenible: Revisar el planeamiento urbanístico para facilitar la implantación de nuevos modelos energéticos.

Eje del bienestar:

Inclusión social: Buscar nuevas alternativas de alojamiento destinadas a políticas sociales.
Equidad y creación de oportunidades: Relacionar los déficits habitacionales con los laborales y generar más oportunidades de trabajo.

Eje de la calidad urbana:

Modelo urbano: Reducir el consumo de nuevo suelo, incrementar las densidades y favorecer la mezcla de usos.
Derecho a la vivienda: Incrementar el parque de vivienda asequible de alquiler y promover un pacto nacional para garantizar el acceso a la vivienda.

Eje de la prosperidad:

Economía circular: Promover el ecodiseño, la ecorehabilitació y el uso de los residuos como recurso.
Modelos productivos innovadores: Impulsar los clusters de conocimiento y la relación entre la ciudadanía, la administración, la empresa y los centros de investigación.

Eje de la dimensión ambiental:

Infraestructura verde: Naturalizar los hábitats urbanos y mantener la biodiversidad.
Emergencia climática: Medidas de adaptación y mitigación en las nuevas infraestructuras y minimizar el efecto isla de calor en las ciudades.

Eje del buen gobierno:

Calidad democrática: Mejorar los procesos de participación integrando los colectivos que suelen quedar al margen.
Gobiernos eficientes: Aclarar los ámbitos competenciales de las diversas instituciones y evitar privatizaciones de servicios básicos para los ciudadanos.

 

Impulso al documento definitivo de la Agenda

La segunda Asamblea Urbana también ha validado el proceso de elaboración del documento de la Agenda y el organigrama. Así, se constituirán inmediatamente los 12 grupos de trabajo, uno por cada objetivo, y cada uno con un líder dinamizador. También se contratarán 6 coordinadores temáticos, uno por cada dos grupos, que facilitarán el debate técnico y velarán por la coherencia de los resultados.

La estructura institucional se completará con un coordinador ejecutivo que será el principal responsable técnico de la Agenda Urbana. Señalará las principales directrices a seguir durante la elaboración, supervisará los documentos y participará en las sesiones de coordinación y seguimiento. La Asamblea nombró hoy como coordinador ejecutivo a Joan Clos, ex director ejecutivo de ONU-Hábitat, el programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Urbanos, y ex alcalde de Barcelona.

Una vez constituidos los grupos de trabajo, comenzará la elaboración de los diversos documentos sectoriales, que terminan conformando una propuesta de Agenda Urbana. Este documento se someterá a información pública para toda la ciudadanía y, posteriormente, será validado por la tercera Asamblea Urbana. La voluntad es contar con el documento final de la Agenda Urbana de Cataluña el primer trimestre de 2.021.


127

Noticias relacionadas


EN PORTADA


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.