Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Comienza la experiencia piloto de recogida selectiva de residuos orgánicos en Logroño

El Ayuntamiento arranca una experiencia piloto en cinco barrios y seis calles que pretende servir de modelo para, posteriormente, ser implantada de forma progresiva a toda la ciudad

Comienza la experiencia piloto de recogida selectiva de residuos orgánicos en Logroño
274

Acciona Web

Logroño inicia esta semana con la recogida selectiva de residuos orgánicos en los barrios de Valdegastea, El Arco, La Guindalera, Piqueras y Los Lirios, y las calles Portillejo, Avenida de Burgos, Rodejón, Entrena, Alfonso VI y Piqueras a través de cien contenedores marrones.

El concejal de Medio Ambiente, José Manuel Zúñiga, ha destacado en el parque de Los Lirios que “esta experiencia piloto en cinco barrios y seis calles, que se engloba en el programa ‘Logroño+1’ pretende servir de modelo para, posteriormente, ser implantada de forma progresiva a toda la ciudad para lograr una ciudad de residuo cero”.

El programa de recogida de residuos orgánicos ‘Logroño +1’, según el concejal Zúñiga, “se trata de un nuevo servicio público para cuidar la ciudad y cuidar también el medio ambiente. Pretende contribuir al propósito de convertir Logroño en una ciudad verde y limpia, comprometida con la sostenibilidad ambiental y que avanza en el cumplimiento de los indicadores ambientales y en la responsabilidad de nuestro medio ambiente y nos acerca al objetivo marcado por la Unión Europea que nos obliga a alcanzar el 50% de los residuos preparados para la reutilización y el reciclado”.

Además, ha añadido, “está en la línea de nuestra candidatura de capitalidad verde europea porque el reciclaje orgánico contribuye a los indicadores de la evaluación; y nos encamina a lograr, con la colaboración ciudadana, ser una ciudad ‘residuo cero’, ya que Logroño cuenta con toda la infraestructura necesaria para reciclar todos los residuos que producimos en los hogares y en los trabajos”.

El concejal de Medio Ambiente ha animado a toda la ciudadanía a participar activamente en este programa y contribuyan así al bienestar de la ciudad, porque el reciclaje mejora la calidad ambiental y repercute en la salud de las personas.

 

Actividades informativas

Desde esta semana y hasta finales del mes de mayo, ha explicado José Manuel Zúñiga, “se va a implementar una campaña informativa y diferentes actividades en los barrios, dirigidas a todos los públicos, para concienciar a la ciudadanía de los beneficios ambientales y la importancia de la separación de la materia orgánica”.

A través de esta campaña informativa y de sensibilización, ha indicado, “pretendemos dar a conocer el nuevo servicio y las condiciones de uso, porque la gestión planificada y eficaz de los residuos contribuye de forma directa al desarrollo de un Logroño comprometido con su futuro y lleno de oportunidades”.

Las actividades que se van a desarrollar para reforzar esta primera fase de colocación de contenedores marrones incluyen concursos, exposiciones al aire libre y juegos con los que se quiere motivar la participación, informar y difundir los beneficios de la recogida selectiva de los residuos orgánicos. Estas actividades se desarrollarán, entre otros lugares, en comercios, hostería, calles, supermercados, canchas de baloncesto comunitarias, colegios, etc., con la finalidad de llegar a todos los públicos.

Algunas de las actividades de información y sensibilización que incluyen el programa ‘Logroño+1’ son:

  • Este comercio es un +1: Educadores ambientales harán visitas informativas a comercios y hostelería, ya que son grandes productores de materia orgánica. Además, se les entregará un cubo marrón de 40 litros y carteles informativos.
  • Zonas +1: Se realizarán visitas informativas y de sensibilización ambiental por las calles de Logroño.
  • +1 Entre Manzanas: Para comunicar a las personas adultas y de edad avanzada la llegada del marrón se colocará un stand pequeño en distintos supermercados, con productos que se pueden desechar al cubo marrón, a modo de exhibición.
  • Canchas Marrones: En las pistas multideportivas de los barrios se animará a la juventud a encestar residuos simulados de orgánica en el contenedor marrón. Las personas que acierten ganarán un cubo marrón pequeño.
  • Concurso de los cubos: A través de la web logronopuntomarron.es se puede participar en un concurso de preguntas sobre la campaña del cubo marrón y las personas que contesten bien podrán optar a uno de los 50 cubos marrones que se sortean.
  • Exposición al aire libre: La campaña cuenta con unos totems explicativos para divulgar todo lo que puede hacerse con los materiales y residuos orgánicos
  • El juego del reciclaje: En los colegios de estas zonas se repartirá un juego de cartas de memoria para que los escolares conozcan el sistema de reciclaje, además los educadores ambientales realizarán actividades sobre este tema dirigido a los niños y niñas de estos barrios.

