Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


Arranca el servicio de recogida puerta a puerta de residuos en el barrio barcelonés de Sant Andreu del Palomar

El despliegue en Sant Andreu del Palomar llegará, después de la segunda fase de implantación en octubre, a casi 28.000 habitantes y se convierte en el mayor despliegue del sistema puerta a puerta en toda Cataluña

Arranca el servicio de recogida puerta a puerta de residuos en el barrio barcelonés de Sant Andreu del Palomar
1213

Acciona Web

La recogida puerta a puerta se pone en funcionamiento en el barrio de Sant Andreu del Palomar este lunes 24 de mayo, en un barrio con un tejido vecinal fuerte y comprometido que permite avanzar en el cambio de hábitos en la gestión de residuos. San Andreu del Palomar se convierte en el segundo barrio de la ciudad con este sistema de recogida de residuos y la implantación del sistema puerta a puerta más grande que se ha hecho nunca en Catalunya. La implantación se realiza en dos fases, esta primera y una segunda, una ampliación territorial, que se realizará el 18 de octubre.

En total se llegará a 27.845 vecinos y vecinas, de 11.602 viviendas y 1.154 actividades comerciales. En esta primera fase el Puerta a Puerta implantará en 5.857 hogares.

 

El funcionamiento del Puerta a Puerta en San Andreu del Palomar

Se recogerán todas las fracciones de residuos, orgánica, reciclables, papel y cartón y rechazo, mientras que el vidrio se mantendrá en contenedor de calle. La frecuencia de recogida de cada fracción con este sistema puerta a puerta depende de la tipología del residuo, de la generación en los hogares y de su volumetría. La fracción orgánica se recogerá tres veces por semana, los reciclables dos y el papel y cartón y el rechazo una vez a la semana. El hecho de dar más frecuencia en la recogida de fracción orgánica y la mínima frecuencia a la fracción rechazo hace incrementar de manera notable la participación vecinal en la separación de las fracciones selectivas y, por tanto, hace incrementar el índice de recogida selectiva. El ámbito territorial del Puerta a Puerta de San Andrés del Palomar contiene dos sectores, el norte y el sur.

 

 

Para poder proceder a la óptima separación de los residuos en las últimas semanas se ha entregado todo el material necesario en cada hogar o comercio: bolsas, cubos y el material informativo.

Para las fincas de más de 44 viviendas, para la fracción orgánica, se han instalado unos buzones comunitarias de uso exclusivo para cada comunidad que disponga con identificación de usuario. Para abrirlas los vecinos y vecinas dispondrán de un llavero electrónico que identifica la vivienda y desbloquea el cierre para permitir tirar la bolsa de residuos orgánicos.

 

 

En cuanto a las actividades comerciales, los pequeños comercios que generen una cantidad y tipología de residuos similares a los de un hogar, podrán seguir el mismo calendario que la ciudadanía. Algunas actividades, según tipología y necesidades, disponen de un refuerzo de recogida por alguna fracción.

En el caso del barrio de Sant Andreu del Palomar, las fracciones orgánica, reciclables, papel y cartón y rechazo se recogen puerta a puerta. El vidrio se mantiene en contenedor de la calle y se pone en marcha un punto itinerante para la recogida de textil sanitario y pañales, que cada día, de lunes a sábado, se moverá por la zona con 10 paradas diarias. resto de residuos se gestionarán de la forma habitual. Por un lado, los puntos verdes, tanto los de barrio como los móviles y el de zona, y por otro, al servicio de recogida de muebles y trastos viejos, con el día asignado según la zona.

El sistema puerta a puerta también supone una ganancia de espacio público porque permite la retirada de contenedores en la calle. Con el despliegue de la primera fase se retirarán unos 140 contenedores, se ganarán alrededor de 150 metros cuadrados en acera y plataforma única para los peatones y también permitirá aumentar el número de aparcamientos de bicicleta, zonas de carga y descarga y aparcamiento para motocicletas, en beneficio de un espacio público de más calidad.

 

Proceso participado con los vecinos y las vecinas

El tejido vecinal y asociativo del barrio de Sant Andreu del Palomar, fuerte y comprometido, ha permitido que los últimos meses se haya hecho toda una tarea participativa e informativa de cara al desarrollo del nuevo sistema de recogida de residuos, que conlleva un cambio de hábitos importante para la ciudadanía.

Se ha constituido una Comisión de Seguimiento, se han hecho reuniones con los representantes de las comunidades de vecinos y vecinas y las últimas semanas se ha repartido el material necesario y se ha reforzado toda la información del funcionamiento del servicio.

A partir de ahora se mantiene la Oficina del Puerta a Puerta, situada en el recinto de la Fabra i Coats, que funciona de forma permanente con el horario de lunes a sábado de 9 a 14 horas y martes y jueves de 17 a 20 horas. Los vecinos y las vecinas también tienen a disposición una aplicación ciudadana web y para dispositivos móviles donde se puede consultar toda la información básica del puerta a puerta: el calendario, información sobre puntos verdes, acceso a los datos de participación, etc.

 

La experiencia del puerta a puerta en Barcelona

Hay un gran consenso entre las administraciones que los sistemas de recogida de residuos individualizados mejoran de forma notable el índice de recogida selectiva. Sistemas de recogida como el puerta a puerta, el uso de contenedores inteligentes o los sistemas de fiscalidad progresiva.

San Andreu del Palomar es el segundo barrio de la ciudad donde se desarrolla el sistema puerta a puerta. El primero fue Sarrià viejo, donde el sistema comenzó a funcionar en octubre de 2018.

Los resultados en Sarrià viejo son claros. En la zona donde está desplegado el puerta a puerta, antes de implantar este sistema había un índice de recogida de selectiva del 19%, mientras ahora es del 55,2%. Lo más destacable del sistema es la reducción de la fracción rechazo, un residuo que no se puede tratar y por lo tanto es más contaminante y caro de gestionar.

 

 

Cada habitante en la ciudad de Barcelona genera 500 kilos de residuos al año y de estos sólo se recicla el 38%, un índice de recogida selectiva que hace años está estancado en la ciudad. Los residuos son recursos que se están derrochando. Actualmente dos terceras partes de los residuos plásticos que se generan van al contenedor de rechazo y sólo se recicla un tercio del residuo orgánico. Hay que tener en cuenta que el 90% del residuo que se genera es podría reciclar y reutilizar.

Por lo tanto, para alcanzar los objetivos que marca la Directiva europea 2018/851 del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo, que obliga a alcanzar un índice de preparación para la reutilización y reciclaje de residuos municipales del 55% en 2025, hay que hacer un cambio de modelo para aumentar la recogida selectiva en la ciudad. Los nuevos métodos en la gestión de los residuos que los transforman en recursos son indispensables para favorecer las dinámicas de la economía circular. Ante el déficit de materia prima, un problema que afecta a gran parte de los países desarrollados, hay que introducir, de forma urgente, este cambio de gestión.

Porque son precisamente las ciudades las que deben asumir los retos de la emergencia climática, porque son responsables del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero y consumen el 75% de los recursos naturales del planeta. En Barcelona, ​​la gestión y el tratamiento de los residuos representa el 10% de las emisiones de GEI que emiten.


1213

Noticias relacionadas


EN PORTADA