Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Bilbao dispone 130 espacios para el refugio ciudadano en días de altas temperaturas

Estos refugios climáticos, 64 de ellos interiores y 66 exteriores, están distribuidos a lo largo de toda la ciudad y se encuentran debidamente identificados

Bilbao dispone 130 espacios para el refugio ciudadano en días de altas temperaturas
486

Acciona Web

El cambio climático es una realidad y cada vez hay más evidencias de sus efectos. Se prevé que, tal y como demuestran los estudios científicos, el número, intensidad y duración de las olas de calor en los meses verano se incremente en los próximos años. Estos eventos de calor extremo tienen un efecto sobre la salud de las personas, sobre todo para los grupos de población más vulnerables. Para hacer frente a ello y paliar los efectos negativos del calor extremos en la salud de la población, el Ayuntamiento de Bilbao ha establecido una red de refugios climáticos, compuesta por 130 espacios o edificios de los que la ciudadanía puede hacer uso para sobrellevar las consecuencias del calor extremo.

Según ha explicado en su presentación el Concejal Adjunto del Área de Movilidad y Sostenibilidad, Álvaro Pérez, estos refugios climáticos “son áreas en las que todas las personas pueden permanecer durante el tiempo necesario para descansar y refrescarse en las horas de más calor, amortiguando de esta forma los efectos del calor extremo en sus organismos”. Frente a episodios de altas temperaturas como los que hemos vivido recientemente “ponemos en marcha esta red de refugios climáticos que garantice la protección de la población, especialmente de la más vulnerable”, ha explicado.

 

130 espacios

En total, se trata de 130 espacios, 64 de ellos interiores y 66 exteriores, distribuidos a lo largo de toda la ciudad y que están debidamente identificados. El Ayuntamiento de Bilbao sigue trabajando para ampliar el número de estos equipamientos que no son espacios de atención médica y en condiciones meteorológicas normales cumplen otras funcionalidades.

Los refugios climáticos interiores son bibliotecas, centros cívicos, equipamientos deportivos, estaciones de transporte, museos, salas de exposiciones y centros comerciales, entre otros. Se trata de edificios por lo general refrigerados que disponen de agua y zonas de estancia en las que refrescarse y restaurarse de la fatiga provocada por las altas temperaturas.

Los refugios climáticos exteriores son zonas verdes de la ciudad que, por su cantidad de vegetación y sombra, mejoran la sensación térmica de las personas constituyendo una protección natural en los días de calor. Además, las fuentes y espacios con agua de la villa también pueden ser un buen aliado contra el calor para refrescarse e hidratarse. Para dar a conocer la ubicación exacta de los 130 refugios climáticos, el Área de Movilidad y Sostenibilidad ha editado un folleto informativo con un mapa en el que se reflejan cada una de las ubicaciones.

 

 

Cuándo usarlos

Su uso es aconsejable en días de altas temperaturas y especialmente para personas vulnerables como población infantil, población mayor y personas con enfermedades respiratorias. Los refugios climáticos pueden emplearse como lugares de descanso y refugio en los desplazamientos que se realicen a través de la ciudad y, en el caso de las zonas verdes, también como zona de ocio y esparcimiento.

Las autoridades sanitarias recuerdan que está comprobado científicamente que pasar unos minutos en un espacio refrigerado durante las horas de calor, reduce el riesgo de mortalidad y morbilidad, especialmente en los sectores de la población más vulnerables. Sin embargo, también se advierte de que los refugios climáticos no son indicados para personas que requieren atención médica. En este caso, hay que dirigirse al centro de salud correspondiente.

 

Recomendaciones

Desde el Área de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Bilbao, además de recomendar hacer uso de estos espacios durante los episodios de calor extremo, ofrecen una serie de consejos para hacer frente a las altas temperaturas:

  • Ingerir líquidos, entre 1 y 1,5 litros diarios, tanto agua como de zumos naturales, aunque se carezca de sed, y de manera más controlada, si cabe, en el caso de niños y personas mayores.

  • Tomar comidas ligeras.

  • Para mantener el hogar más fresco, baja las persianas, y durante la noche, abrir las ventanas.

  • Refrescarse a menudo con duchas o toallas empapadas de agua, utilizar ventiladores, aire acondicionado o abanicos.

  • Si hay que salir a la calle, evitar las horas de más sol.

  • Vestir ropa ligera y utiliza protección solar.

  • Protegerse la cabeza del sol, con un gorro o sombrero.

  • Los animales de compañía también precisan consumir agua de forma más abundante y es conveniente que durante las horas centrales del día puedan descansar en un espacio fresco y seco.

  • Además desde el Área de Salud y Consumo se insiste en que se debe prestar especial atención ante la aparición de síntomas de un golpe de calor:

  • Piel enrojecida con sensación de piel caliente y seca.

  • Aumento del número de respiraciones por minuto y los latidos cardíacos acelerados.

  • Dolor de cabeza.

  • Alteración del estado mental y del comportamiento como: vértigos, mareos desorientación, delirios, confusión o pérdida de conocimiento.

Si los síntomas se agravan se debe acudir al médico.


486

Noticias relacionadas


EN PORTADA