Sanimobel cabecera
FCC web

Urbanismo


Barcelona abre al público la zona de juegos infantiles del parque de Antoni Santiburcio

Con una superficie de 22.000 m2 este parque se ha convertido en la zona verde más grande de San Andrés de Palomar

Barcelona abre al público la zona de juegos infantiles del parque de Antoni Santiburcio
533

El Ayuntamiento de Barcelona ha abierto la zona de juegos infantiles del parque de Antoni Santiburcio, una obra que ha supuesto una inversión de 2.714.000 €. Esta apertura deja prácticamente terminada la creación de nuevos espacios verdes en los antiguos cuarteles de Sant Andreu, en el contexto de transformación de una nueva zona urbana que incorpora en la ciudad dos grandes superficies de 5 y 6 hectáreas de terrenos reintegrados a su entorno en forma de nuevos espacios verdes, equipamientos y viviendas. La transformación de los antiguos cuarteles arrancó con la firma del acuerdo entre el consistorio y el Consorcio de la Zona Franca en diciembre de 2015. Con una superficie de 22.000 metros cuadrados el nuevo parque en el que se ubica la nueva zona de juegos infantiles se ha convertido la zona verde más grande del barrio de Sant Andreu de Palomar.

La puesta en servicio de los juegos infantiles corresponde en realidad a la segunda fase de desarrollo del proyecto del parque de Antoni Santiburcio, que ya había abierto una primera parte. Esta zona de juegos, con una superficie de 6.706 m2, tiene un pavimento de caucho de múltiples colores rodeado de parterre arbustivo que lo separa de las calles y de una zona de parterres florales. Se ha ubicado también dos grandes jardineras atravesadas por el camino del parque que se encuentran alineadas para facilitar un acceso a la zona verde desde el pasaje Oeste y el paseo de Torres y Bages.

En esta segunda fase de la urbanización del parque, además, se ha arreglado la zona no urbanizada del lado de la calle Palomar para cerrar la parcela completa.

La nueva zona de juegos infantiles es una instalación hecha con los nuevos criterios del Plan del juego en el espacio público, que el Gobierno municipal presentó públicamente en febrero de 2019, y que ya ha implantado diferentes espacios lúdicos toda la ciudad.

En este espacio se han instalado un juego llamado Rolling Hill de Hags de 20 metros de envergadura para niños y niñas de entre 5 y 12 años, en el que la parte frontal de lona es compatible con usos de juegos adaptados. También hay un Whizzer disco giratorio y un Rota Roka para niños de 4 a 12 años. Además se han instalado pequeños cerros para juegos informales.

En la zona este del parque se encuentran unos columpios omega con asientos Rinder, Katja, Mirage y Bravo, con asientos adaptados para niños y niñas de entre 1 y 3 años, de 3 a 12 y de 5 a 15 años. Y se incorpora un juego adaptado Speen me para edades de entre 5 y 12 años.

La urbanización del nuevo parque de Antoni Santiburcio comenzó con una primera fase, que ya estaba abierta, en la que se delimitaron diferentes espacios con zonas de estancia, una explanada, un parterre aromático, una zona arbolada y con áreas de ejercicio para jóvenes y para personas mayores, así como unas fuentes ornamentales. También se plantaron arbustos y vegetación alfombras y unas bandas rígidas que forman escalones de pequeña altura. El cerro situado junto a la calle Gran de Sant Andreu está completamente cubierto de especies vegetales arbustivas que alfombras el suelo, y lo atraviesa un camino de entre 1,20 y 2 metros de ancho, a lo largo del cual hay rellanos que crean pequeñas plazas y miradores.

La variedad de la vegetación, la biodiversidad y el cromatismo en diferentes épocas del año es un rasgo distintivo y singular de este parque, que además, incorpora técnicas de drenaje sostenible para la gestión de las aguas de lluvia de una gran parte del parque, aguas que se aprovechan mediante la infiltración en el subsuelo.

El conjunto del parque de Antoni Santiburcio ha quedado organizado en torno a una gran calle que lo atraviesa, y que articula los diferentes espacios y los diferentes usos y actividades que se generan en estos espacios.

Los proyectos a través de los que se están transformando los terrenos de los antiguos cuarteles de Sant Andreu siguen avanzando en otros espacios de este ámbito. La transformación prevé también la construcción de vivienda pública y equipamientos en los terrenos que se liberaron con el derribo de los antiguos cuarteles. Y en estos momentos el Ayuntamiento, a través del Instituto Municipal de la Vivienda y la Rehabilitación (IMHAB) está licitando las obras de construcción de los llamados edificios "C", "A" y "J".

El edificio "C" es un bloque de 152 viviendas dotacionales y un equipamiento público donde se ubicará el Espacio Joven Jaume Oller. Este edificio debe ocupar un solar situado a lo largo de la futura calle de Antoni Santiburcio, colindante al cuartel de los Mossos entre el paseo de Torras i Bages y el parque de Antoni Santiburcio.

En cuanto al edificio "A", tendrá 84 viviendas destinadas a alquiler social, y se situará en la calle Víctor Colomer 6-12. El edificio "J" que se destinará a alquiler para jóvenes y que se prevé que tenga un total de 60 viviendas, se ubicará en la calle Fernando Pessoa 53-57, al ámbito este de los antiguos cuarteles. Un total de 1.000 metros cuadrados de la planta baja de este edificio se reservarán para una guardería municipal.


533

Noticias relacionadas


EN PORTADA


Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.