Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Nuevo servicio de limpieza de Barcelona: más versátil, con más personal y vehículos más sostenibles

El nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos para los próximos 8 años en la ciudad incorpora los recursos humanos, la tecnología y la maquinaria necesarios para dar un servicio adaptado a cada barrio

Nuevo servicio de limpieza de Barcelona: más versátil, con más personal y vehículos más sostenibles
2629

Acciona Web

El nuevo servicio de limpieza viaria es uno de los puntos más importantes de la ejecución del Plan Cuidem Barcelona de mantenimiento integral del espacio público y al mismo tiempo, el mayor contrato del consistorio con una inversión de 2.300 millones de euros para los próximos 8 años. El nuevo contrato de limpieza se empezará a implementar el próximo mes de marzo de forma gradual y supone un salto cualitativo y cuantitativo de la limpieza y recogida de residuos en Barcelona: más limpieza viaria adaptada a la casuística y morfología de cada barrio, más personal, más tecnología para el control y la gobernanza del servicio y unos vehículos más sostenibles. Es decir, un contrato de limpieza adaptado a las nuevas necesidades de la ciudad del siglo XXI y que sitúa a Barcelona como líder en gasto en limpieza viaria con hasta 122 euros por año y habitante.

Barcelona es una ciudad en transformación y el nuevo contrato de limpieza permite acompañar a estos cambios y adaptar el servicio esencial de limpieza y recogida de residuos. Las actuaciones y planificación de limpieza se han pensado para cada barrio teniendo en cuenta sus características, casuísticas y particularidades.

 

 

 

Un nuevo contrato y 73 planes de trabajo barrio a barrio

Barcelona es una ciudad densa y diversa, con barrios de montaña, una gran zona litoral, nuevos espacios urbanos como las supermanzanas, espacios pacificados, cascos antiguos, ejes comerciales, nuevos espacios verdes y una red de carriles bicis cada vez más extensa. Espacios que necesitan una mirada específica para poder prestar un servicio adaptado a sus necesidades. Se trata de un servicio que pasa a apostar por la flexibilidad y adaptabilidad y dar la mejor respuesta a las necesidades del vecindario.
 

 


Esta adaptación se realizará desde diferentes ejes:

  • Nueva maquinaria adaptada a las características de cada zona como barredoras más pequeñas para los carriles bici, carros eléctricos autopropulsados ​​para que los operarios y operarias se puedan desplazar más fácilmente a los barrios con pendiente, vehículos más pequeños para llegar a las calles estrechas de los diferentes núcleos antiguos o vehículos pensados ​​específicamente para desplazarse por la zona litoral.
  • Introducción de equipos polivalentes que garantizan flexibilidad y rapidez de actuación ante situaciones sobrevenidas y en la resolución de las incidencias y que pueden barrer, recoger residuos o limpiar con agua según cada necesidad.
  • Introducción de más servicios con baldeo (limpieza con agua, que es la que da una mejor calidad de limpieza en las calles) y en más zonas con un uso más eficiente de agua freática.
  • Incremento de los servicios de limpieza de manchas en los pavimentos con maquinaria específica que actuará en las calles y plazas con mayor concentración de usos y personas.
  • Incremento de la limpieza de zonas verdes y de los parques de la ciudad. Los principales parques de la ciudad tendrán limpieza en turno de mañana y tarde los 7 días de la semana.
  • Se dobla la limpieza interior y exterior de los contenedores. El interior se limpiará semanalmente durante los 6 meses de temporada alta y quincenalmente durante los 6 meses de temporada baja. El exterior de los contenedores se limpiarán en temporada alta cada quince días y el resto del año una vez al mes.
  • Se incorpora el servicio de limpieza a fondo del pavimento que hay debajo de los contenedores, con una maquinaria específica que permite levantarlos y limpiarlos con agua a presión al mismo tiempo.
  • Ajustes en los horarios de limpieza viaria con un aumento de la limpieza en turno de tarde y festivos para adaptar el servicio a los usos ciudadanos del espacio público.
  • Plan de trabajo específico para cada barrio de la ciudad después de analizar las casuísticas, necesidades, auditorías del servicio y demandas del vecindario de cada territorio.