 

Con llave y sin llave

Por su parte, el director general de la Unidad de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Logroño, Pedro Manuel San Juan, ha detallado que en esta primera fase de implatación se han colocado dos tipos de contenedores, 50 con llave y 50 con la tapa abierta, para comprobar qué sistema es el más adecuado para lograr una recogida de mejor calidad de los residuos.

El sistema de contenedores con llave se ha instalado en Valdegastea, Portillejo, Avenida de Burgos, El Arco, Rodejón, Entrena y Alfonso VI; mientras que los de sistema abierto se han colocado en los barrios de La Guindalera, Cascajos-Piqueras y Los Lirios.

El servicio de recogida lo llevará a cabo la UTE Logroño Limpio todos los días en horario nocturno y se llevará al Ecoparque del Ayuntamiento para generar con los residuos orgánicos compost para la agricultura.

A partir de ahora, ha resaltado Pedro Manuel San Juan, la ciudadanía de estos barrios contará con un nuevo contenedor de color marrón para dispensar estos residuos. Y es importante que la ciudadanía conozca que los residuos orgánicos o biorresiduos son todos aquellos residuos de origen vegetal o animal susceptibles de degradarse rápidamente y transformándose en materia orgánica.

Estos residuos se componen de restos de comida y restos de origen vegetal: frutas, frutos secos, semillas, verduras y hortalizas; restos de origen animal: carne, huevo, cáscara de huevo, pescado, marisco, huesos, queso; restos de comida cocinada y pan seco, galletas y bollería. También se trata de café e infusiones (sin grapa); restos de jardinería como flores y plantas; tapones de corcho; servilletas, papel de cocina que estén manchados, etc. En general, todos los residuos alimenticios sin envasar. Y es preferible que los residuos se viertan a los contenedores en bolsas compostables.

En todos estos barrios se han repartido por las viviendas alrededor de 15.000 kits, que incluyen un rollo de bolsas compostables, un imán informativo para el frigorífico, un folleto y, en los barrios en los que el punto marrón tiene cerradura, una llave de apertura del contenedor. Además, en los portales de los bloques de viviendas se ha colocado un cartel con información sobre cómo usar este servicio.

 

Cuatro fases diferenciadas

El programa de implantación de la recogida de residuos orgánicos está formado por cuatro fases. La primera de ellas, que se inicia esta semana, servirá para obtener evidencias de que sistema se adecúa mejor a la cultura, modo de vida y uso de la ciudad. La segunda de ellas se iniciará a finales de 2021 o comienzos del 2022 y definirá un modelo único de recogida y depósito para toda la ciudad, sobre la base de las experiencias, los datos y las evidencias del proceso de recogida y de la calidad de los residuos obtenidos. La tercera fase ampliará este nuevo servicio en los diferentes barrios de Logroño y la cuarta servirá para seguir educando en reducción, en reciclaje y lograr que el día a día de las personas sea más sensible, atento y generoso con su medio ambiente.

Esta primera fase de implantación trata la recogida selectiva de materia orgánica en cinco barrios y seis calles de la ciudad, con el objeto de segregar este tipo de residuo del resto para facilitar su transformación a productos útiles como abonos de uso agrícola.

Transcurrida esta primera fase, se obtendrán un conjunto de evidencias necesarias:

  • Fruto de la experiencia ciudadana, con la que medir indicadores como el grado de dificultad de reciclaje de los ciudadanos y ciudadanas, grado de dificultad en el uso y acceso de los sistemas de punto marrón; o el grado de satisfacción.
  • De proceso, a través de Logroño limpio, para medir indicadores como el grado de dificultad, el grado de limpieza del espacio público.
  • De resultado, con el Ecoparque, para medir la calidad de los residuos, su grado de intoxicación o nivel de pureza (es decir, si se han separado bien), el nivel de calidad en la separación y reciclaje, la calidad de los residuos obtenidos.

Al completar las cuatro fases, ha concluido el concejal de Medio Ambiente, “Logroño dispondrá de la infraestructura necesaria para llegar a ser ‘Ciudad residuo cero’. El objetivo del programa ‘Logroño+1’ es que en el año 2023 los vecinos y vecinas de la ciudad tengan en su entorno más cercano un punto marrón para depositar los residuos orgánicos y se pueda así completar el reciclaje de todos los residuos urbanos que se generan”.


274

Noticias relacionadas


EN PORTADA