Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Berca Brand implanta una solución sostenible para la gestión municipal de residuos orgánicos en El Boalo

Berca Brand implanta una solución sostenible para la gestión municipal de residuos orgánicos en El Boalo
555

El ayuntamiento de El Boalo-Cerceda-Mataelpino, situado a escasos 50 km de la capital del Estado y a los pies de la sierra que conforma el Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama, se caracteriza desde hace tiempo por el carácter innovador de sus políticas y especialmente en cuanto a la gestión de los residuos se refiere, en un claro ejemplo de que la sostenibilidad y la innovación deben ocupar un lugar de peso en las políticas municipales. 

 

Para ello, en julio de 2016 el ayuntamiento de El Boalo, con Blanca Ruiz al frente de la concejalía de medio ambiente y del servicio de gestión de residuos, decide dar un vuelco total a la política municipal de residuos y comienza con la remuncipalización del servicio de recogida, hasta la fecha en manos de una empresa, asumiendo directamente la gestión de residuos con los medios propios del consistorio y un claro compromiso ecosocial. Para ello se pone en marcha la estrategia “Residuo Cero”, premiada por la XXVII edición de los Premios Nacionales Cultura Viva, en la que se le distingue con el premio a la mejor localidad por su propuesta por la economía circular y el "residuo cero”

 

Esta estrategia recoge diversas propuestas encaminadas a evitar la generación de aquellos residuos que no puedan ser gestionados directamente en el municipio, para lo que ponen en marcha acciones hasta ahora poco frecuentes como la utilización de un rebaño de cabras guadarrameñas como medio de tratamiento a los restos de poda que se producen el municipio o la utilización de avicomposteros en los que son las gallinas las responsables del tratamiento de 4.000 kg al año de biorresiduos producidos en los colegios, acciones con un claro componente de educación ambiental. 

 

Pero aunque acciones tan originales como estas han sido las responsables de la importante visibilidad del proyecto de El Boalo, no son las únicas desarrolladas por este municipio de poco más de 7.500 habitantes, la estrategia del consistorio que dirige Javier de los Nietos tiene unas raíces mucho más profundas y consolidadas basadas en cuatro pilares fundamentales, el “residuo cero”, la “economía circular”, la educación ambiental, y la agroecología. 

 

Para ello cuenta hoy en día con más de 250 compostadores individuales y comunitarios, recogida puerta a puerta, recuperación de enseres y útiles y trabajan en nuevos proyectos como la recogida de aceites domésticos para la elaboración de biodiesel, lo que les ha llevado a ser distinguidos el pasado mes de noviembre con el premio VIII CONAMA (Congreso Nacional de Medio Ambiente) a la Sostenibilidad de Pequeños y Medianos Municipios, además de ser el declarado “Primer Municipio Residuo Cero de Madrid” por la entidad Zero Waste Europa.

 

En esta ocasión destaca de nuevo con otra iniciativa pionera, la puesta en marcha de la primera instalación automática de compostaje de la CAM a través de tecnología BIG HANNA que permitirá compostar los biorresiduos recogidos de forma selectiva en el municipio de una forma automática, rápida, controlada y sin la menor interacción exterior, libre de olores, insectos, aves y otros inconvenientes que suponen los sistemas tradicionales.

 

 

La tecnología BIG HANNA, de origen sueco y distribuida en España por BERCA BRAND se desarrolla desde 1991 y cuenta en la actualidad con más de 1.000 instalaciones en todo el mundo y permite aplicar la más avanzada tecnología a algo tan natural como el compostaje de los biorresiduos. El proceso biológico se desarrolla en el interior de la máquina de una forma continua y controlada, lo que permite desarrollar la fase termófila, mesófila y de maduración en el interior del propio digestor. Este proceso puede durar entre 6 y 10 semanas, lo que garantiza que el compost se pueda emplear con seguridad, libre de olores y patógenos. En este tiempo los residuos orgánicos se reducen hasta un 90% de su volumen.

 

Las máquinas de compostaje BIG HANNA funcionan casi totalmente autónomas sin requerir apenas la intermediación de personal. El control remoto de las máquinas permite acceder a la pantalla táctil de control a distancia desde un centro de control o incluso desde un teléfono inteligente o una tablet, recibiendo las posibles alarmas que se ocasionaran como consecuencia de un fallo en el proceso, así como reprogramar a distancia los tiempos de trabajo de la aireación y rotación, corrigiendo así anomalías en el proceso.

 

 

La pantalla táctil nos muestra el registro de temperaturas y los ajustes de la programación, las entradas y salidas cuando se graban, así como las alertas y el consumo de energía. Los archivos de registro pueden descargarse en un lápiz USB, tarjeta de memoria o acceder a ellos a distancia a través de internet.

 

Gracias a este control a distancia y a la automatización del proceso, el bajo consumo y a la escasez de personal en las operaciones, los costes operativos de esta instalación son muy bajos.

 

BERCA BRAND propone un nuevo modelo de gestión de los biorresiduos descentralizando su tratamiento a través de una distribución estratégica de miniplantas en un territorio, logrando así evitar traslados innecesarios de la mayor fracción contenida en los residuos, además de la de mayor peso. Su propósito es el de acercar el tratamiento a los lugares de producción.

 

En estos momentos que está tan en auge la aplicación de estrategias de economía circular y a la vista de la necesidad de alcanzar los tan referidos objetivos 2020 por parte de los ayuntamientos, BERCA BRAND Y BIG HANNA aportan un verdadero cambio de modelo en línea con tales objetivos.

 


555

Noticias relacionadas


EN PORTADA


Jakisu

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.