 

 

Para hacer frente a esta adaptación del servicio, el nuevo contrato prevé un incremento del 10% de los recursos humanos hasta alcanzar las 4.400 personas. Esto significa que se incorporarán al servicio un total de 400 nuevos operarios y operarias, de los cuales más de la mitad, 225, se incorporarán a los equipos de limpieza viaria.

El nuevo contrato también contempla el fomento y la incorporación de las mujeres a puestos de trabajo con mando y el incremento progresivo de personas con discapacidad o riesgo de exclusión social.

También para la mejora del servicio y sobre todo para fomentar la corresponsabilidad ciudadana, el nuevo contrato también prevé un equipo de 40 informadores e informadoras que estarán de forma permanente en distintos puntos de la ciudad y que desarrollarán su labor dirigida tanto hacia la ciudadanía como hacia los comercios. Estos nuevos equipos se suman a los informadores que realizan las diferentes campañas específicas durante el año.

 

Nueva flota más sostenible

La apuesta por unos vehículos que permiten reducir la contaminación y el ruido es clara. Por primera vez, en el proceso de adjudicación del nuevo contrato, las cláusulas ambientales de las propuestas han tenido un peso muy importante para reforzar el compromiso de Barcelona en la lucha contra la emergencia climática. Así pues, los nuevos vehículos mantienen un compromiso claro en cuanto a la calidad del aire en la ciudad ya la vez en el confort acústico.

 

 

La nueva flota permitirá dar un salto de escalera en la electrificación. Se pasará del 20% de vehículos eléctricos a un 66%. En total Barcelona dispondrá de 870 vehículos eléctricos destinados a la limpieza y recogida de residuos. Esta flota aumentará también el confort acústico con unos equipos insonorizados para disminuir los niveles sonoros del servicio. Así pues, los nuevos vehículos mantienen un compromiso claro para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, a la vez que contribuyen a la mejora de la calidad del aire en la ciudad y al confort acústico.

 

Despliegue a partir de marzo

El despliegue del nuevo contrato de limpieza se iniciará la segunda semana del mes de marzo y continuará durante buena parte de este año en diferentes fases.

A partir de marzo se implementará en los primeros cinco distritos, Ciutat Vella, Eixample, Gràcia, Sant Andreu y Sant Martí. Este despliegue se hará de forma gradual durante semanas incorporando el nuevo personal y todos los vehículos y servicios. A partir del mes de septiembre la implementación se hará en el resto de la ciudad, en los distritos de Sants-Montjuïc, Les Corts, Sarrià – Sant Gervasi, Horta-Guinardó y Nou Barris.

 

 

El vecindario y el tejido comercial son el alma mater de los barrios de la ciudad y por tanto tendrán un papel muy relevante en este despliegue. Se hace una apuesta importante por la puesta en marcha de las comisiones de seguimiento barrio a barrio, un espacio conjunto entre el vecindario, los distritos y el área de limpieza y recogida de residuos para compartir el funcionamiento, la evolución del servicio y las propuestas de mejora. Una experiencia que durante el año 2020 ya se inició en los barrios de Trinitat Vella, Sant Andreu de Palomar, Sagrera, Ciutat Meridiana, Canyelles y Roquetes con unos resultados excelentes.

El nuevo contrato también es una apuesta inequívoca del fomento de la recogida selectiva para cumplir los objetivos que marca Europa, llegar a una recogida selectiva del 55% en 2025. Por este motivo se hará un nuevo modelo de distribución de los contenedores de residuos por agrupar todas las fracciones, siempre que sea posible, en una única ubicación o la agrupación de todos los contenedores de selectiva. Esta nueva distribución permitirá incrementar un 25% el número de contenedores de recogida selectiva y rebajar el número de contenedores de fracción restante. Durante el año pasado ya se realizaron varias pruebas en los barrios del Fort Pienc y la Derecha del Eixample. A partir de mediados de febrero se empezarán a realizar cambios en las ubicaciones, siempre acompañados de la información pertinente al vecindario.


2629

Noticias relacionadas


EN PORTADA