Sanimobel cabecera
FCC web

Medio Ambiente


132 toneladas de carbono son absorbidas por los árboles de los parques metropolitanos

Un estudio del AMB analiza los indicadores socioambientales de los parques metropolitanos a partir de los datos del año 2020

132 toneladas de carbono son absorbidas por los árboles de los parques metropolitanos
256

Acciona Web

La presencia de árboles en los parques metropolitanos implica la absorción anual de 132 toneladas de carbono, lo que reduce la contaminación atmosférica y depura la calidad del aire, y, por tanto, mejora la salud y la calidad de vida de los ciudadanos. Ésta es una de las principales conclusiones de un estudio encargado por el AMB que analiza los indicadores socioambientales de los parques metropolitanos a partir de los datos del año 2020. Los servicios socioambientales, medidos con estos indicadores, son el conjunto de beneficios que ofrecen los espacios verdes en la ciudad y en las personas tanto en el ámbito social (paseo, ocio, salud...) como ambiental (regulación de la temperatura, infiltración de aguas pluviales, mejora de la calidad del aire). 

 

 El estudio analiza 32 indicadores de 7 aspectos muy diferentes: características generales, ecología, residuos, calidad ambiental, agua, energía y uso público

 

Los resultados más relevantes, aparte de la absorción de dióxido de carbono, son los siguientes:

  • Proximidad: más de 1,4 millones de personas tienen a 15 minutos andando un parque metropolitano
  • Biodiversidad: 195 especies de pájaros observadas en los parques metropolitanos ya su alrededor.
  • Efecto termorregulador: la presencia de un parque metropolitano hace bajar -1,3 ºC la temperatura, y hay parques donde baja más de 3 ºC
  • Residuos totales recogidos: 0,64 kg/m²

 
 

Resultados positivos

El número de árboles ha incrementado un 4% en dos años, de manera que en 2018 había 27.848, mientras que en 2020 se contabilizaban hasta 28.913. El crecimiento de la red de parques metropolitanos es el principal factor que explica este aumento de la masa arbórea.
El aumento de la cobertura arbórea implica un incremento de la biodiversidad: en 2018 se observaron 181 especies de pájaros, mientras que en 2020 esta cifra aumentó hasta las 195. Estos indicadores se han obtenido a partir del Visor de fauna del AMB.

Los datos también son muy positivos en relación a los residuos y con el consumo de agua y electricidad. En primer lugar, la cantidad de residuos recogidos ha disminuido un 30% en dos años: de 0,83 kg/m² en 2018 a 0,64 kg/m² en 2020. El consumo de agua ha descendido significativamente en el conjunto de la red de parques metropolitanos (XPM) gracias a la implementación progresiva de la telegestión en el riego, así como a las mejoras constantes en las instalaciones y al incremento de superficie de los prados floridos. En 2018, el consumo de agua era de 934 m3/ha, mientras que en 2020 esta cifra fue de 862 m3/ha.
 
Una circunstancia similar ha sucedido con el uso de energía: a pesar de la incorporación de 3 parques (parques de la Ermita, de la Costeta y Jardines de la Font del Rector) y la ampliación de 9 parques en dos años (Can Lucas, Solana, Pinetons, Torrente de la Font y Turó de Enric, Masot, Laguna, Calamot, Canal de la Infanta y Castillo), el consumo total energético ha disminuido un 7 %: en 2018 era de 2.065.997 kWh, mientras que en 2020 fue de 1.950.407 kWh. Esta reducción se debe a la optimización energética, basada en la implementación progresiva de alumbrado LED y la telegestión, que permite controlar el horario de funcionamiento y detectar y resolver averías.
 

El origen de este estudio nació en 2018, con una primera versión del análisis de los indicadores socioambientales utilizando de base varios estudios que se habían publicado en los años anteriores, como el Sistema de indicadores ambientales de la red de parques metropolitanos (2014), o la Guía de los valores sociales y ambientales de los parques metropolitanos (2016).

 

Indicadores para mejorar la gestión hacia la máxima eficiencia y sostenibilidad

Estos indicadores son un instrumento muy útil para evaluar el estado de los parques, puesto que ofrecen datos cuantitativos que permiten observar la evolución de los servicios a lo largo del tiempo y, de este modo, poder definir objetivos deseables y proyectar políticas de gestión integral de los parques para una mejora continua.

Jordi Bordanove, coordinador del Servicio de Promoción y Conservación del Espacio Público del AMB constata que estos indicadores ponen en valor la gestión eficiente que se está impulsando desde el Servicio de Parques del AMB, como la reducción del consumo de agua y energía. También cabe destacar el importante aumento de cobertura arbórea, que permite implantar refugios climáticos o aumentar la captación de contaminantes.

El análisis de estos datos facilita una aproximación al conocimiento de la sostenibilidad de los parques metropolitanos, ayuda a determinar con mayor detalle los puntos fuertes y débiles de cada grupo de indicadores ya definir los retos deseables en función del tipo y de las características del parque, así como potenciar los que se consideren prioritarios. Toda esta información hace más eficiente la gestión, planificación y/o diseño de futuras intervenciones de mejora de la calidad de estos espacios para el uso de las personas.


256

Noticias relacionadas


EN PORTADA