Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Arranca la última fase de implantación del contenedor marrón en la ciudad de Valencia

En esta cuarta fase del plan se prevé instalar 1.468 nuevos contenedores, que darán cobertura a una población objetiva de 237.348 habitantes

Arranca la última fase de implantación del contenedor marrón en la ciudad de Valencia
336

Acciona Web

La Concejalía de Gestión Sostenible de Residuos Urbanos ya ha iniciado la cuarta y última fase de la instalación de contenedores de materia orgánica por toda la ciudad, finalizando así la distribución de los contenedores marrones en todos los barrios y pueblos de València. El vicealcalde y regidor de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha informado sobre los detalles de esta última fase del plan de implantación de recogida orgánica en la ciudad, y ha destacado el incremento de recursos que se prevé en el próximo ejercicio presupuestario, que llega al 50%, más de tres millones de euros.

“Por fin podemos completar la distribución de los contenedores de recogida de materia orgánica por toda la ciudad: nos faltaba para dar cobertura al 30% del vecindario, y con esta cuarta y última fase del plan se cubren los distritos y pueblas que no tenían todavía los contenedores marrones”, ha explicado el vicealcalde y concejal de Ecología Urbana. Actualmente, los depósitos de materia orgánica ya llegan a 562.832 (70% del total de la ciudad), y ahora se amplía para una población estimada de 237.348 habitantes.

Campillo ha recordado que la implantación de contenedores marrones por la ciudad se suspendió en 2020 con motivo de la pandemia de covid, dado que los recursos previstos para ello se derivaron a labores de desinfección de calles y de mobiliario urbano. En ese momento restaba el 30% de la ciudad por tener acceso a estos contenedores de recogida selectiva, que ya han comenzado a ser instalados, gracias también al incremento presupuestario de cerca de 80 millones de euros dedicados a la gestión de residuos. Los nuevos contenedores ya han comenzado a distribuirse por los distritos de Ciutat Vella, l’Eixample, Extramurs (la Roqueta y Arrancapins), Pobles del Sud, La Saïdia (Trinitat), Pla del Real (Exposició), Algirós (Vega Baixa y la Carrasca), Benimaclet (Camí de Vera), Rascanya (Sant Llorenç), Pobles del Nord, y Poblats Marítims (el Grau, la Malva-rosa, Beteró y Natzaret).

En esta cuarta fase del plan se prevé instalar 1.468 nuevos contenedores, que darán cobertura a una población objetiva de 237.348 habitantes. Para ello, la Concejalía aumentará el personal operario diario de los 15 actuales a 25, y asimismo, se aumentan los itinerarios diarios de recogida, de 16 a 27, y se integran 6 nuevos vehículos ECO.

El vicealcalde y concejal de Ecología Urbana ha destacado el impulso significativo que la finalización de esta cuarta fase dará a la recogida selectiva, que ya está mostrando índices positivos en los últimos años. Hasta la tercera fase, la ciudad contaba con 21.279 contenedores, que pasarán a 22.747 al concluir la cuarta. Pero, además del incremento de los elementos de recogida, destaca el cambio en los porcentajes: los contenedores de restos (material no reciclable), que hasta ahora suponían el 42% del total, a partir de ahora serán el 39%, mientras que los de orgánica pasan de ser el 12% al 17% del total.

 

Incremento presupuestario y cambio de paradigma

Sergi Campillo ha destacado el incremento presupuestario que el Ayuntamiento ha previsto para la recogida selectiva de materia orgánica, que pasa de los 2.116.339 euros este año a los más de tres millones de euros (3.289.113 €) presupuestados para el año que viene, es decir, 1,1 millones más, lo que supone un aumento del 55,4%.

Todo este esfuerzo de concienciación ciudadana y de inversión se está traduciendo en un incremento notorio de la recogida selectiva, ha asegurado Campillo, quien ha ofrecido los datos sobre el volumen de residuos en los últimos años, donde se observa un incremento continuado de los materiales separados, y especialmente un incremento agudo de los residuos orgánicos, consecuencia de la apuesta por los contenedores separados. El vicealcalde ha subrayado, además, el hecho de que, a pesar de que los momentos de expansión económica se ven reflejados en un incremento de los residuos en general, en la ciudad de València esos picos no han tenido su expresión similar en la recogida de restos, sino en la de orgánica, vidrio y papel-cartón, por separado. “Es un cambio de paradigma –ha afirmado Campillo- que refleja el cambio profundo acometido en los últimos mandatos en las políticas de reciclaje”.

De cara a la distribución de las nuevas unidades de contenedores marrones, el Ayuntamiento ha preparado una campaña informativa, dirigida a la población de los pueblos y barrios usuarios, que comienza mañana, y que se prolongará hasta el próximo 18 de enero. Se contempla acceder a una población de 200.000 personas, quienes recibirán cartas informativas en sus hogares, en las que se incluye una explicación del nuevo servicio, una hoja de ayuda al reciclaje, y un calendario con las fechas y localización de los seis estands informativos que funcionarán a diario en 75 localizaciones distintas para informar a la ciudadanía. Asimismo, quienes se acerquen a estos puestos recibirán un kit en el que se incluye un conjunto de herramientas que facilitan el reciclaje: un cubo marrón de diez litros para la separación de los residuos orgánicos en la cocina, un rollo de bolsas compostables para cubos de orgánica, embudos pera reciclar el aceite, y compost realizado a base de materia orgánica reciclada (hay que recordar que los residuos de materia orgánica recuperados mediante la recogida selectiva se transforman en compost para aplicar al suelo como compuesto orgánico en las tareas agrícolas o de jardinería).

La implantación de la cuarta fase de la recogida selectiva de materia orgánica tiene un presupuesto total de 216.478 euros (77.722 € para la instalación en sí, y el resto para la campaña informativa).


336

Noticias relacionadas


EN PORTADA