Sanimobel cabecera
FCC web

Urbanismo


Barcelona cuenta con nueva instalación para la práctica deportiva: el polideportivo del Camp del Ferro

El nuevo equipamiento ha supuesto una inversión de 16,3 millones de euros y está preparado para dar servicio a unos 3.000 usuarios y usuarias semanales

Barcelona cuenta con nueva instalación para la práctica deportiva: el polideportivo del Camp del Ferro
328

El distrito de Sant Abdreu ha puesto en funcionamiento un nuevo equipamiento deportivo. Se trata del nuevo polideportivo del Camp del Ferro, cuya obra se inició durante el mandato pasado. El nuevo equipamiento, que ha supuesto una inversión de 16,3 millones de euros en total (incluyendo la construcción del edificio, el traslado del colector y las instalaciones y la urbanización exterior), es un complejo con un triple pabellón polideportivo, edificado en una parcela de la calle del Padre Manyanet de 27.021 metros cuadrados que estaba destinada a equipamientos y que se ha transformado en uno de los espacios de referencia para la práctica deportiva del distrito de Sant Andreu.

Se calcula serán usuarias una media de unas 3.000 personas cada semana de todas las franjas de edad (jóvenes, niños, adultos, personas mayores, etc).

Este nuevo equipamiento es también una obra singular desde el punto de vista arquitectónico. Tiene tres pabellones polideportivos que permiten la práctica de diferentes modalidades deportivas.

El equipamiento está dotado de vestuarios, los almacenes necesarios para el material deportivo, gradas, un vestíbulo y salas de formación y de actividades dirigidas. En total, dispone de 7.300 metros cuadrados de superficie construida.

Una parte del complejo polideportivo se encuentra semienterrada, con el fin de minimizar el impacto de la volumetría y mejorar la relación del edificio con el entorno. A través de diferentes mecanismos arquitectónicos se asegura una buena ventilación e iluminación naturales, así como los sistemas normativos y cómodos de evacuación y de acceso.

 

Tres pabellones en dos cotas

Los tres pabellones del edificio se encuentran ubicados en dos cotas. En cada nivel le corresponden instalaciones polideportivas diferentes. En el nivel inferior se encuentran dos de las pistas dedicadas principalmente a la práctica del hockey sobre patines y el patinaje artístico, mientras que en el nivel superior, justo encima de la anterior se encuentra la otra pista.

El vestíbulo se encuentra en la planta baja, con una zona de doble altura que relaciona visualmente los diferentes espacios. En esta misma planta hay también otros espacios como el bar y los despachos de administración. También desde el vestíbulo de la planta baja se puede acceder a una de las gradas, la que corresponde a las pistas del nivel inferior. En la planta primera se encuentra la otra pista polideportiva, mientras que en la planta segunda se ubican las gradas y salas de formación y
actividades.

Una banda central recorre el edificio de arriba abajo, organizando los núcleos, las gradas, los servicios y las instalaciones sobrepuestos a diferentes niveles en una única pieza.

 

 

 

Certificación ambiental para un edificio verde

El edificio del polideportivo del Camp del Ferro ha obtenido la certificación ambiental del sistema de evaluación internacional LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) desarrollado por el US Green Building Council para fomentar el desarrollo de edificaciones sostenibles y eficientes energéticamente. Es un sistema que establece una guía reconocida por diseñar edificios "verdes" y el equipamiento tiene la puntuación para obtener la certificación LEED gold.

Esta certificación que otorga este organismo independiente acredita que el proyecto ha establecido estrategias de sostenibilidad encaminadas a reducir el impacto ambiental global del edificio. El sistema puntúa aspectos como el ahorro energético, la eficiencia en el uso del agua, la reducción de emisiones de CO2, la mejora en la calidad del ambiente y el confort humano en el interior de la edificio y la promoción de prácticas constructivas que minimicen el impacto en el uso de recursos naturales.

El resultado de la aplicación de los criterios establecidos por el sistema LEED se concreta en la orientación del edificio y el diseño geométrico, pensados ​​para que obtenga el máximo de iluminación natural posible y un tratamiento térmico óptimo. El edificio, con doble piel que otorga protección solar, puede almacenar energía y esto permite disminuir la demanda energética para obtener el confort interior y una buena calidad del aire del interior. Además, un sistema de monitorización inteligente controlará los consumos energéticos y de agua.

 

Nueva urbanización a las afueras del polideportivo

El semisoterramiento del polideportivo ha permitido reducir el impacto visual del edificio en el entorno y ganar espacio urbano alrededor del equipamiento. El diseño también permite el ensanchamiento de la acera y la creación de una plaza exterior en la zona de acceso.

La urbanización del entorno, que ha supuesto una inversión de 1,5 millones de euros, ha ido acompañada también de la apertura y prolongación de la calle Virgilio.

Además, este edificio se ha construido dialogando con su entorno. La cubierta con formas onduladas juega visualmente con las olas del edificio que tiene justo al lado, el de la Lonja. Por otra parte, los tres materiales básicos utilizados en el edificio, visibles por dentro y por fuera, son el hierro la madera y el ladrillo, una clarísima referencia y en recuerdo del pasado industrial de la zona. Y finalmente los materiales de los techos del edificio han sido elegidos para absorber perfectamente el sonido ambiente típico de las pistas deportivas, que no saldrá hacia el exterior. Además, el diseño de los espacios y de todo el conjunto hará también que el sonido de unas pistas no llegue a las otras cuando todas estén en funcionamiento al mismo tiempo.


328

Noticias relacionadas


EN PORTADA


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.